Freitag, las bolsas que se adaptan al estilo de vida suizo

  • Estilo de vida
  • HACE 3 meses, 30 días

Esta es la historia de los hermanos que crearon bolsos impermeables de materiales reciclados sin los que no puedes vivir si quieres ser «cool»

Una de las formas más populares de desplazarse en Suiza es la bicicleta. Incluso en ciudades donde el invierno es duro y con frecuencia nieva, es habitual ver a hombres y mujeres, no siempre jóvenes, acudir a sus centros de trabajo montados en ellas. Hay mercados semanales de segunda mano donde conseguirlas por pocos francos… o muchos dependiendo de lo caprichosos que seamos. Las mochilas o bolsos impermeables se convierten entonces en elementos necesarios para poder llevar los objetos personales.

En 1993 Markus y Daniel Freitag, dos hermanos de Zúrich diseñadores gráficos, echando en falta una bolsa o mochila suficientemente grande y robusta para transportar sus proyectos sin que se mojen en una ciudad donde la lluvia es muy frecuente e inspirándose en los camiones que ven a diario circular por la carretera frente a la ventana de su casa, con lonas de plástico cubriendo las mercancías que transportan, deciden crear ellos mismos una Messenger Bag.

Para su elaboración utilizan viejos toldos de plástico de colores de camiones, cinturones de seguridad y cámaras de bicicleta usados. Es así como nacen los primeros bolsos Freitag, hechos de material reciclado y, por tanto, piezas únicas.

Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria

Markus cuenta en una entrevista que en 1978 su padre les enseñó cómo funciona un compostero y desde entonces les obsesiona la idea del reciclado, la conciencia de que la inmundicia, en el mejor de los casos, se convierta en otra cosa. Nunca ha conducido un coche, siempre se mueve en bicicleta, y por eso es consciente de que a veces hace falta en la vida una bolsa robusta, hidrófuga y funcional.

A partir de esa primera Messenger bag F13 Top Cat, que se puede admirar en el MOMA de Nueva York -y aún ahora, 20 años después, sigue en venta-, comienza una colección de mochilas, bolsos de mano, bolsas de viaje o maletas para ordenador que se han convertido en objeto de deseo de miles de personas en todo el mundo, especialmente de los ciclistas urbanos.

No hay nada más chic que llegar a un banco de inversiones suizo montado en una bici vintage después de haber hecho la compra en un mercado semanal de productos ecológicos y asomando los puerros por la mochila Freitag.

freitag-creadores creadores-freitag2

Hay más de 70 modelos distintos, todos muy funcionales y prácticamente indestructibles, desde protectores de móviles, carteras de mano, billeteras, shopping bags, bolsos de paseo, mochilas de todas las dimensiones… siempre realizados con toldos de camión vintage (en contraposición a la tradicional industria de bolsos de piel).

El cuartel general de Freitag en Oerlikon (zona norte de Zúrich) desde 2011, es donde se realiza todo el proceso productivo. En primer lugar, la localización de las lonas de camión -no siempre fácil- para lo cual tienen personas buscando en auto grills de toda Europa ¡450 toneladas de tela al año! Se les quita todo aquello que no sirve, como ojales metálicos, etc. y se cortan en piezas estándar de 2,4 m., se doblan y se mandan a la fábrica. Allí comenzará el proceso de lavado, o como dice Daniel: «convertir lo usado en patinado, lo viejo en vintage».

Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria

En paquetes de colores coordinados, se mandan a los diseñadores para que, cutter en mano, fabriquen un prototipo, que enviarán luego a coser a talleres asociados desde hace tiempo de Suiza, República Checa, Túnez, Francia, Portugal y Bulgaria. Y de vuelta a la fábrica para fotografiarlos desde todos los lados y colgarlo en la página de venta online (donde poder elegir más de 5.000 piezas únicas).

La tienda principal es un fiel reflejo de la filosofía de la empresa: unos contenedores reciclados apilados y unidos entre sí por escaleras interiores dan cabida a la flag shop en el moderno distrito de West Zúrich. Cuando te vas acercando andando desde el centro de Zúrich empiezas a notar cómo los edificios cambian de aspecto, se vuelven más coloristas y conviven con grafities.

Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria

Justo pasado el acueducto que alberga tiendas de mobiliario y objetos de diseño super trendy, nos encontramos transportados a un universo de fantasía, donde los paraguas vuelan solos y sirven para sujetar bolas de espejo y tu-tus alrededor de unas cabezas de ciervo gigante de plástico.

Unos contenedores herrumbrosos apilados nos dicen que hemos llegado a la tienda de Freitag. En las distintas plantas encontramos expuestos los productos, pero si seguimos subiendo hasta arriba disfrutaremos de unas vistas estupendas de la ciudad, incluso han colocado un telescopio para el que quiera ver de cerca la torre de Fraumunster o los abetos del Dolder.

Cuando salgas de allí con tu shopping bag rojo brillante no te olvides tomar una sopa de apio y manzana en el restaurante Aquädukt un local de gente guapa -donde sólo oirás hablar alemán- con las paredes de piedra decoradas con carteles de las actuaciones de unos artistas de nombres impronunciables: Noha Gundersen, Orvar Smarason, Pokey Lafarge… Si te suena alguno ¡te regalo el Freitag!

Lucila Rodriguez de Austria Lucila Rodriguez de Austria

Fotos: Cuarto de Maravillas

Retratos: Página web de Freitag

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida