La alegría como instrumento de educación: Fundación Alalá

  • Estilo de vida
  • HACE 3 años, 5 meses

Pasamos una tarde junto a los niños en sus clases de guitarra y baile. El arte entra en batalla contra la exclusión

Quedo a las cinco y media en el centro cívico El Esqueleto, en las Tres Mil Viviendas. El nombre ya impone un poco, y más sumado a la fama del barrio donde se encuentra. Me planteo si debo ir en coche y compruebo lo que llevo puesto.

A medida que voy llegando, me sorprenden las infraestructuras que tiene la zona: un precioso parque hace de linde, hay rotondas y calles recién asfaltadas, una iglesia bonita y un centro social -Don Bosco- bastante nuevo. Y cuando llego al Esqueleto lo que veo es un edificio de ladrillo, sencillo, pero digno. Se ve que el Ayuntamiento de Sevilla no escatima en recursos.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

En un pequeño despacho en el primer piso, me encuentro con Blanca Parejo (directora), Marta Calero (responsable de coordinación) y Teresa Montes (responsable de comunicación). Me cuentan que el objetivo de la fundación es triple:
1º Buscar la integración de niños en riesgo de exclusión a través del arte, la cultura y el deporte, generando hábitos saludables, no solo desde un punto de vista físico, sino también emocional: de autoestima, de habilidades sociales y de relación.
Luchar contra el fracaso escolar y el abandono de los estudios, a través de una estrecha colaboración con los colegios y con una escuela de refuerzo escolar. En este campo cuentan con ayuda de otras fundaciones (como Balia y Don Bosco) y de voluntarios.
Escuela de empleo para jóvenes y adultos, trabajando en coordinación con empresas y agentes sociales. Además, acaban de abrir una línea de actuación con las madres, ofreciéndoles talleres formativos, que han sido bastante bien acogidos. Porque es fundamental contar con el apoyo de ellas, que conozcan a las personas con las que están sus hijos y pueda haber así una mejor comunicación.

Para la escuela de arte, cuyo coordinador es Pedro de la Cruz, cuentan con tres artistas consagrados con origen en las Tres Mil Viviendas: la Toromba, Doctor Kelly y Emilio Caracafé.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

Entramos en la clase de guitarra. Emilio es todo un referente para los niños, la personificación de que los sueños también se pueden cumplir aunque te hayas criado en el Polígono Sur.

Les pedimos que sigan con lo que estaban ensayando, pero entre Noraima y Cebollita han llevado la merienda, y como hoy no toca fruta, sino zumo y un bollo, están más interesados en comer que en mostrarnos su pericia. Aunque «tío Emilio» es capaz de contagiarles las ganas de cantar y bailar, incluida la directora (no en vano, ella también es artista), y acaban todos por rumba.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

Y esta sintonía y cariño que derrochan todos los que trabajan en Alalá, los niños lo notan.

La clase de baile está entre las favoritas de las niñas. Con sus faldas de ensayo y sus zapatos de baile, imitan a la Toromba, serios y concentrados.

cuarto-de-maravillas-fundación-Alalá-6--6 cuarto-de-maravillas-fundación-Alalá-7--11
Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

Porque las clases en Alalá se conciben como un premio. Se les inculca que tienen que portarse bien, ir correctamente vestidos y obedecer a los maestros. No faltar al colegio ni haber sido castigados. Marta se ocupa de la coordinación con los colegios: qué les preocupa, por qué no van bien en los estudios, qué conflicto hay en casa. No siempre lo cuentan, pero con sus maestros, Marta o la «jefa-dire» se sienten queridos y respetados. Porque uno de los principales cometidos de Alalá es reforzarles la autoestima, hacerles creer que ellos también pueden tener un futuro.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

Les organizan excursiones a teatros, a otras ciudades o incluso actuaciones en las que ellos son los protagonistas. Y aunque todos quieren participar, se elige entre los que más seriamente trabajan… Porque para ser artista también hay que tener constancia, disciplina y capacidad de sacrificio.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

Después de pasar una tarde con ellos, vuelvo a mi barrio burgués sin dejar de pensar en los ojos de Beimar, la sonrisa de Noraima y la voz de mujer experimentada de Cebollita, con la certeza de que volveré a tener noticias suyas, tal vez en unos años comprando entradas para la Bienal.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas

PD. Toda ayuda es bien recibida. Para hacerla efectiva en cualquiera de sus formas, contactar a través de la página web.

Fundación Alalá en Sevilla. Cuarto de maravillas
Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida