Cómo elegir los libros que te leerás en el verano de 2018

  • Estilo de vida
  • HACE 25 días
Libros para el verano 2018

Recomendaciones de amigos, del librero de confianza, revistas literarias, redes sociales... Así se crea la lista de libros para disfrutar en las próximas vacaciones

Parece que el verano llega de verdad y, con él, más tiempo libre para actividades que requieren una concentración que a veces falta el resto del año, como la lectura. Muchos, entre los que me incluyo, elegimos el momento antes de dormir para leer, pero normalmente el cansancio y las preocupaciones del día hacen que seamos incapaces de dar continuidad a determinado tipo de lectura: los libros muy largos, los muy intensos, los sofisticados. Y es que durante el resto del año podríamos corroborar lo que dice Mister Bingley a Elisabeth Bennet cuando están hablando sobre la lectura: «A mí me gustaría leer más, pero hay tantas cosas que hacer…». Claro, pasear al aire libre, cazar, asistir a los bailes del pueblo, volverse a Londres en la temporada de teatro, conversar con amigos, tal vez incluso algún día revisar las cuentas con el administrador.

Preparar la relación de libros que nos vamos a llevar al lugar de vacaciones lleva su tiempo, aunque yo disfruto mucho haciéndolo. ¿Cómo elijo los libros para el verano?

En primer lugar, lo que casi nunca me falla es seguir las recomendaciones de determinadas personas con quienes he contrastado la similitud de gustos literarios. Las revistas culturales que pasan por mis manos normalmente me ayudan a decidir lo que no quiero leer, gracias muchas veces a unos críticos a los que no entiende nadie. Pero algún artículo me despierta, a veces, curiosidad, o me recuerda a algún autor que tenía casi olvidado y quiero volver a traerlo a mi vida.

libro-verano

Por supuesto, paso a echar una tarde en mi librería favorita: Botica de Lectores. Los libreros son depositarios de los gustos de un sinfín de personas, saben lo que se compra, lo que se regala e incluso lo que se lee en tu barrio. No sé si eso es bueno o es malo… pero, en cualquier caso, es un indicador de por dónde van determinados tiros. Miguel Ángel es encantador, me va sacando libros que cree me van a gustar con las genéricas indicaciones que le doy («quiero conocer escritoras americanas clásicas que no sean Atwood o McCullers») y me deja adueñarme de una mesa e ir colocando libros que paso a un montón (¡hasta luego, chico!) u otro (¡para casa!) mientras los toco, ojeo, leo párrafos o críticas de cubiertas, veo cómo son las ediciones, si pesa demasiado para la cama y si me gusta cómo huele.

Las redes sociales son una fuente de información y confusión a un tiempo, en esto de las lecturas. Instagram se ha convertido en un desagradable abejorro que me ronda un montón de veces al día. Tanto, que estoy pensando hacer un apagón durante el mes de vacaciones. Mientras decido si soy capaz de vivir sin saber lo que pintan mis amigas, veo lo que están leyendo algunos de los devoradores de libros empedernidos que comparten y critican sus lecturas.

libros-verano-2018-1

De todo ello ha salido esta lista:

  • «Siempre hemos vivido en el castillo», de Shirley Jackson. Porque le ha gustado a @belenrubiano y no había leído nada de esta escritora norteamericana nacida en 1916 y calificada como proto feminista. Y porque me atraen inquietantemente los cuentos de hadas que se convierten en pesadillas.
  • «La desaparición de Stéphanie Mailer», de Joël Dicker, porque es suizo, no me pareció mal el caso Quebert y me gusta que la portada vuelva a ser un cuadro de Hooper.
  • «Lejos del corazón», de Lorenzo Silva, porque soy fan de la Guardia Civil y del Estrecho de Gibraltar.
  • «Funny Girl», de Nick Hornby, una recreación de la ciudad de Londres en los cambiantes años sesenta a través del mundo de las comedias televisivas. Porque me dice mi amigo Antonio que es divertida y deliciosa.
  • «Oona y Salinger» de Beigbeder, también recomendación de Antonio, porque me apetece sumergirme en el Nueva York del cine y la literatura de los años cuarenta y porque tengo curiosidad por cómo se hace bien un ejercicio de historia ficción.
  • «El país donde florece el limonero, La historia de Italia y sus cítricos», de Helena Attlee, una experta en jardines que hace un repaso por la geografía y la historia de este país con el limón como eje central. Porque soy una enamorada de Italia y me lo ha recomendado mi amiga Laura
  • «El Ruletista», de Mircea Cârtârescu, porque su última novela, «Solenoide», considerada su obra maestra, es demasiado gorda y prefiero iniciarme en esta escritora rumana con algo pequeño y manejable. Y le encanta a Miguel Ángel.
  • «El barquito chiquitito», de Antonio Tabucchi. Porque de este escritor que divide su alma entre Italia y Portugal-¡qué suerte!- me gusta todo.
Libros para el verano 2018

¿Cómo elegís vosotros las lecturas de verano? ¿U os pasa como a Mister Bingley?

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida