Cómo hacer «slow travel» en Londres

  • Estilo de vida
  • HACE 1 mes, 17 días

Tres museos, tres comercios, dos espectáculos y dos restaurantes que ver en Londres en una escapada relajada por la capital británica

Londres es la ciudad más grande de Europa, con ocho millones cien mil habitantes sólo en la zona metropolitana. Pretender abarcarla en cuatro días es una tarea propia de gente joven con mucha energía o de aquéllos que la visitan por primera vez y no piensan volver.

Como yo no me encuentro en ninguno de esos dos supuestos, voy a limitarme a enumerar qué cosas hemos elegido ver y hacer en una escapada de cuatro días mi amiga Laura y yo, partiendo de una premisa: no madrugar, tomarnos el tiempo necesario para desayunar, comer y cenar sin prisas, así como para disfrutar de los museos y las tiendas.

Lo que entendemos por «slow travel». Porque Londres es el top de los museos, de los comercios, de los restaurantes y de los espectáculos, y este exceso de opciones puede generar un estrés que no estamos dispuestas a asumir a estas alturas de nuestra vida. Mejor poco y bien que mucho y mal.

Lucila Lucila Lucila Lucila

La base de operaciones la fijamos en Holborn, el barrio donde tradicionalmente se concentraban abogados y periodistas, cerca de Fitzrovia, Soho, Picadilly y Covent Garden, lo que ha posibilitado ir andando a todos sitios y evitar así que nos afecte el caótico tráfico de esta ciudad sin grandes avenidas.

¿Qué museos de Londres hemos elegido?

Pollocks Toy Museum

Lucila Lucila

Es un curioso museo de Londres dedicado a juguetes antiguos de todas partes del mundo, aunque predominan los victorianos. Se encuentra en el barrio de Fitzrovia, en dos edificios históricos con mucho encanto. La colección la empezó Benjamin Pollock a mediados del siglo XIX, mediante adquisiciones, donaciones de amistades y conocidos y fabricándolos él mismo, como una gran parte de los teatros de juguete.

Lucila

Se distribuyen en seis salas abarrotadas, incluso descansillos y escaleras: juegos de mesa, marionetas, muñecas de todo tipo, casitas de juguete, trenes y coches, microscopios y juegos de ciencia, etc. Un maravilloso recorrido por el mundo infantil de siglos pasados.

Sir John Soane’s Museum

En Lincoln’s Inn Field, frente a un parque precioso (¡qué envidia de jardines repartidos por toda la ciudad!), es una casa de cuatro alturas más semisótano, con fachada sencilla de ladrillo que no hace intuir lo que veremos dentro. La colección comprende objetos artísticos de todo tipo: piezas arqueológicas, arquitectónicas, pinturas, maquetas, libros, muebles y objetos decorativos, adquiridos entre 1780 y 1837 por Sir John Soane, eminente arquitecto neoclásico británico.

La mayor parte de ellas está expuesta, en un ejemplo perfecto de horror vacui, con mucho encanto y de manera teatral: paneles que se despliegan, armarios que se abren y se convierten en expositores, pequeños lucernarios que iluminan puntualmente alguna pieza destacada.

La entrada es gratuita, aunque se aceptan donaciones que ayuden a la conservación de la colección. Prohibido hacer fotos.

Wallace Collection

Lucila Lucila

En una bella mansión del siglo XVIII se encuentra una colección de piezas exquisitas reunidas por el cuarto marqués de Herford y heredadas por su hijo único Sir Richard Wallace. Fue legada a la nación en 1897 por su viuda, con la condición de mantenerla tal y como estaba. Destaca especialmente por la calidad de la pintura francesa del siglo XVIII, con obras como el famoso columpio de Fragonard, porcelana de Sevres y mobiliario rococó.

Lucila

Hasta el 27 de octubre se pueden ver zapatos de Manolo Blahnik expuestos en fanales –como auténticas obras de arte- y mezclados con las piezas de las distintas salas. Es sorprendente cómo los zapatos-joya de este artista español encajan en ese entorno de lujo y exquisitez. Como la mayoría de museos londinenses, la entrada es gratuita.

¿En qué tiendas hemos vagabundeado sin prisas?

Liberty

london-slow-travel

Icono del buen gusto y la calidad, sus estampados florales –fruto de la colaboración con diseñadores modernistas de fines de siglo- han sido objeto de deseo por generaciones de mujeres en España. Está en Regent Street, en un edificio de estilo Tudor con vigas de madera en las fachadas donde Arthur Lasenby Liberty comenzó su negocio en 1875.

El interior de Liberty es precioso, distribuido en varias plantas y creando espacios íntimos. Todo lo que veréis allí es bonito, enraizado con los arts and crafts y el gusto orientalista. ¡Imposible no comprar nada!

