Diez errores de decoración que restan luz a tu casa

  • Estilo de vida
  • HACE 1 mes, 14 días

En estancias con poca luz natural la decoración puede jugar un papel clave a la hora de potenciar o limitar la luminosidad

Uno de los mayores atractivos que puede tener un hogar es la luz natural. Por eso las casas con estancias bien iluminadas mediante amplios ventanales o que cuentan con una orientación favorable para aprovechar las horas de luz del día son las más cotizadas. En este tipo de inmuebles es más sencillo sacar partido a la decoración y obtener espacios atractivos y confortables.

Aunque no todos podemos disfrutar de una casa naturalmente iluminada, la decoración es un recurso que, bien empleado, puede ayudarnos a hacer que las estancias ganen en luminosidad.

Estos son los diez errores que debemos evitar para sacar el mayor partido posible a la iluminación en nuestro hogar.

Lámparas que no iluminan

La iluminación artificial es esencial en aquellas estancias que no cuentan con luz naturalmente. Pero a menudo olvidamos que no basta con una gran lámpara o foco que ilumine de forma general la estancia, sino que debemos añadir otros puntos de luz secundarios. Hablamos de lamparillas, apliques e incluso guirnaldas que además de contribuir a iluminar la habitación, permitan darle calidez.

En este sentido, uno de los errores más frecuentes a la hora de iluminar artificialmente habitaciones pequeñas o sin fuentes de luz natural es elegir pantallas con colores oscuros o materiales opacos. Si bien pueden resultar muy atractivas por sus colores o texturas (hay verdaderas maravillas), cuanto más oscuras sean las pantallas de las lámparas menos iluminación aportarán a la estancia, dando al traste con nuestro objetivo de compensar esa falta de luz natural.

Lo ideal es recurrir a pantallas traslúcidas en colores neutros o claros que dejen pasar la luz de las bombillas y no limiten su alcance.

Paredes oscuras

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zara Home (@zarahome)

Ya sea mediante pintura de colores oscuros o como consecuencia de haber decorado las paredes con papel pintado de colores o estampados llamativos, el resultado puede ser una habitación con apariencia tenue y aparentemente más reducida en espacio. Para ganar en luminosidad, lo mejor será optar por colores claros o neutros para decorar las paredes con cualquiera de las dos opciones, tratando de evitar los estampados historiados que hacen que los espacios parezcan más pequeños.

Textiles oscuros

Lo mismo que sucede con las paredes puede aplicarse a otros elementos decorativos textiles como alfombras, colchas, cojines o sofás. Eso no significa que si tenemos una estancia con poca luz natural debamos restringir el uso de cualquier color y limitarnos al blanco. Pero sí debemos escoger como principal el blanco o uno de la gama de los crudos o «beige» y tan solo añadir algunos colores de nuestra preferencia o estampados en elementos concretos para alegrar la estancia y darle personalidad.

Así, para iluminar una estancia son preferibles las alfombras claras y lisas sin estampados (o con estampados neutros muy sutiles), los cojines en tonos claros combinados con otros que aporten color, las fundas de edredón y colchas en tonos luminosos, así como los sillones y sofás con tapicerías claras.

Cortinas opacas y oscuras

Dentro de los textiles, uno de los elementos más importantes en cuanto a la iluminación de cualquier habitación en una casa son las cortinas. En este sentido, frecuentemente nos dejamos llevar por colores, estampados y tejidos que, si bien resultan atractivos o encajan en el estilo decorativo, a menudo entorpecen el paso de luz natural. Nos referimos a cortinas con colores oscuros, tejidos opacos, texturas gruesas como el terciopelo o estampados recargados que tienden a oscurecer las estancias.

Asimismo, la combinación de varias cortinas superpuestas de diferentes colores y estampados con fines decorativos puede mermar de forma considerable la iluminación de una casa.

En su lugar, es mejor optar por combinaciones sencillas, a base de cortinas con tejidos traslúcidos y colores claros, dejando los estampados para otros elementos decorativos del hogar como cojines, mantas o cuadros. Si es necesario unos simples visillos pueden servirnos para dar intimidad desde el exterior sin restar luz natural.

Cortinas mal colocadas

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bella Janela (@bellajanela)

Además del color o el tipo de tejido, la forma en la que colocamos las cortinas sobre los ventanales puede resultar determinante a la hora de ganar luminosidad. El error clásico es ceñirnos al ancho de la ventana al colocar la barra de la cortina, de forma que aun cuando las cortinas están abiertas, tapan parte de la ventana, reduciendo la entrada de luz.

Lo correcto es usar barras más anchas que la ventana para que las cortinas queden por fuera de la ventana cuando las abramos. Igualmente, con este truco conseguiremos dar la sensación de que la ventana es más grande y la estancia, más luminosa.

Muebles inadecuados

Una mala elección de los muebles también puede jugar en nuestra contra cuando se trata de potenciar la luz natural de una estancia. Así, los mueble oscuros, voluminosos y de gran altura tienden a restar luminosidad en el hogar. En su lugar, lo mejor es optar por muebles claros en tonalidades como el blanco (lacados) o en maderas naturales luminosas para dar luz a las estancias.

Solo si contamos con una casa amplia y sobradamente iluminada podemos hacer uso de esa gran cómoda antigua o ese aparador que nos enamoró en el anticuario.

Sin espejos

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de H&M HOME (@hmhome)

A menudo son un recurso que utilizamos en estancias de la casa como los dormitorios o los baños, pero que resultan muy interesantes a la hora de aportar luminosidad a los espacios. Así, podemos colocarlos en salones, salitas, recibidores y todos los espacios en los que nos vayan a ayuda a potenciar la luz natural del espacio.

Suelos oscuros

Elegir un suelo de tonalidad clara aumentará la luminosidad de la casa de manera automática. Tanto si se trata de suelos naturales, de piedra o madera, como de versiones sintéticas, es importante tener este detalle en cuenta, sobre todo si nos referimos a hogares con poca luz natural.

Pared saturada de cuadros

Si bien no es necesario prescindir de los cuadros, no conviene saturar las paredes de habitaciones con poca iluminación, ya que tenderán a potenciar esa oscuridad dominante. Aunque decoremos con algunas composiciones de cuadros, lo importante es que el ojo perciba una mayor proporción de pared libre (en tono claro) que de elementos colgados que la oculten.

Bulevar Sur

Bulevar Sur

Bulevar Sur
Hace unos 66 millones de años, una gigantesca bola de fuego llegada del espacio impactó en lo que hoy es la penínsu… https://t.co/lR8DsxcMEl - 2 horas ago
Bulevar Sur

Más en Estilo de vida