El PSOE acusa a la juez Alaya de generar una «imputación mediática» de Chaves y Griñán
La portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, hoy en el Congreso - efe

El PSOE acusa a la juez Alaya de generar una «imputación mediática» de Chaves y Griñán

Soraya Rodríguez dice que el PSOE mantiene un «enorme depósito de confianza» en los dos expresidentes de Andalucía

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, ha acusado a la juez instructora de los ERE, Mercedes Alaya, de imputar mediáticamente a los expresidentes de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán y Manuel Chaves.

«No se ha producido ningún cambio en la situación jurídica de Griñán y Chaves. No están imputados», ha declarado la portavoz socialista en una intervención en el Congreso, la primera reacción por parte del PSOE al auto de la juez Alaya. [ Lea el auto completo (PDF)]

Esta mañana la instructora del caso de los ERE fraudulentos, ha comunicado a José Antonio Griñán y Manuel Chaves que se les abre procedimiento en la causa en calidad de imputados. «Si el auto no imputa a ninguna de las personas señaladas, si no inicia procedimiento para su imputación, ¿qué persigue este auto?», se ha preguntado Soraya Rodríguez.

La portavoz del PSOE en el Congreso ha indicado que la resolución de la juez ha generado «una imputación mediática que afecta gravemente a la reputación» de Chaves y Griñán. «Lamentamos profundamente que se haya dictado un auto que, sin afectar a la situación jurídica de las personas señaladas ni imputarlas, ha generado una enorme confusión», ha añadido. Por ello, el PSOE mantiene un «enorme depósito de confianza» en los dos expresidentes de la Junta de Andalucía.

Según informa Efe, Mercedes Alaya ha aplicado en su decisión el artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECri), vigente desde el 26 de julio de 2002, para comunicar la existencia del procedimiento «en calidad de imputados» contra ambos políticos aforados, entre otros motivos, para que puedan personarse en la causa, participar en la instrucción y ejercer su derecho de defensa.

En su auto, la juez hace un análisis de las consecuencias de la imputación de personas aforadas (en el caso de los ERE, competencia del Tribunal Supremo o del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) y reconoce que se trata de un proceso con «consecuencias procesales extrañas» y que les deja en «una condición harto peculiar».

Alaya reconoce que «no puede realizar con respecto a los aforados un juicio formal de imputación», pero «sí puede y debe hacer dos cosas: la primera, darles traslado de las actuaciones para que se personen si lo desean» y la segunda, «tras agotar las diligencias de investigación que en su caso pudieran determinar cierto grado de responsabilidad de los aforados, remitir testimonio de la causa al tribunal superior competente».

Además de Griñán y Chaves, otros cinco exconsejeros aparecen citados en el auto de Alaya. Según informa Mercedes Benítez, la juez les advierte de que las actuaciones procesales podrían dar lugar a delitos de prevaricación y malversación, aunque asegura que, como juez de instrucción, no puede realizar con respecto a los aforados un juicio formal de imputación.