Paperchase

Es la mayor cadena de papelerías inglesa con más de 130 tiendas distribuidas por Reino Unido. La flagship store está en Tottenham Court Road, con varias plantas y todo lo que te puedas imaginar a cuál más bonito: agendas, cuadernos preciosísimos, papel de regalo, mapas, tarjetas de bodas y celebraciones, material de escritura, dibujo o arquitectura…

Seguramente ya esté empezando a inundarse de calendarios de adviento y caprichos relacionados con la Navidad. Picas sí o sí. ¡Yo he sido capaz de meter una paleta y unos pinceles en la maleta de mano de EasyJet!

Antropologie

Fundada en 1992 en Pennsylvania y con más de 200 tiendas (en España solo en Barcelona desde febrero de 2019), ofrece productos creados por ellos mismos o por artistas colaboradores de cualquier parte del mundo. Ropa, accesorios, belleza, regalos, decoración, mobiliario… todo con un gusto exquisito y original. Si no tienes previsto viajar a Barcelona o Reino Unido siempre podrás recrear la vista paseándote por la web, ya en español.

¿Qué espectáculos hemos seleccionado?

Mamma Mia

mamma760

Este musical se estrenó el 6 de abril de 1999 en el Prince Edward Theatre del West End, cuando se cumplían 25 años del triunfo del grupo ABBA en Eurovisión. Producido, entre otros, por tres de los integrantes del grupo sueco, fue un éxito inmediato. Con más de 8.000 funciones y nueve millones de espectadores (lleva 20 años en cartelera), actualmente se representa en el Novello Theatre, un bonito teatro pequeño y acogedor. Tiene mucho mérito encajar en una trama –un poco surrealista, la verdad- la mayor parte de los éxitos de ABBA.

Los artistas son de una calidad vocal impresionante, así como la puesta en escena. De entre el variado público, nos encantó un grupo de seis mujeres de mediana edad que se sentaban en la primera fila con boas de plumas que agitaban con las canciones, disfrutando como locas. ¡No se me ocurre mejor forma de celebrar una despedida de soltera, o de casada, o de lo que sea!

The Mousetrap

mousetrapwe2019jp_01277_toned-sml-400x400

La Ratonera es la adaptación teatral de la obra homónima de Agatha Christie. Ocho personas quedan encerradas por un temporal de nieve en una casa de huéspedes recién inaugurada en las afueras de Londres. Entre ellas hay un asesino y el tiempo corre antes de que cualquiera de ellos se convierta en una nueva víctima. Si no tienes un nivel excelente de inglés, te recomiendo que leas antes el libro, aunque siempre podrás disfrutar de la estética y el inquietante ambiente de misterio del espectáculo que más años lleva representándose en la historia, desde su primera función en 1952. En el Sant Martin´s Theatre.

¿Dónde hemos comido?

Balthazar

Lucila

En Covent Garden, es un bistró muy bien decorado, con espejos que reflejan la cuidada iluminación y asientos corridos de cuero rojo.  Con especialidades francesas y vienesas, como el schnitzel que vuelve loca a Laura, con anchoas dentro del pan rallado y el sabroso stragonoff que hacía siglos que yo no tomaba. Nosotros lo disfrutamos la noche de nuestra llegada, primer capricho londinense, pero hay una opción más económica que son los menú de precio fijo a mediodía, de lunes a viernes (de 19,95 a 22,95 libras). También ofrecen desayunos continentales, afternoon tea y brunch de fin de semana, incluso paquetes de cena y espectáculo teatral. Abierto siete días a la semana todo el año.

The Wolseley

En los viajes, siempre hay un día en el que ponerte un pantalón negro y una camisa de seda, perfecto para la cena en este restaurante del 160 Picadilly, junto al hotel Ritz. Diseñado en 1921 por el arquitecto William Curtis Green para las oficinas de Wolseley Motors, la zona inferior que ahora ocupa el restaurante era una sala de exposiciones. Por eso tiene ese aire romántico de estación de tren, con techos altísimos de los que cuelgan elegantes lámparas de cristal.

Parece ser habitual de famosos, del tipo de Victoria Beckham o Kate Moss, aunque nosotras nos hubiéramos conformado con ver a Clive Owen, que está escandaloso –desgraciadamente sólo lo sabemos por el cartel en el exterior del teatro- en La noche de la Iguana, en el Noel Coward Theatre, en el West End.

Aunque lo realmente famoso del Wolseley son los desayunos, hay incluso un libro dedicado a él: Breakfast in The Wolseley. Como no se puede hacer todo y tampoco hay bolsillo que lo aguante, los huevos Benedict tendrán su cabida la próxima escapada a Londres. Al igual que Clive.

 

 

 

 

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida