Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía - Efe

Susana Díaz sondea a destacados miembros del PSOE ante su posible candidatura a las primarias

La presidenta de la Junta de Andalucía se ha reconciliado con Madina y se ha visto con López y García-Page

Actualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dejó ayer lunes en el aire, por tercera vez en este mes, la posibilidad de competir por la presidencia del Gobierno en el año 2015. En una comparecencia desde la Moncloa, después de reunirse con Mariano Rajoy, ratificó que su apoyo a Pedro Sánchez es, exclusivamente, como secretario general y que, cuando se abra el proceso par alas primarias del 26 de julio ya se verá cuántos «candidatos y candidatas» se presentan. Aunque fuentes del entorno de la presidenta andaluza aseguran que ahora no es el momento para ese debate, Díaz ha mantenido contactos con destacados miembros del PSOE.

Madina se reconcilió con ella y cree que quiere ser candidata

Susana Díaz citó en Sevilla a Eduardo Madina para analizar qué pasó en el congreso de julio. El diputado vasco le repitió lo que siempre le reprochará: que su apoyo y el de otros barones a Pedro Sánchez, de quien ahora se han distanciado, fue tan solo para impedir que él llegara a la Secretaría General. Fuentes socialistas dicen que ella no pidió apoyo a Madina, pero él salió convencido de que quiere ser candidata con o sin primarias, si antes logra que Sánchez renuncie.

López también «peregrinó» a Sevilla para verse con ella

El exlendakari y secretario de Relaciones Políticas de la Ejecutiva, Patxi López, otro de los que estuvo en las «quinielas» de sucesión de Alfredo Pérez Rubalcaba, también ha estado en estos días en Sevilla almorzando con la presidenta andaluza. Tanto Patxi López como Carme Chacón, la eterna candidata a liderar el PSOE, están muy callados en esta nueva etapa, aunque, en privado, han criticado la situación a la que Pedro Sánchez está llevando al partido.

Vara y Fernández apoyan a Sánchez por «lealtad» al PSOE

El caso del extremeño Guillermo Fernández Vara y del asturiano Javier Fernández es lo más curioso de la polémica sobre el liderazgo socialista. Ambos fueron los únicos barones que apoyaron a Eduardo Madina frente a Sánchez en el congreso extraordinario de julio y, cinco meses después, se niegan a participar ahora en una operación de acoso y derribo del secretario general por parte de quienes le auparon al cargo. Eso mismo le dijo Vara a Díaz en un almuerzo. El extremeño y el asturiano pertenecen a la vieja cultura de que, cerrado el congreso, «todos con el secretario general», le hayan apoyado o no, y creen que si algo está logrando Pedro Sánchez es frenar la caída en los sondeos.

García-Page recibió a Díaz en Toledo la pasada semana

El alcalde de Toledo y secretario general del PSOE castellano-manchego, Emiliano García-Page, sorprendió la pasada semana a la Dirección Federal organizando a la presidenta andaluza una jornada de «alfombra roja» que fue interpretada como un apoyo político con vistas al futuro. Hizo de presentador de un desayuno informativo de ella, luego se reunieron a solas y por la tarde, asistió en primera fila, junto a José Bono, a un mitin de Susana Díaz ante 600 militantes castellano-manchegos. La presidenta andaluza se deshizo en elogios a Page, de quien dijo hubiera podido ser un buen secretaio general, y luego añadió eso de que «yo dejé pasar el tren de la Secretaría general y si vuelve a pasar, ya se verá».

Puig no quiere hablar sobre el «candidato o candidata»

El líder del PSPV, Ximo Puig, uña y carne con Susana Díaz, ha dicho recientemente que él no va a perder «ni un segundo» en hablar ahora de las primarias a La Moncloa porque lo considera un debate «absurdo». Sin embargo, en Ferraz no ha pasado desapercibido que acompañara esa afirmación con el añadido de que, una vez que se abra el proceso, ya se verá cuantos «candidatos y candidatas» se presentan para optar a la Presidencia del Gobierno en nombre del PSOE.

Felipe González ve al PSOE «peor que en 1979»

Como José Luis Rodríguez Zapatero, el expresidente del Gobierno se mantiene en la sombra. Pero eso no significa que no estén ambos preocupados por la evolución de la sigla. González y Susana Díaz se ven con frecuencia, según fuentes próximas a la presidenta de la Junta, y ha deslizado la idea de que ve al partido «peor que en 1979». En aquel año, él dimitió como secretario general para forzar el abandono del marxismo y eso le sirvió para llegar al Gobierno en 1982.