Susana Díaz ve «desproporcionado» que se la compare con Felipe González
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía - efe

Susana Díaz ve «desproporcionado» que se la compare con Felipe González

La nueva secretaria general del PSOE-A dice que «se han dado pasos que permiten presentar a un PSOE reconocible

Actualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, considera «desproporcionado» que se la compare con el expresidente del Gobierno Felipe González y ha mantenido que asume su situación actual, al frente del partido y del Gobierno, con un «vértigo responsable».

En una entrevista en Antena 3, ha señalado que esa comparación es desmedida porque González «ha marcado un antes y un después en la historia de este país» y será recordado como el presidente que «modernizó España» y, sobre su papel a la cabeza del Gobierno andaluz y del partido, ha dicho que además de ese «vértigo responsable», también nota la «fuerza» que le trasmite el «cariño y el apoyo» de sus compañeros socialistas y de los ciudadanos.

«Consciente» de «las dificultades» y de «los problemas», Díaz ha dicho que no aspira a «mandar sino a ejercer la responsabilidad» que le han otorgado sus compañeros y ha prometido que se va a «entregar» con el partido y la Junta para que España mire con sus «mismos ojos» a Andalucía, para impulsar las posibilidades de la región donde, al menos, «no se está abriendo una brecha de desigualdad» como considera que ocurre en otras regiones.

Apoyo a Rubalcaba

Por otro lado, la nueva responsable del PSOE andaluz ha aseverado que la idea de que apoya a su secretario general «por obligación» se ha «malinterpretado» y ha explicado que los socialistas andaluces son «gente generosa», de modo que cuando acaba un congreso, al margen de la posición previa adoptada por cada uno, cierran «filas en torno al secretario general».

«Eso es lo que yo he querido trasladar. En aquel congreso manifesté mi posición, lo que yo creía que era el cambio que mi partido necesitaba, fuimos menos y hubo una mayoría de compañeros que decidieron que el secretario general fuese Alfredo Pérez Rubacaba y desde el momento en el que acaba el congreso todos los socialistas andaluces nos hemos puesto junto a él, a arrimar el hombro en un momento de mucha dificultad», ha aclarado.

Un PSOE reconocible

Díaz mantiene que en las últimas dos semanas «se han dado pasos que permiten presentar a un PSOE reconocible, anclado en sus valores y con ganas de estar al frente para ser esa alternativa que los ciudadanos necesitan», ha añadido la presidenta andaluza, para quien si Rubalcaba dice que el PSOE «ha vuelto» ella prefiere la idea de que «empieza a ser reconocible».

Además, la socialista sevillana ha dicho que en las últimas semanas el PSOE también ha empezado a perder el miedo a reconocer que «hay cosas que se han hecho mal». «Parecía un tabú decir que no habíamos ganado las elecciones autonómicas y hay que reconocer que todo lo hacemos bien sino que hay cosas que nos equivocamos», ha añadido la presidenta andaluza, para quien el PSOE tampoco tiene que tener «pudor» de hablar de España.

En esa línea, ha recalcado que cree que «España es un proyecto de futuro» y que a «Cataluña le va bien con España» y, tras lamentar que haya habido «intentos de quebrar un sentimiento de proyecto común», ha reconocido que el esfuerzo de los socialistas catalanes «está siendo importante». «El PSC nace para que lo que está sucediendo en Cataluña no suceda y no se polarice la población», ha recordado.

Dos generaciones

Por otro lado, Díaz ha reflexionado sobre las diferencias entre su generación y la de Pérez Rubalcaba y otros dirigentes del partido y, tras señalar que lo que les une es «evidente», forman parte de «dos generaciones distintas, con preocupaciones diferentes» que se mueven en «ámbitos distintos», lo que les permite «ver la vida de forma distinta».

En cualquier caso, tras incidir en el «respeto a esa generación que ha hecho tanto por este país«, ha advertido de que ahora vivimos «otro momento muy complicado». «Espero que dentro de unos años también piensen que hemos estado a la altura», ha reclamado.

Preguntada por Carme Chacón y el apoyo que le dio en el último congreso socialista, Díaz ha dicho que es «amiga, compañera, gran mujer, trabajadora e inteligente» y ha recordado que la apoyó «para el cambio» si bien «la voluntad de los compañeros decidió otra cosa». En cualquier caso, ha defendido que ambas son «mujeres de partido» y que ella también «está ayudando porque sabe que España necesita un PSOE fuerte y el PSOE necesita de las capacidades y talento de todos».