Una visita extemporánea a los patios de Córdoba

  • Estilo de vida
  • HACE 3 años, 3 meses

Descubre los secretos de las casas y patios cordobeses tradicionales, así como su decoración y flores

Hay planes que intentas cuadrar todos los años y nunca salen. Miras en la agenda, anotas, buscas cicerone y acompañantes y esperas la llegada del día D con ganas. Pero a última hora surge algún imprevisto que hace que tengas que tachar otra vez del calendario esa fecha. Eso es lo que me pasa a mí con Los Patios de Córdoba.

Este año ha sido la lluvia incesante la que nos hizo suspender un viaje de amigas ya organizado: cómo vamos a disfrutar callejeando bajo la lluvia con paraguas que no dejan ver las macetas… Y cuando ya lo daba por perdido hasta el año próximo, recibo una llamada de mi amiga Reme: «Vente el domingo por la tarde, porque, aunque es el último día de Patios, muchos siguen abiertos el lunes, y sin las aglomeraciones de estos días atrás. Y hace un sol maravilloso de primavera…».

patios-cordoba-cuartomaravillas (1) patios-cordoba-cuartomaravillas (2)

Así que me planto en Córdoba el domingo a las 20.30 y me subo al coche de Reme, en el que su estupendo marido nos hace de chófer, para correr a asomarnos a unos patios elegidos del barrio de San Lorenzo que ya no habrá posibilidad de ver al día siguiente. Y así -dice mi amiga- ves anochecer en un patio cordobés, cuando los olores empiezan a esparcirse en el ambiente y el crepúsculo se cuela por entre las macetas. Y mientras, gran conocedora de las fiestas y tradiciones cordobesas, me va contando.

patios-cordoba-cuartomaravillas (3)

La casa cordobesa tradicional gira en torno a un patio. Tan distintos unos de otros como los edificios que los albergan: desde el patio de la Mezquita-Catedral, los señoriales del Palacio de Viana o los minúsculos patios de luces de alguna casa de vecinos. La tipología es infinita: patios de planta cuadrada, rectangular o resultado de la suma de espacios colindantes; con columnas y arquerías, de mármol, ladrillo o mampuesto; con galerías altas, con balcones o balaustradas; delimitados por un sencillo muro encalado o por un paño de muralla árabe; en definitiva, espacios vivos y cambiantes consecuencia directa de la evolución del modo de vida de los cordobeses.

patios-cordoba-cuartomaravillas (4)

Porque con la emigración masiva del campo a la ciudad, las necesidades de alojamiento llevan a que muchas de las casas de tamaño mediano o grande se conviertan en casas de vecinos, en las que distintas familias ocupan espacios, a veces tan reducidos como una simple habitación, y compartan una zona de servicios comunes.

Surge así la configuración del patio popular: una cocina común, el lavadero, el pozo del que extraer el agua que baja de la sierra cordobesa, los aseos comunitarios, las zonas de sombra para charlar con las vecinas y la profusión de macetas llenas de flores que compensan un poco la añoranza del campo.

patios-cordoba-cuartomaravillas (5)

La mañana siguiente aprovechamos para conocer los patios que siguen abiertos de San Basilio, uno de los barrios que más casas populares conserva. Y vamos desgranando los elementos que se van repitiendo, en esencia, en todos ellos:

El pozo, casi todos en uso, con agua potable, y de donde se extrae la necesaria para las macetas. Aunque ya hay muchos con riego automático, tradicionalmente se regaban con una lata atada a una caña.

patios-cordoba-cuartomaravillas (6)

Una pila o lavadero comunitario, junto al pozo, en el que puedes imaginar las conversaciones que tendrían las vecinas mientras hacían la colada.

patios-cordoba-cuartomaravillas (7)

La cocina, que también era comunitaria en las corralas y en algunos patios permanece como testimonio.

patios-cordoba-cuartomaravillas (8)– Las escaleras, que sirven para acceder a las habitaciones altas o a las galerías.
patios-cordoba-cuartomaravillas (9)– Los muros pulcramente encalados, a excepción de aquellos patios que lindan con alguno de los innumerables restos de murallas árabes.

patios-cordoba-cuartomaravillas (10)– Los suelos de canto de río, (pavimentos de chino cordobés -nos explica una de las propietarias- de origen romano), que se riegan en verano para dar frescor. O de ladrillos de barro cuidadosamente colocados.

patios-cordoba-cuartomaravillas (11)Sillas o mecedoras para disfrutar del frescor de las noches de verano.

patios-cordoba-cuartomaravillas (12)
Adornos de todo tipo: restos arqueológicos encontrados en obras de rehabilitación, arados, espantapájaros, alcarrazas (vasijas de barro poroso, que se usaba para filtrar el agua de pozo y mantenerla fresca), etc.

patios-cordoba-cuartomaravillas (13)– Y, por supuesto, las plantas, más de quinientas en algunos patios, desde los archipresentes geranios o gitanillas, pasando por esparragueras, flores de gambas, incluso las difíciles orquídeas, hasta algunas cuyos nombres es la primera vez que oigo (treboliños, carcerolarias, karanchoes…).

patios-cordoba-cuartomaravillas (14)

¿Qué mueve a los propietarios a abrir sus patios dos semanas al año para que hordas de turistas los visiten? Las cuantías económicas de los premios son absolutamente insuficientes para su costoso mantenimiento –explica Reme-, así que concluimos que es el orgullo de los propietarios, conscientes de que son guardianes de una de las tradiciones más bellas de la ciudad.

patios-cordoba-cuartomaravillas (15)

Si la visita se continúa en el recoleto patio del restaurante El Churrasco, se baja a la sacristía (donde guardan vinos mucho más viejos que nosotras) y se concluye en alguno de sus salones, disfrutando de unas berenjenas con salmorejo, os aseguro que quedáis irremisiblemente enganchados al mayo cordobés.

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida