Imagen de archivo de una mesa electoral
Imagen de archivo de una mesa electoral - ABC

Elecciones municipales Sevilla 2019: Cómo es el funcionamiento de las elecciones municipales

Cómo se regulan los comicios, quién convoca las elecciones o qué es y cómo funciona la Ley D'Hont

SevillaActualizado:

A pocos días de la celebración de las elecciones municipales del próximo domingo 26 de mayo, los candidatos cuidan sus palabras y acuden a sus últimos actos públicos de campaña exhalando los últimos alientos para convencer a los ciudadanos que aún no tienen claro su voto. La mecánica está clara, sin embargo, qué sabemos del funcionamiento de los comicios. ¿Cómo se regulan? ¿Quién las convoca?

La legislación electoral española es el conjunto de leyes que rigen el funcionamiento de las elecciones en España. Estas leyes son la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) para las elecciones generales, municipales y europeas, y otras leyes de ámbito autonómico para las elecciones autonómicas.

En España el sistema electoral para las elecciones municipales, establecido por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), se basa en la votación mediante listas cerradas y la asignación de concejales siguiendo el sistema D'Hondt. El umbral electoral exigido a cada candidatura del 5% de los votos válidos emitidos para obtener representación favorece (en mayor medida que el sistema D'Hondt) la composición de mayorías perjudicando a los partidos menos votados. La Loreg determina el número de concejales de cada municipio en función del número de habitantes censados.

Las elecciones municipales en España se celebran el cuarto domingo de mayo cada cuatro años. Se celebran de forma conjunta en los 8.124 municipios de España. Los últimos comicios fueron en 2015.

Municipios

En cada municipio existe una única circunscripción. El número de concejales a elegir en cada municipio varía en función del número de habitantes censados en dicho municipio, como ya vimos anteriormente. En los municipios españoles hay un rango desde 3 concejales en los municipios de menos de 100 habitantes hasta 57 concejales en Madrid.

En los municipios de más de 250 habitantes, los concejales se eligen mediante escrutinio proporcional plurinominal con listas cerradas utilizando el sistema D'Hondt. Existe un umbral electoral del 5 % de los votos válidos.

En los municipios de hasta 250 habitantes se vota mediante escrutinio mayoritario plurinominal parcial. Con este sistema de listas abiertas cada elector puede emitir hasta un voto menos que el número de concejales que se eligen. Este es el mismo sistema electoral que se utiliza en el Senado. En los municipios de hasta 100 habitantes, un elector puede marcar hasta dos candidatos, y si el municipio tiene hasta 250 habitantes, se puede votar hasta cuatro candidatos.

En las elecciones municipales pueden participar los ciudadanos españoles mayores de edadresidentes en España y los extranjeros residentes en España que sean ciudadanos de la Unión Europea o de los países que cuentan con acuerdos de reciprocidad. En 2015 pudieron participar los ciudadanos de doce países no comunitarios: Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Islandia, Noruega, Cabo Verde, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Trinidad y Tobago.​

Elección de alcaldes

Los electores no votan directamente a su alcalde, sino que es elegido por los concejales en la primera reunión del nuevo pleno municipal, que tiene lugar 20 días después de las elecciones.

Para elegir a un alcalde, es necesario que sea votado por la mayoría absoluta de los concejales. En caso de que ningún candidato consiga la mayoría absoluta, el nuevo alcalde será el concejal que estuviera en el primer lugar de la lista de la candidatura más votada por el electorado.

Un alcalde puede ser destituido por el pleno municipal mediante una moción de censura, que debe incluir un nuevo candidato a alcalde y contar con el apoyo de la mayoría absoluta del pleno para prosperar.

¿Qué es y en qué consiste la Ley D'Hont?

La Ley D'Hont es un sistema electoral de cálculo proporcional que divide el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos electos con los que cuenta cada circunscripción.

Lo que marca dicha ley es que hay que dividir el número total de votos que ha recibido un partido por 1, 2, 3, 4 y 5, es decir, los cargos electos que se disputan en cada circunscripción.

De todos los resultados obtenidos, los cinco diputados se asignan a las cinco cifras más altas, independientemente del partido que sean. Eso sí, para poder aspirar a obtener representación, hay que lograr un mínimo del 3% del total de los votos.