Mariano Rajoy y Susana Díaz, ayer, a la puerta del Palacio de La Moncloa - ángel de antonio

Susana Díaz ya no se descarta como candidata del PSOE ante Rajoy

La presidenta andaluza evita, por tercera vez en un mes, apoyar a Pedro Sánchez como cartel en las elecciones generales

Actualizado:

Vestida para la ocasión de rojo, el color del PSOE, una Susana Díaz muy cuidadosa de su puesta en escena se entrevistó ayer con Mariano Rajoy en La Moncloa y dejó en el aire, por tercera vez este mes, la posibilidad de competir con él por la Presidencia del Gobierno en 2015.

Eso sí, sabía de la solemnidad del acto -acudía como presidenta de la Junta de Andalucía a entrevistarse con el presidente del Gobierno- y lo hizo eludiendo respuestas directas y evitando el mensaje -«si pasa otra vez el tren, ya se verá»- que empleó el uno de diciembre en Sevilla y el miércoles pasado en Toledo.

Ratificó que su apoyo a Pedro Sánchezes, exclusivamente, como secretario general y que, cuando se abra el proceso para las primarias a la Moncloa del 26 de julio, ya se verá cuántos «candidatos y candidatas» se presentan, además de él, y quién gana.

Fuentes del entorno de la presidenta andaluza aseguraron a ABC que ahora no es el momento para ese debate ni para que el actual líder socialista se vea inmerso en una campaña de refuerzo de su imagen por la televisiones.

No ir a los «reality»

Susana Díaz es muy crítica con que Sánchez se pasee «de reality en reality» (el pasado domingo en la Sexta le llevaron a visitar a una familia de votantes socialistas desencantados) porque pierden «credibilidad» él y la sigla PSOE.

No obstante, ayer insistió varias veces en que España no está para que el principal partido de la oposición ande «distraído» en la pelea interna de estas semanas. Tiene que estar «fuerte y unido» y ofrecer una alternativa «desde la centralidad» -en referencia a la obsesión que ve en Sánchez con la irrupción de Podemos- y «con vocación reformista». «Mi secretario general tiene mi apoyo en esa tarea», recalcó.

La lideresa del PSOE andaluz sostiene que esa supuesta frialdad hacia Sánchez es en realidad un deseo por no generar más «ruido» al apoyar prematuramente a alguien en la carrera electoral. «Al igual que el pasado verano no me pronuncié a favor de ningún candidato (a la Secretaría General del PSOE, aunque fue un secreto a voces que se volcó con Sánchez frente a Eduardo Madina) no me pida que lo haga ahora», señaló anoche.

Susana Díaz aprovechó su estancia en La Moncloa para responder al mensaje lanzado ayer por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en un feudo histórico de su partido en Cataluña, la Vall d´Hebrón, donde llenó un pabellón y dejó a más de 2.000 personas sin poder entrar.

Ella y su entorno están más que preocupados con el auge de Podemos, también en Andalucía, y por eso no dudó en atacar desde la sede gubernamental: «Cuando alguien es ambiguo, es porque no sabe lo que va a hacer o porque no quiere decir lo que va a hacer», dijo.

En este sentido, explicó que le genera «desconfianza» que Iglesias y los suyos se estén planteando no presentarse en solitario a las elecciones municipales para no «mancharse» con la gestión. «Quien no se puede comprometer con su pueblo, mal se puede comprometer con España», concluyó.

Y lanzó también un mensaje a Izquierda Unida, su socio de coalición en Andalucía, a los que dijo que no va a permitir que «pongan fecha» a un adelanto electoral con el referéndum que van a celebrar pasadas las elecciones autonómicas y municipales.

En este contexto, Susana Díaz sopesa varios escenarios en la política nacional y ha empezado a reunirse con dirigentes del PSOE como Madina, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page, Ximo Puig y, sobre todo Felipe González. Y también, lo que para ella es muy importante, ha empezado a verse discretamente con dirigentes de las principales empresas del Ibex-35, que la animan a dar el salto a la política nacional porque ven un peligro en Podemos.

«Eres la Merkel roja»

Según cuentan esas mismas fuentes del entorno de Díaz, uno de los empresarios más influyentes de este país le dijo recientemente a solas «eres la Merkel roja».

Tras más de una hora de reunión con Rajoy, Susana Díaz consiguió el compromiso del presidente para perdonar los 426 millones de euros que Andalucía debe al Estado por la liquidación de los fondos de convergencia de 2013. Según explicó después el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, se van a «buscar fórmulas» para el pago de esa cantidad.

Por otro lado, Rajoy le aseguró a la presidenta andaluza que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se reunirá con el consejero de Economía andaluz para ver cuantos de los proyectos que le presentó ayer para Andalucía (669, por valor de 13.255 millones de euros) son susceptibles de ser financiados por el «plan Juncker» de reactivación de la eurozona.

En la aplicación de ese plan, ambos presidentes coinciden en la necesidad de dotar de fondos a dos obras vitales para Andalucía: el ferrocarril Algeciras-Bobadilla, que conecta el puerto de Algeciras, y el Corredor Mediterráneo.

Díaz explicó que su principal prioridad sigue siendo la creación de empleo en Andalucía y que los fondos europeos son una excelente oportunidad para estrechar «la brecha» abierta entre el norte y el sur de Europa. Anoche, ella denunció en la rueda de prensa que su comunidad está infrafinanciada por valor de más de 3.400 millones de euros y, en este sentido, dijo creer en la «palabra» dada por el presidente del Gobierno, de que no va a llegar a ningún acuerdo de financiación bilateral con Cataluña.