Rajoy, vestido con una guayabera en la Cumbre Iberoamericana
Rajoy, vestido con una guayabera en la Cumbre Iberoamericana - Reuters

Rajoy vuelve a elogiar a Rubalcaba frente a un Sánchez poco «leal»

El presidente del Gobierno acude a una entrevista con Televisa, en Veracruz, sede la Cumbre Iberoamericana

Actualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aprovechado su estancia en Veracruz (México) con motivo de la XXIV Cumbre Iberoamericana para conceder una entrevista a Televisa, con el gurú de la comunicación Joaquín López-Doriga. La primera parte se emitió en la noche del lunes, madrugada del martes en España, y en ella el presidente del Gobierno lamentó la falta de «lealtad» del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

En la entrevista se le preguntó por la reforma de la Constitución. Rajoy ha insistido en que España tiene otras prioridades, como son la recuperación económica y las reformas estructurales, la lucha contra la corrupción, y también «lograr que el sentido común llegue a algún dirigente nacionalista en algún lugar de España», señaló en referencia a Artur Mas y su desafío independentista.

Rajoy sí explicó que hay un tema que ha molestado mucho al PP, como es la marcha atrás de Pedro Sánchez sobre la reforma del artículo 135 de la Constitución, que fija la estabilidad presupuestaria en la Constitución. Fue Zapatero quien llamó a Rajoy para pactar es areforma. «Yo pensé que era fundamental, y en quince días lo votamos», recordó Rajoy quien lamentó la rectificación ahora del secretario general del PSOE. «No se puede venir ahora tres años después a decir que se equivocaron en esa reforma. Conviene estudiarse bien las cosas». Según el presidente del Gobierno, «muy leal, no es».

El jefe del Ejecutivo sí elogió en cambio la actitud de Alfredo Pérez Rubalcaba, antecesor de Sánchez en la secretaria general del PSOE, por su «extraordinaria» y «excelente» colaboración durante el proceso de abdicación del Rey Don Juan Carlos. Rajoy subrayó ese papel de Rubalcaba, y destacó además que en ese proceso se demostró que las instituciones funcionan y que España es un país serio. Según comentó, Don Juan Carlos le llamó meses antes y le dijo: «Presidente, yo me quiero ir, quiero que venga mi hijo, ya llevo muchos años...»