Madina peleará por la Secretaría General del PSOE si hay voto directo de los militantes
Eduardo Madina, secretario general del grupo socialista en el Congreso - efe
Relevo de Rubalcaba

Madina peleará por la Secretaría General del PSOE si hay voto directo de los militantes

El diputado vasco pone sobre la mesa un pulso contra el aparato, Rubalcaba y Susana Díaz. Pedro Sánchez también defiende que la militancia sea la «protagonista» del cambio

l.l.caro
Actualizado:

El pulso de Eduardo Madina al aparato del PSOEliderado por Alfredo Pérez Rubalcaba ya está sobre la mesa. El diputado vasco ha dicho esta mañana en los pasillos de la Cámara que sólo peleará por la Secretaría General de su partido «si la elección se hace por voto directo de los militantes» en el congreso previsto para los próximo 19 y 20 de julio, opción que, por ahora, no contempla la cúpula socialista.

En el que ha sido su primer reconocimiento explícito de que está en la carrera por ponerse al mando del PSOE, Madina ha reiterado su apuesta por las primarias, aunque ha expresado «respeto pleno» por la decisión de Rubalcaba de convocar ese congreso, si bien lo ha hecho insistiendo en que se impone la necesidad construir el futuro del partido sobre una mayor participación ciudadana.

Madina ha reclamado «altura de miras» en el congreso federal, que también Carme Chacón ha cuestionado, debido a que las reglas clásicas, marcadas en los estatutos federales, señalan que serán delegados elegidos por las federaciones los que tengan en su mano la designación del próximo líder orgánico. Ese procedimiento implica que los militantes eligen a los delegados y son los delegados los que votan en representación de todos ellos en el congreso federal.

Entre los socialistas hay división sobre quienes defienden ese congreso extraordinario, y quienes siguen apostando por las primarias para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno y temen que el congreso suponga la anulación de ese proceso de apertura a los ciudadanos.

Postura de Patxi López y Pedro Sánchez

Inmediatamente después de las palabras de Madina, su compañero Patxi López, que abandonará en septiembre la Secretaría General del PSE, ha dicho de él que es «un gran socialista, con mucho predicamento y mucho peso político». El secretario general del PSE, como Madina, ha apostado por el voto directo de los militantes, aunque ha mantenido que no denosta el actual voto por delegado porque «ya no existen aparatos» en el partido.

El diputado socialista por Madrid Pedro Sánchez, otro de los posibles aspirantes a las primarias socialistas, ha dejado claro en los pasillos del Congreso que quiere que los militantes «tomen la palabra». Sánchez ha insistido en que es «prematuro» hablar sobre su hipotética candidatura en ese cónclave, aunque ha subrayado que no descarta «nada» y que va a estar en el proceso que se va a abrir para «poner al día» al PSOE. «Tengo ganas de cambiar y de que voy a contribuir a ese cambio». Al diputado socialista le gusta la fórmula para la elección del secretario general que plantea Madina porque ejemplifica lo que él también defiende: que la militancia sea la «protagonista» del cambio.

Preguntado por este asunto, el exministro y eurodiputado electo del PSOE Ramón Jáuregui ha dejado claro que al próximo secretario general del PSOE lo elegirán en el Congreso de julio un millar de delegados y no todos los militantes del partido. «Nuestros estatutos no contemplan que voten los 250.000 militantes ante el Congreso, no está previsto así y no se va a hacer así», ha zanjado en una entrevista en TVE.

Jáuregui ha defendido que la elección del secretario general por delegados elegidos a su vez por los militantes es «plenamente democrática» y ha negado que ese mecanismo derive en un control por parte del aparato. De hecho, ha puesto como ejemplo la elección de José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2000.