Café Royalty, pase al único café romántico de Andalucía

  • Estilo de vida
  • HACE 3 años, 2 meses

Ubicado en Cádiz, este restaurante-café conserva con mucha clase la decoración y el estilo de cuando fue inaugurado en 1912

En estos días de resaca electoral, se me ocurre proponer una visita a un precioso café gaditano, un lugar donde me gustaría imaginar a los candidatos de las pasadas elecciones solventando sus diferencias y llegando a un acuerdo de gobierno frente a unos picatostes espolvoreados de azúcar glass, imbuidos del espíritu constitucionalista que se respira entre sus paredes. Aunque, tal vez por eso, a alguno se le atraganten los picatostes.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (1)

Un zócalo bajo de piedra ostionera que da paso a una fachada de mortero bermellón con simulación de sillares, grandes ventanales que inundan de luz el interior, un rótulo recuperado, a modo de escudo modernista, en negro con letras doradas amoldándose a la esquina de la plaza de la Candelaria con la calle Obispo Urquinaona, y una entrada señorial con molduras neoclásicas en madera patinada, nos adelantan que estamos ante un espacio singular: el Restaurante Café Royalty.

Es un homenaje a los cafés en los que la burguesía gaditana de finales del XVIII trataba asuntos económicos y políticos

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (2)

Se inaugura en 1912, cuando Cádiz celebra los cien años de la primera Constitución española, y a la iniciativa pública, que reorganiza urbanísticamente la ciudad, se une la iniciativa privada con nuevos edificios y locales. Su propietario, el empresario Gómez Doreé, lo concibe como un homenaje a aquéllos cafés en los que la burguesía gaditana de finales del XVIII trataba asuntos económicos y políticos. En poco tiempo se consolidará como uno de los cafés mas exitosos de la ciudad, gracias a su cuidada decoración, una buena carta y un esmerado servicio. Personalidades de la época serán clientes asiduos: políticos, intelectuales, músicos, literatos, etc., hasta que la inminencia de la Guerra Civil obliga a cerrar sus puertas.

En los años cuarenta se convierte en almacén, y posteriormente en ferretería, para acabar abandonado y olvidado por los gaditanos; hasta que en 2008, la familia Serna Martín adquiere el local y se dispone a restaurarlo, con un criterio historicista, contando para ello con artistas y artesanos que reproducen fielmente las decoraciones y procedimientos artísticos usados a principios del siglo XX.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (3)

Las molduras, yeserías y marmorizados originales, en muchos casos ocultos por muebles, añadidos posteriores o dañados por el paso del tiempo y la falta de conservación, sirven, a pesar de su deterioro, como modelo para reproducir con exactitud la decoración que lucía en el momento de su inauguración cien años antes. Así, en una mezcla de estilos (barroco, neoclásico, modernista), las paredes se adornan con un zócalo en madera moldurada y pintada en un suave verde hoja; las pilastras con capiteles de orden corintio y marmorizados enmarcados con un listón dorado; los espejos proliferan por doquier con marcos de roleos y motivos vegetales; arcos y columnas del interior se recubren de yeserías policromadas y doradas, todo ello contribuyendo a crear un ambiente romántico, recargado y acogedor.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (4)

Sillas thonet de rejilla y sofisticados veladores de hierro y bronce con tapa de mármol para la zona de cafetería.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (1)

Los estantes y vitrinas se recuperan de un estanco –y anteriormente en una farmacia- de la calle Ancha. Las puertas de caoba y cristal grabado al ácido con pomos de bronce se traen de un hotel inglés, en los techos se colocan lámparas de bronce y cristal enmarcadas por pinturas de un palacio de Sanlúcar o recreadas por el equipo de restauración.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (2)

Los colores predominantes son los originales, obtenidos tras eliminar los repintes: tonos verdosos y cálidos tierras que se reproducen en paredes y tapicerías.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (3)

Mesas de caoba y bronce de estilo imperio se combinan con sillas tapizadas en terciopelo verde hoja y banco con respaldo capitoné, creando un comedor sofisticado y acogedor.

Los suelos hidráulicos se encontraban en mal estado y para su restauración se utilizan piezas de mármol antiguas procedentes de derribo, que se combinan con las baldosas que se pueden recuperar.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (4)

La caja registradora, de principios de siglo XX y en perfecto uso, se compra en Nueva York.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (5)

No se ha descuidado la entrada a los baños, profusamente decorada con cuadros y espejos sobre paredes enteladas, así como el interior de éstos, donde unas figuras en metal plateado nos ofrecen toallas de papel junto a los lavabos de mármol. Según sus dueños, el Royalty es el único gran café romántico histórico conservado en Andalucía y posiblemente en toda España. Un motivo más que suficiente para hacer una parada y disfrutar con calma de lo que más nos apetezca de su carta.

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (6)

La oferta culinaria está en consonancia con la decoración: productos de la zona, tradición y servicio esmerado, en horario ininterrumpido hasta medianoche. El brunch es increíble, ¡pero yo no puedo resistirme a los picatostes!

caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (7) caferoyalty-cadiz-cuartomaravillas (8)

Con el regusto a azúcar y canela aún en los labios y el recuerdo de agradables tertulias con amigos, salgo del Café Royalty y cruzo bajo la sombra de Emilio Castelar en dirección al parking. Pensándolo mejor, prefiero que los candidatos a presidentes del gobierno de los partidos políticos se reúnan en La Moncloa, en Ferraz, en Génova o en cualquier hotel madrileño de nueva factura, pero que nos dejen el Café Royalty a los que amamos las cosas bellas y la historia de este país llamado España.

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida