10 formas de ponerse una bufanda

  • Moda
  • HACE 6 días

¿Eres de las que sigue llevando la bufanda siempre de la misma forma al margen de lo formal o informal del estilismo que luzcas?

En días fríos como los que caracterizan a esta época del año, la bufanda es sin duda uno de los complementos imprescindibles para salir a la calle. Se trata de un accesorio que puede darnos mucho juego, aunque quizá muchas desconozcan aún las posibilidades que permite.

¿Eres de las que sigue llevando la bufanda siempre de la misma forma al margen de lo formal o informal del estilismo que luzcas? Para que aprendas a sacarle todo el partido posible, recurrimos a los ejemplos de algunas «youtubers» que nos lo explican paso a paso.

Tipo corbata

Con un fin más estético que práctico, ya que no cubre la garganta y tan solo embellece a modo de complemento sobre el torso. Es tan sencillo como colocar la bufanda de manera simétrica sobre el cuello y hacer un nudo a un lado de la bufanda, para introducir el extremo contrario por el mismo.

Nudo en «X»

Se trata de una opción que abriga más el cuello, ideal para complementar nuestros estilismos en los días más fríos. Se parte también de colocar la bufanda de forma simétrica sobre el cuello para después cruzar cada extremo por delante, de manera que ambos tapen el cuello y los extremos asomen por delante.

Entonces solo tenemos que introducir los cabos por los orificios que han quedado como resultado de los cruces. En ese punto podemos ajustar el pañuelo todo lo que deseemos.

Nudo invisible

También esta es una opción para cuando necesitemos resguardar del frío la zona del cuello. Es perfecto para acompañar americanas o jerséis que dejen el cuello al descubierto.

Consiste en anudar la bufanda con una vuelta previa sobre el cuello para después ocultar el nudo con la sección resultante de esta vuelta, de forma que los cabos quedan dispuestos sobre el pecho, mientras el cuello queda protegido de forma elegante.

Nudo francés

 

Consiste en colocar sobre el cuello la bufanda doblada por la mitad para introducir los extremos por el orificio resultante de la doble, a modo de nudo corredizo que podemos ajustar todo lo necesario para abrigar el cuello.

Nudo francés invertido

Se elabora de manera parecida al nudo francés pero introduciendo un solo extremo por el orificio. Con el otro lo que haremos es introducirlo por el lado contrario, de forma que queda un original nudo cruzado que cubre el cuello de manera muy favorecedora.

En cascada

Una forma más casual de colocar la bufanda, que nos sirve para cubrir no solo el cuello sino también parte del pecho. Es ideal para lucir sobre cazadoras vaqueras y abrigos para darle un toque informal al estilismo.

Para ello, se coloca sobre el cuello con ambos lados igualados y se vuelve a enrollar uno de ellos sobre el cuello, enganchándolo por detrás para que quede fijado. Entonces, la parte restante se despliega sobre el pecho dando lugar a esa forma en cascada y se fija igualmente bajo los pliegues del cuello.

Nudo «wrap»

Una forma muy sencilla de anudar la bufanda al cuello para mantenerlo protegido del frío con estilo. Tan fácil como introducir los dos cabos por la parte interna que queda alrededor del cuello, dando lugar a dos nudos que dejan los cabos caer sobre el pecho. Un estilo ideal para llevar sobre partes de arriba como jerséis o camisas, pero también sobre prendas de exterior.

Doble nudo

Comenzando por un nudo francés, solo tenemos que retorcer el lado del orificio y volver a introducir los extremos por el mismo una vez retorcido.

El resultado es una bufanda acortada cuyos extremos quedan sobre el pecho y que se sujeta con elegante un doble nudo.

Para bufandas circulares

Son esas bufandas continuas que se introducen por la cabeza y suelen ser de gran tamaño. Solo tenemos que colocar la parte de la etiqueta sobre la nuca para esconderla y darle dos o tres vueltas (dependiendo del tamaño de la longitud de la bufanda).

Es un tipo de bufanda de aire informal pero estiloso, perfecta para darle un aire chic a nuestros estilismos más invernales.

Doble cuello

Si queremos aprovechar toda la longitud de la bufanda para cubrir el cuello podemos conseguirlo realizando un nudo en los extremos.

Una vez hecho, solo hay que hacer un giro antes de introducir la cabeza y quedará todo el cuello cubierto con un acabado informal y muy confortable

Bulevar Sur

Bulevar Sur

Bulevar Sur
Bulevar Sur

Más en Moda