Mark Gavin Daniels repite en las listas del PSOE al Ayuntamiento de Arboleas en Almería
Mark Gavin Daniels repite en las listas del PSOE al Ayuntamiento de Arboleas en Almería - Ricardo García

Elecciones municipales en Almería 2019Cuando el voto «guiri» pesa más que el autóctono

En Arboleas, Partaloa y Bédar viven más extranjeros que españoles, principalmente británicos

AlmeríaActualizado:

Los partidos políticos tienen que adaptarse a la realidad social de los municipios para afrontar las próximas elecciones. En la provincia de Almería hay tres localidades donde el censo refleja un mayor porcentaje de población extranjera. Se trata de Arboleas, Partaloa y Bédar, donde principalmente hay ingleses, pero también belgas, franceses y holandeses.

Los «guiris» tienen ya presencia en los ayuntamientos de estas localidades, incluso lideran la lista del Partido Popular en Arboleas, donde el independiente Rodney Denis Webster opta a la alcadía. Los extranjeros están perfectamente integrados y han conseguido revitalizar municipios que estaban abocados a su desaparición.

Hace dieciocho años que Mark Gavin Daniel llegó desde Swindon, en el Sur de Inglaterra, a Arboleas en el Noroeste de Almería. Desde hace dos legislaturas es concejal de Integración Lingüística y Traducciones de este Ayuntamiento de la comarca del Almanzora donde más del 57% de la población es natural del Reino Unido.

Este pequeño pueblo, que hasta hace una década vivía de la agricultura y la ganadería, se ha transformado en un municipio de servicios para atender a la demanda de la población extranjera. El socialista, Cristóbal García, no dudó en rodearse de ingleses para presentar su candidatura. Y es que, la lengua de Shakespeare se ha convertido en cooficial en este pueblo, un idioma habitual en bares, comercios y hasta en el propio Consistorio, donde tres de sus miembros son británicos.

Mark tiene 53 años y decidió venir a España para cambiar su vida. Con un hijo de tres meses y una niña de tres años, junto a su mujer, emprendieron una nueva etapa en la provincia de Almería. Dudaron de su destino, tuvieron en su mente viajar hasta Sudamérica, pero la cercanía con Europa fue un factor importante para decidirse.

«Cuando llegamos pusimos en marcha una inmobiliaria, después fue cuando comencé a trabajar de forma específica en traducción, sobre todo con asuntos que más preocupan como la sanidad o temas legales». Tanto su mujer como él, desde su llegada a Arboleas siempre han trabajado, nunca han estado en paro. Actualmente, ella desarrolla su labor en la farmacia de la localidad, un puesto de importancia teniendo en cuenta que la mayoría de los británicos que viven son pensionistas y precisan tratamientos. Son una familia integrada al cien por cien, uno de sus hijos, ya con dieciocho años continúa sus estudios, mientras la chica con 21 años trabaja en una peluquería.

«Ellos me preocupan mucho, su situación, su futuro. Mis hijos, podría decir, que son más españoles que ingleses, aunque hayan nacido allí», explica Mark. Su interés por la vida política surgió de forma espontánea, ya que Arboleas es una de las localidades donde se construyeron más viviendas ilegales, que fueron vendidas fundamentalmente a británicos. Unos compradores que posteriormente se vieron en una encrucijada, al no tener garantizada su inversión.

Mark trabajaba como traductor y comenzaron a surgir problemas, derribos de viviendas y se hacía necesaria en la gestión municipal representantes de estos vecinos, que fueron creciendo hasta superar a la población local en número. «Comencé a participar en pequeñas reuniones con el actual alcalde, mítines reducidos, pero poco a poco fuimos creciendo. Muchos de los afectados por las viviendas ilegales acudían en nuestra ayuda, necesitan alguien que defienda sus intereses. Así surgió todo y entré en el partido», afirma.

En este sentido, como concejal ha trabajado para conseguir la legalización de este tipo de viviendas. Esta es su labor y su mayor motivación política, representar a sus compatriotas. «No solo es mi país, es toda Europa, es importante la integración, la libre circulación de personas», indica.

Arboleas ha sufrido su mayor transformación, se enfrenta al reto de gestionar una comunidad compuesta por más de 3.000 pensionistas extranjeros. El boom de la construcción animó a muchos ciudadanos extranjeros a invertir sus ahorros en esta comarca. Les ofrecían viviendas unifamiliares en urbanizaciones diseñadas para ellos. Tranquilidad y sol, además de la proximidad del mar, campos de golf y hospital.

Mark no está preocupado por su futuro como concejal socialista en el Ayuntamiento de Arboleas, su inquietud está en la incertidumbre de sus vecinos ante un posible Brexit. «¿Qué pasará con la cobertura sanitaria? Esta es una de sus motivaciones para vivir en pequeños pueblos como este». Pueden suponer un gasto para la administración pública, sin embargo, son también ingresos, ya que han dado vida con sus pensiones a localidades que estaban condenadas a desparecer. Consumen en sus supermercados, restaurantes, farmacias, …pagan impuestos y generan economía. Además, con su presencia promueven la interculturalidad, el intercambio y el enriquecimiento de la población, ya que son partícipes de la comunidad.