Los rebeldes del PSC, castigados en la última fila... y acosados
Los diputados díscolos del PSC, Marina Geli (c), Joan Ignasi Elena (d) y Nuría Ventura (i), en sus nuevos escaños - efe

Los rebeldes del PSC, castigados en la última fila... y acosados

La corriente crítica Avancem denuncia en una carta la «grave» decisión de la dirección de los socialistas catalanes

efe
Actualizado:

La corriente crítica del PSC Avancem entregó ayer miércoles una carta en la sede socialista en Barcelona en la que denuncia el «acoso» por parte de la dirección del grupo parlamentario a los tres diputados díscolos, y califica de «grave» la decisión de relegarlos a su última fila en el Parlament.

En el pleno de la Cámara catalana que arrancó ayer, Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura, los tres diputados que rompieron la disciplina de voto la semana pasada en una votación sobre la consulta soberanista, fueron arrinconados hasta la última de las cuatro hileras de escaños de las que dispone el grupo socialista, quedando situados justo al lado de Ciutadans.

En la misiva, dirigida al presidente de la Comisión de Garantías Estatutarias del partido, Joan Torres, la corriente crítica expresa su «sorpresa desagradable» por la decisión de la dirección del grupo parlamentario de «reubicar» a los diputados.

La carta fue entregada para que la reciba también el primer secretario, Pere Navarro, y otros primeros secretarios socialistas -Raimon Obiols, José Montilla y Narcís Serra-, así como en la Federación de Girona del PSC.

«El proceso de acoso y amenaza de expulsión ha dado un paso más en esta decisión, que explicita una presión psicológica de difícil comprensión en la actividad política, no tanto por el cambio de lugar en sí, sino por el simbolismo que implica en estos momentos», lamentó Avacem en la carta.

«Una parte de la militancia -añaden- nos sentimos fuertemente representados por los tres diputados y nos ofende el trato que han recibido». «Los diputados son personas, y como tales deben tener implícitamente las mismas protecciones éticas y morales que tiene cualquier trabajador en una relación laboral. En el ámbito laboral esta medida sería fuertemente sancionada por la Justicia», sugieren.

Es por ello que han reiterado que la medida contra los diputados «está fuera de cualquier marco ético que corresponde a una organización política y alejada de los valores del socialismo, heredero de una tradición obrera y de su combate de más de un siglo a favor de la dignidad de las personas».

Avancem pide en la carta que se «abra un periodo de reflexión en el marco de la Comisión de Garantías del partido para valorar esta decisión grave, que ilustra y constata que la acción de la actual dirección del grupo no está habilitada para tomar decisiones, ya que forma parte del mismo conflicto y utiliza su superioridad jerárquica para tomar decisiones».