Susana Díaz pide a Rubalcaba «abrir un proceso de cambio»
Susana Díaz durante la entrevista - efe

Susana Díaz pide a Rubalcaba «abrir un proceso de cambio»

La presidenta de Andalucía admite que el PSOE «tiene un problema» y señala que el próximo comité federal, previsto para diciembre, tiene que articular «la hoja de ruta» de las primarias

Actualizado:

Susana Díaz llega con mucha fuerza al cónclave socialista que se celebra este fin de semana. Lo ha demostrado esta mañana en una entrevista en la que ha respetado los tiempos de Ferraz rechazando la idea de que la conferencia política tenga que servir para hablar de candidatos y de primarias, pero para advertir a continuación que deberá ser el comité federal previsto para diciembre el que «articule la hoja de ruta para poner voz y sonido» al proyecto que se diseñará en la reunión. «Creo que en este momento, el secretario general y la Dirección tienen que abrir un proceso de cambio» ha dicho.

Díaz ha subrayado que el encuentro debe poner en claro ante los ciudadanos «por qué merece la pena volver a votarnos», pero también ha avisado con cierta autoridad de que «ya veremos de qué se habla en la conferencia» cuando se le ha hecho notar que asuntos tan fundamentales como el conflicto territorial, Cataluña y la idea de España están fuera de la agenda oficial. Por adelantado, ella ha proclamado su defensa de España y «siempre» de la Constitución, cuya reforma —planteada por su partido en clave federal— ha dicho que solo deberá hacerse «desde dos premisas: que no haya agravios y que no haya privilegios».

A la luz de los últimos sondeos que ponen al PSOE en su peor marca en expectativa de voto, la presidenta de Andalucía ha admitido desde el principio su convicción de que el partido «tiene un problema, yo sí creo que no estamos bien y que los ciudadanos no terminan de encontrarse en nosotros», circunstancia que ha achacado a una suma de razones: «un problema de liderazgo social, de reconocimiento de errores, de empezar a mirar el futuro diciendo que este país tiene esperanza».

La valoración no ha quedado ahí, y Susana Díaz también ha entrado en la crítica cuando ha señalado que los ciudadanos no consideran útil al PSOE «porque nuestras decisiones no se han correspondido con nuestros principios. Cada una de las letras del Partido Socialista Obrero Español tiene grabado a fuego los valores que representamos y quizás habrá que ver qué hemos hecho este tiempo atrás para que los ciudadanos nos hayan tenido que preguntar por la calle ¿y tú eres del PSOE...?»

«Necesitamos un proyecto creíble», ha enfatizado, para señalar más tarde que esa credibilidad pasará por la «unidad» de los socialistas y porque quienes parecen postularse para liderar la formación –ha sido preguntada por Patxi López, Carme Chacón, Eduardo Madina...- «den el paso adelante, es lo que nos haría creíbles».

La presidenta de Andalucía no se ha posicionado a favor de ninguno. Ha recordado que en el 38 congreso de 2012 apoyó a Chacón frente a Rubalcaba, pero para despejar que en la próxima cita se sentirá «libre» para optar por quien considere más oportuno. Ha defendido unas primarias plurales y amplias, a pesar de que ella ganó las suyas en un proceso en el que sus contrincantes se quedaron por el camino ante la imposibilidad de conseguir un número de avales tachado de excesivo, aunque Díaz ha reclamado la plena legitimidad de su victoria.

La dirigente andaluza ha puesto insistentemente su gobierno compartido con los comunistas como el ejemplo de que hay «otra hoja de ruta» para salir de la crisis y ha sido ella quien, sin nombrarlos, se ha referido a los ERE fraudulentos actualmente bajo investigación judicial para admitir que en su Comunidad, en el pasado «se subvencionaron en exceso cosas sin ningún control», aunque «es cierto que en aquél momento no se sabía lo que se sabe hoy».