Cuarto de Maravillas

El impresionante mundo del atún y las aguas cristalinas

  • Estilo de vida
  • HACE 2 años, 11 meses

Una jornada de verano en Zahara de los Atunes significa playa de ensueño, atún para el alma y tiendas con encanto

Un plan fijo de todos los veranos es hacer una escapada de amigas a alguna de las maravillosas playas del litoral gaditano. La rutina es la siguiente: dar un paseo por el pueblo, comer en algún bar o restaurante agradable y acabar en la playa terminando de contarnos nuestras cosas mientras nos bañamos.

Casi siempre elegimos Tarifa, porque nos encantan sus tiendas de ropa surfera y de decoración eco-natura, y es divertido buscar alguna camiseta de algodón para nuestros hijos (los maridos son poco de camisetas) o un biquini o pareo «tye die» para nosotras). Pero hoy no podemos salir pronto (la Lola de Cai nos entretiene las mañanas con sus clases de bulerías) y Tarifa nos coge un poco lejos. Además, agosto se nos ha echado encima, con el tráfico que se multiplica, así que decidimos ir a Zahara de los Atunes, algo más cerca de nuestro lugar de veraneo.

Zahara-1-atun

Dejamos el coche en un «parking» (un descampado de tierra lleno de socavones antes de salir del pueblo) y nos disponemos a dar el paseo de rigor. La primera impresión es que estás en un pueblo humilde de pescadores, casas bajas encaladas, puertas de madera mil veces repintadas (los vientos de invierno acaban con cualquier esmalte), construcción de mala calidad, casi podrías pensar que estás en un suburbio de Santo Domingo en Dominicana.

Zahara-2-atun Zahara-3-atun

El origen del pueblo se remonta a 1294, cuando el rey Sancho IV el Bravo da el privilegio de montar almadraba para la pesca del atún a Guzmán el Bueno, como premio a su heroica defensa de Tarifa frente a los musulmanes. A partir de esa actividad económica van surgiendo las construcciones en los años posteriores, la más importante el Castillo de Zahara o Palacio de las Pilas. Es un recinto amurallado, que se utilizaba para diversos fines: defensivo frente a los ataques que provenían del mar, de guarda de aperos de la almadraba o elaboración del atún y de residencia de los Duques de Medina Sidonia (descendientes de Guzmán el Bueno).

Tanto la iglesia como las casas del pueblo surgen adosadas al lienzo de las murallas, hecho de mampostería con refuerzo de sillares en las esquinas.

zahara-4-atun

Fundas hechas con ganchillo en árboles y farolas, a la manera de Agatha Oleksiak

Zahara-6-atun

Un cine de verano comparte pared con la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. El proyector con pinta de aseo portátil y las sillas de plástico verde hacen pensar en películas en blanco y negro, aunque en la puerta de entrada vemos el anuncio de una de las recién estrenadas. Se puede estar al día sin parecerlo.

Zahara-7-atun

Unas macetas en la calle y unas sillas de plástico para delimitar un patio.

Durante el invierno, Zahara tiene alrededor de mil habitantes, que se convierten en treinta mil cuando llega el verano. Conviven en una curiosa mezcla los personajes autóctonos (señoras mayores con sus batas de percal baratas y fresquitas y sus maridos a la sombra en el bar) y el veraneante alemán, madrileño o sevillano: chicos jóvenes y bronceados que vienen a disfrutar de las olas con sus melenas aclaradas por el sol y sus tablas de surf; madres que parecen niñas, con su aire boho-chic, vestidas con ropa cara de marcas surferas de la zona (Mala Mujer, El Niño, etc…), familias con hijos pequeños y acento de la capital, etc.

Sabemos que hay un montón de bares donde tapear algo, pero yo no conozco «La Taberna del Campero» (el de Barbate es uno de mis restaurantes favoritos) y me apetece ver qué tal está.

Hemos intentado reservar mientras íbamos de camino, pero el chico que nos coge el teléfono nos advierte que está todo ocupado y que sólo tendríamos posibilidad de comer allí si llegamos pronto. Total, que damos un paseo corto y dejamos las tiendas para la tarde.

Zahara-8-atun

La barra nos sorprende con su decoración cuidada (esperábamos algo parecido al restaurante de Barbate), blancos y azules en barriles y taburetes y detalles de cabos, redes y anclas enormes de almadraba, como no podía ser de otra manera.

El comedor está hasta arriba de clientes, pero nos buscan un hueco en «la parra», un callejón adosado cubierto con una preciosa vid cuajada de uvas.

Zahara-9-atun
Zahara-10-atun

Y empezamos un homenaje en toda regla a la estrella del pueblo: el atún del estrecho. Con la posibilidad de pedir tapas en lugar de raciones decidimos probar varias formas de prepararlo. Os enseño las fotos de algunas de ellas, sólo de algunas, porque nos lanzábamos como posesas sin acordarnos de fotografiarlas…

Zahara-11-atun

Sashimi, tartar y tataki.

Zahara-12-atun

El plato que más me sorprendió (siempre lo había tomado de pescado blanco): ceviche de atún con salmorejo de mango y guacamole. Sencillamente espectacular.

Zahara-13-atun

Cremoso de chocolate, fruta de la pasión y sorbete de mandarina. La mezcla de ácido y dulce es increíble. Tuvimos que pedirle a nuestras vecinas de mesa (unas chicas de Burgos muy simpáticas)que nos dejaran fotografiar su postre, porque nos cargamos el rulito de chocolate del nuestro nada más llegar.

Zahara-14-atun

Espumoso de café con helado de avellana. ¡Impresionante! En el fondo te encontrabas trocitos de bizcocho… ¡Umm!

Zahara-15-atunLes pedimos al cocinero y los simpáticos responsables de atendernos que posaran para nosotras.

¡Y la digestión a la playa! Dunas de arena fina y dorada que terminan en un mar transparente y frío. Dormitar, ponernos al día de las últimas novedades de los hijos, hacer planes para vernos con las parejas este verano, restaurantes nuevos que conocer y, todo ello, alternándolo con baños en el mar, saltando las olas y riéndonos como cuando teníamos quince años…

Zahara-16-atun

Volvemos al coche con sal en el cuerpo, arena en los pies y paz en el alma, mientras echamos un vistazo a los escaparates de las tiendas, todas cerradas, porque en Zahara de los Atunes la tarde empieza a las ocho y no acaba nunca.

Zahara-17-atun

(¿Dónde está Wally?)

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida