El alcalde de Granada por el PSOE y candidato a la reelección, Francisco Cuenca, votando
El alcalde de Granada por el PSOE y candidato a la reelección, Francisco Cuenca, votando - EFE

ELECCIONES MUNICIPALES 2019La derecha suma para volver a gobernar en Granada

La primera victoria del PSOE en la capital en tres décadas sería insuficiente para que Francisco Cuenca continuara de alcalde

GranadaActualizado:

PP, Ciudadanos y Vox suman para volver a gobernar en el Ayuntamiento de Granada. Con más del 95% de los votos escrutados, la derecha dispondría de los 14 concejales —de 27— necesarios para que el candidato popular, Sebastián Pérez, sea investido alcalde tras los tres años de mandato del socialista Francisco Cuenca, a pesar de la victoria histórica del PSOE en la capital después de tres décadas sin hacerlo, con una de cada tres papeletas depositadas en las urnas.

Los socialistas fueron los claros ganadores de una noche que les supo a derrota. No ganaban en la capital desde 1987, pero los 10 concejales -unos 35.000 votos- obtenidos en estas elecciones municipales, dos más que en el anterior mandato, son insuficientes para garantizar su permanencia en la Alcaldía. Aunque la tensión se mantuvo hasta el último momento y en un principio había posibilidades de que gobernase la izquierda, la suma con los tres concejales de Unidas Podemos-IU-Adelante Granada fue finalmente imposible.

El recuento arrancó con una victoria clara de la izquierda, si bien fue tornándose a lo largo de la noche en una derrota. El escrutinio comenzó atribuyendo casi una mayoría absoluta para el PSOE en la capital, con 13 concejales, que prácticamente aseguraba a los socialistas la gobernabilidad del Ayuntamiento de Granada junto a la coalición de izquierdas, que se mantuvo con tres ediles a lo largo de la velada mientras su candidato, Antonio Cambril, aplacaba su nerviosismo con cigarros.

La actual coalición de Podemos culpa del fracaso a su antigua confluencia, Vamos Granada, que pese a recabar unos 2.500 votos, no consiguió obtener representación después de un mandato en el que arrancaron con tres concejales que han acabado negándose el saludo y presentándose por partidos distintos. «Estamos muy orgullosos, se han equivocado a atacarnos», respondía la candidata de Vamos, Marta Gutiérrez, con unas palabras que sonaban a despedida.

Por otro lado, las 3.000 papeletas de Centrados en Granada, la candidatura liderada por el concejal Juan García Montero tras abandonar el PP, tampoco le han servido para sacar un edil, aunque esos apoyos han dañado a los populares. Con el 23% de los votos, unos 25.000, casi los mismos que en las pasadas elecciones generales, el PP de Sebastián Pérez baja de 11 a siete concejales. Cuatro ediles menos que sin embargo podrían traducirse en un gobierno gracias a Vox y a Ciudadanos.

El rostro de Onofre Miralles, el candidato de Vox, mutó cuando a mitad de la noche su partido consiguió pasar de dos a tres concejales con unos 10.000 votos que serán determinantes en este mandato. Tan importantes como los cuatro concejales de Ciudadanos, que se estanca y se mantiene con los mismos ediles respecto a las elecciones municipales de 2015. En su sede, anoche todo eran caras largas, incluida la de su número uno, Luis Salvador, que obtuvo algo más de 15.000 papeletas después propiciar el ascenso del PSOE a la Alcaldía hace tres años tras retirarle su apoyo al PP por la Operación Nazarí.

A falta de negociaciones y pactos, lo único seguro es que Vox y Ciudadanos decidirán quién será el próximo alcalde de Granada. Por apoyo o por defecto, pues Cuenca tiene posibilidades de gobernar en solitario como la lista más votada si Pérez no es investido alcalde en primera votación. Ambos candidatos han anunciado que emprenderán contactos para reunir los apoyos que les convientan en regidores.