García-Page renuncia a liderar el PSOE y tampoco dirá a qué candidato apoya
A la izquierda, Emiliano García Page, hoy en Toledo - sergio D.
crisis socialista

García-Page renuncia a liderar el PSOE y tampoco dirá a qué candidato apoya

«Mi principal obsesión es que se desarrolle un proceso de cambio político en castilla-la Mancha», asegura

g. sanz
Actualizado:

Al igual que Carme Chacón el pasado domingo, el secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha y alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, anunció hoy que no concurrirá a las primarias para elegir al próximo secretario general del PSOE el 13 de julio y que, además, no va a revelar a quien votará.

«Mi principal obsesión es que se desarrolle un proceso de cambio político en Castilla-La Mancha. Eso no me lleva a anticipar otras decisiones porque eso no va a depender de mi, sino de la mayoría de los militantes de esta organización», señaló García-Page.

El líder de los socialistas en Castilla-La Mancha ha explicado que esta decisión no se la ha comunicado al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero cree que «lo daba por hecho».

El alcalde toledano no quiere desvelar a qué candidato apoyará para no interferir en el proceso. De hecho, cuando el jueves de la semana pasada nueve barones anunciaron su apoyo a Susana Díaz, él no participó. El papel que le corresponde a los dirigentes socialistas, avisó, «es respetar por completo el procedimiento e intentar no interferir».

García-Page cree que hay que intentar que este debate, que es interno porque sólo votan los militantes, «no se convierta en un galimatías para la gente», ya que muchos españoles se sienten desconcertados por los «vaivenes metodológicos» de la dirección federal del PSOE.

Pide disculpas

El líder del socialismo castellano-manchego pide disculpas a los españoles por todo lo ocurrido en el seno del PSOE durante estos últimas días ya que, según ha declarado, «hemos vuelto medio loca a la gente con el procedimiento».

No obstante, avisó, haber pasado de un congreso extraordinario con mil delegados a la elección de secretario general en votación de los 200.000 militantes ha sido «lo mejor», dijo, porque la ciudadanía no hubiera entendido que «nos encerráramos en un cuarto y de ahí saliera el procedimiento», como ocurre en la Iglesia. «Esto para los partidos políticos no vale», recalcó.