Consejos para conseguir un bronceado saludable

  • Belleza
  • HACE 3 meses
Consejos para conseguir un bronceado saludable

Todos queremos lograr ese tono de piel saludable que nos favorece tanto, pero no a cualquier precio...

Hay muchas razones por las que nos encanta tomar el sol y lucir un bronceado saludable. Aumenta los niveles de serotonina y nos produce una sensación de paz y felicidad. Además, activa la producción de vitamina D en nuestro organismo, esencial para la buena salud de los huesos, los dientes o la piel. Pero si hay algo que de verdad nos encanta, es vernos en el espejo con ese bronceado que tanto nos favorece. Porque un labial vibrante o una bonita sombra de ojos no se lucen igual sin una piel bronceada.

Pero no a cualquier precio. De sobra sabemos que si abusamos del sol, los efectos medio plazo serán devastadores e irreversibles:

Arrugas prematuras: la aparición precoz de arrugas es un síntoma clásico de haber tomado demasiado el sol o incluso haber abusado de las cabinas de rayos UVA. ¿Merece tanto la pena un bronceado?

Manchas en la piel: Consulta con tu dermatólogo si tomas anticonceptivos orales, ya que pueden tener este tipo de efectos en la exposición solar.

– Cáncer de piel: la prevención de melanomas y carcinomas hacen del uso constante del protector solar una cuestión de salud.

Y no olvidemos los efectos en el corto plazo, capaces de arruinarnos unos días de vacaciones: quemaduras, insolaciones, golpes de calor, etc.

Por eso, te proponemos cambiar el chip y practicar el bronceado consciente, para lucir un bronceado saludable este verano. Esto es lo que debes tener en cuenta:

1. Elige el protector solar correcto

No te fijes solo en el Factor de Protección Solar (SPF en inglés) y busca el término «amplio espectro». Así te asegurarás de que proteges tu piel al completo. En la radiación solar, el 95% son rayos UVA (los que causan las manchas y arrugas), mientras que el porcentaje restante son rayos UVB (causantes del enrojecimiento cutáneo y las quemaduras solares). Busca un producto que proteja de ambas radiaciones.

Pero ten en cuenta que los protectores que incluyen filtro solar UVB inhiben el enrojecimiento de la piel y esto puede darte una falsa sensación de seguridad que te haga olvidar la necesidad de repetir la aplicación del producto al menos cada dos horas.

Y, muy importante, no uses el protector solar del año pasado. Puede jugarte una mala pasada y darte una sorpresa cuando pensabas que estabas protegiendo tu piel.

2. Controla el tiempo de bronceado

No tiene sentido pasar el día en la playa sobre la toalla teniendo en cuenta que nuestra piel tiene un tope a partir del cual no puede producir más melanina. Normalmente, el límite está a partir de las dos o tres horas si tenemos una piel media o incluso oscura. Menos, si hablamos de pieles claras.

3. Descansa del sol

Descansar del sol de vez en cuando durante unos minutos en la playa o en la piscina te proporcionará un bronceado saludable y más duradero, ya que reduce la intensidad de los rayos UV y el riesgo de quemaduras. Escápate al chiringuito a refrescarte con una bebida o métete debajo de la sombrilla a leer un poco. Igualmente, en los períodos vacacionales con sesiones de playa o piscina diarias, conviene descansar del sol en días alternos. Tu piel lo agradecerá.

4. Alimentos para un bronceado saludable

La piel también tiene su propio SPF: el licopeno. Es un antioxidante que encontramos en verduras y frutas de colores rojos y naranjas, como el tomate o el pimiento rojo. Incluir en tu dieta estos alimentos de forma habitual puede aumentar nuestra tolerancia al sol. También conviene incluir alimentos con polifenoles, como las legumbres y el té verde.

5. Cada dos horas

Repite la aplicación del fotoprotector al menos cada dos horas. Si te bañas, aplica de nuevo el producto al salir del agua, aunque este indique que es resistente al agua.

6. Cuida tus lunares

Aplica la máxima protección en los lunares y manchas más visibles de tu piel. Vigila su evolución cada temporada y evita quemarte especialmente en esas zonas.

Bronceado saludable: mitos a desterrar

Un protector con FPS alto impide el bronceado – FALSO. Los rayos UVB activan la melanina y al cabo de tres o cuatro días es visible la pigmentación de la piel. Los protectores solares solo bloquean hasta el 98% de estos rayos.

Si ya estás moreno, no necesitas protección solar – FALSO. El daño es el mismo.

Si no hay sol, no te puedes quemar – FALSO. Los días nublados suelen ser propicios para quemaduras graves en la piel, por la sensación falsa que nos crea el hecho de no ver el sol directamente.

El protector solar solo se debe aplicar al tomar el sol – FALSO. Un simple paseo puede quemar nuestra piel, favoreciendo el envejecimiento prematuro de la misma.

Con protector solar puedes tomar el sol las horas que quieras – FALSO. El abuso del sol es perjudicial aunque nos protejamos con productos específicos. Hay que tomar el sol con cabeza.

Dolores Trueba

Dolores Trueba

Redacción Bulevar Sur
Dolores Trueba

@dolores_trueba

Recién aterrizada aquí, aunque llevo tiempo vigilandoos. Me dejo caer por @BulevarSur. «Be with a guy who ruins your lipstick, not your mascara» #belleza
Trucos para un maquillaje de #Halloween fácil @BulevarSur https://t.co/Afg3EFOBEo #Halloween2017 https://t.co/eoUIUzk8KT - 12 meses ago

Más en Belleza