Lecciones de decoración para crear una casa con personalidad

  • Estilo de vida
  • HACE 2 años, 1 mes

Nuestra blogger nos muestra un hogar con estilo en Mallorca: mezclas de piezas únicas, artesanía y muebles «low cost»

Mi amiga ha cumplido años. Una de esas cifras redondas que te anima a echar la casa por la ventana. A celebrarlo como si no hubiera un mañana. Pero ella, muy sensible y algo tímida, no ha querido organizar una fiesta multitudinaria, donde tienen cabida distintos niveles de amistades y conocidos, y apenas hay tiempo para saludarlos a todos. Ha preferido seleccionar un grupo de afortunados y nos ha invitado a pasar un fin de semana en la maravillosa casa que tiene en una maravillosa isla.

Pero no voy a contaros la estupenda cena de bienvenida en uno de esos restaurantes pequeñitos al lado del mar, con mesitas iluminadas con velas y una temperatura impropia del mes de octubre. Tampoco la excursión en barco, con bocadillos de jamón con tomate, vino blanco y almendras de cosecha propia, ni los baños en un mar de aguas transparentes y cálidas, como si estuviéramos en pleno mes de agosto. Ni la exquisita cena en el jardín de su casa, bajo un olivo centenario, con Mario rayando trufa fresca sobre nuestros nodinis, ni los bailes hasta la madrugada peleándonos por colocar nuestra lista de Spotify para acabar descubriendo que son casi las mismas (y que hay 20 maneras distintas de bailar con Miguelito Bosé).

cuarto-de-maravillas-1

Ni siquiera voy a hablaros de la suerte que supone tener una amiga íntima dadora de energía, de esas que te hacen sacar lo mejor de ti misma, que te abre puertas y te descubre caminos, que te ayuda a ser mejor persona, más curiosa, más sabia, más inteligente. Hoy lo que quiero es enseñaros algunos rincones de su casa. Una construcción de piedra con detalles de estilo Memphis -ya, yo tampoco tenía ni idea de lo que era eso hasta que la vi, pocos días antes de que mi amiga la comprara-: colores chillones, impactantes, motivos geométricos, vidrieras llamativas, etc., toda una reacción antiminimalista de los años ochenta. A la que ella ha sabido darle su propia personalidad, llenándola de objetos curiosos, obras de arte propias y ajenas, muebles de diseñadores famosos y de Ikea, en una sabia y única combinación.

En un pequeño pueblo mallorquín, rodeada de almendros y campos sembrados, con unas maravillosas vistas de la bahía de Alcudia. No cito el pueblo porque a estos mallorquines les pasa como a los gaditanos, que no paran de hablar del viento de levante para que a nadie más se le ocurra ir a veranear allí. Y por ese pequeño detalle no pienso perder unas amistades recién adquiridas. ¡Porque desde luego que voy a volver!

Cruzamos una cancela de hierro y un camino de olivos nos conduce a la entrada principal de la casa. Pasamos un arco de piedra y nos encontramos en un patio alrededor del cual se distribuye la vivienda. La decoración de la entrada exterior es perfecta. Sobre un mueble de madera, toda una lección de cómo colocar objetos decorativos diversos creando un precioso bodegón. No están elegidos al azar, ni siquiera por colores: son alusiones a las maravillas que encontramos en la isla, todo lo que podemos atesorar paseando por los alrededores: árboles y plantas, aves, estrellas… y siempre el mar.

cuarto-de-maravillas-15 cuarto-de-maravillas-14 cuarto-de-maravillas-11

Una vez dentro, de nuevo nos recibe una colección de objetos armoniosamente colocados, anticipo de lo que será el resto de la casa: relicarios barrocos, baúles y cajas misteriosas, velas… arropadas por un cuadro de Rowland, artista inglés afincado en Granada.

cuarto-de-maravillas-12

En el comedor destaca la presencia imponente de una gran mesa de Piet Hein Eek, hecha con madera reciclada, decorada con unos grandes fanales, unas curiosas piezas de cristal y un frutero artesanal de madera. Las lámparas Octo de Secto Design compiten por iluminar con la luz natural que entra a raudales por los grandes ventanales a cualquier hora del día.

cuarto-de-maravillas-5
cuarto-de-maravillas-13

Una preciosa Virgen antigua, articulada (tal vez una imagen de vestir) guarda una de las ventanas, mientras que en otra esquina del salón una escultura de David Lechuga parece espiar a todo aquél que entre por el patio.

cuarto-de-maravillas-16

Alfombra de la diseñadora belga Charlotte Lancelot, de lana bordada a punto de cruz haciendo un efecto de pixeles, a juego con el sillón rosa.

cuarto-de-maravillas-8 cuarto-de-maravillas-9
cuarto-de-maravillas-6
cuarto-de-maravillas-4

En el porche con vistas a la bahía, unos cómodos sofás de hierro galvanizado con cojines de Rialto Living, alfombras de Dash & Albert adquiridas en Tklassic y flores naturales. Detrás una rosaleda, que hace posible que los invitados tengamos flores frescas a diario en las habitaciones.
cuarto-de-maravillas-3

cuarto-de-maravillas-7
cuarto-de-maravillas-2

Bajo un enorme olivo (de noche se ilumina con unas guirnaldas de flores), la mesa, con vajilla de porcelana pintada de Bidasoa, está preparada para recibir a los invitados.

¿Os gusta verdad? Algún día, si me deja, os enseñaré su vivienda habitual. ¡Igual de impresionante!

Fotos de Cuarto de Maravillas

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida