¿Por qué las amantes de la moda se alegran del regreso de «Gossip Girl»?

  • Moda
  • HACE 2 meses, 18 días
gossip-girl-2-p

La mala noticia es que no será siguiendo a los mismos personajes, pero seguro que la nueva generación capta el estilo y las tendencias del momento como hizo su antecesora

¿Qué hacías en 2007? Muchas de las veinteañeras y treintañeras actuales veían entonces «Gossip Girl». Todo un placer culpable en forma de serie de televisión. La envidiable y surrealista vida de una serie de adolescentes del Upper East Side neoyorkino robó nuestros corazones durante seis temporadas. Pero también cambió nuestra forma de vestir y nuestros deseos «fashionistas».

Desde entonces quizá hayamos encontrado consuelo en otras series (Scandal, Empire, House of Cards y lo más parecido a Gossip Girl, quizá, Pretty Little Liars)… pero desde luego, no ha sido lo mismo. Recientemente una noticia ha despertado a todos sus fans y es que el formato de la serie tiene planeado su regreso en 2020 con la plataforma HBO Max (futura competencia absoluta de Netflix).

La mala noticia es el reregreso de Gossip Girl será con otros personajes y retomando la vida de la ciudad ocho años después del final de la serie. No veremos a Blair Waldorf y Serena van der Woodsen en sus versiones más maduras y adultas, pero descubriremos una nueva generación de jóvenes estilosos y su relación con las redes sociales (el cotilleo, la maldad, el amor, los conflictos de amistad, familia…).

En lo que a vestuario televisivo se refiere, «Gossip Girl» supuso un auténtico bombazo mundial. Sus personajes impusieron tendencia desde el primer episodio. Era una serie diseñada para crear necesidades en las jóvenes -y no tan jóvenes- que la veían. Si bien no podían acceder a las marcas de las que vestían los personajes, sí podían copiar y recrear con clones esos estudiados looks.

gossip-girl-4
Las fiestas y eventos de Gossip Girl nos regalaban momentos de auténtica pasarela

¿El responsable? Eric Daman, diseñador de vestuario que venía de haber sido asistente en «Sexo en Nueva York», no pudo tener mejor escuela. La serie de Sarah Jessica Parker, con Patricia Field como diseñadora de vestuario, marcó un antes y un después en el uso de la moda como elemento definitorio de un personaje. Carrie Bradshaw no sería la que conocemos sin sus Manolos (ni prácticamente el resto de su vestidor repleto de firmas de moda y complementos).

El joven y casi inexperto Eric Daman tenía ante sí un verdadero caramelito. Chicas y chicos guapos y jóvenes (y ricos) de Nueva York. ¿Cómo les iba a vestir? Cada uno de los personajes tiene un elemento de vestuario que le caracteriza y que a lo largo de las seis temporadas ha evolucionado. Recordamos siempre las diademas de Blair Waldorf, las bufandas de Chuck, los escotes de Serena, los vestidos imposibles que se cosía la propia Jenny Humphrey, etc.

Blair o Serena

Según Eric Daman, el estilo de Blair sería el de «Vogue EEUU» y el de Serena el de «Vogue Italia». Una forma de hablar de sus estilos completamente diferentes. Blair era más perfeccionista y «preppy», y en Serena veíamos un punto más bohemio, viajero, mezclando de aquí y allá. Durante seis temporadas, Blair nunca repitió una diadema y Serena jamás llevó los mismos zapatos o bolsos en dos ocasiones. La idea era hacer una editorial televisiva, estas chicas no son de las que repiten ropa ni complementos.

gossip-girl-uniformes-3
Nunca imaginamos que querríamos llevar uniformes, hasta que las vimos a ellas

Los uniformes nunca fueron tan interesantes. Si el uniforme de tu escuela te convertía en una más, en «Gossip Girl» se lo tomaban como la base perfecta para crear un look único y personal. ¿Quién dijo aburrimiento? La clave está en los complementos de cabello, las calcetas, los bolsos (nada de mochilas de estilo deportivo) e incluso el juego de prendas superpuestas.

Para crear esos looks de instituto el diseñador se fue a investigar a la verdadera fuente, las escuelas privadas del conocido barrio neoyorkino. Allí vio cómo las chicas combinaban sus uniformes con las bailarinas del momento y bolsos de marca, detalles como los que incorporó y mejoró en la serie. También se permitió licencias propias de la ficción, con uniformes diferentes dentro del mismo centro educativo, variedad de faldas, camisas, rebecas…

chuck-bass-estilo
El estilo único y atrevido de Chuck Bass

Uno de los personajes que ha cambiado los códigos de la indumentaria masculina en televisión, sin duda, es Chuck Bass. «Creo que relanzó la moda masculina y el poder vestirse como un caballero. No se trataba solo de jeans y camisetas y ser súper deportista. Tomamos la actitud masculina y nos pusimos de acuerdo en usar chaquetas rosas y ser extravagantes como solían ser los hombres. Me encanta que realmente sirviera para que los hombres vistan mejor», aseguró el diseñador a Fashionista.

Pero tampoco podemos olvidar vestuarios tan interesantes como el de Jenny Humphrey, que sufrió una evolución maravillosa de niña buena a gótica rockera pasando por convertirse en diseñadora de moda. Y el de la bohemia y «de clase baja», Vanessa (¿cómo se las ingeniaba para ir siempre tan cool?). Y también, los otros chicos protagonistas de la serie. Por un lado Dan Humphrey, con su aire desenfadado e indie, y Nate Archibald más relajado y deportivo que su amigo Chuck.

La primera temporada de Gossip Girl no destacó por contar con grandes firmas, pero a partir del éxito de esta serie de la CW firmas internacionales vieron en la ficción y en sus protagonistas (convertidas en estrellas globales) un maravilloso escaparate. Chanel, Fendi, Chloé, Balenciaga, Balmain, Pucci, Elie Saab y una lista infinita.

Sus actrices principales, Leighton Meester y Blake Lively, se convirtieron (como sus personajes) en iconos de estilo e imagen de las firmas más prestigiosas del planeta y siguen siéndolo. ¿Quiénes serán ahora las elegidas para continuar con las historias de los ricos privilegiados del Upper East Side? ¿Cómo reflejará el vestuario de la nueva generación el estilo y las tendencias actuales?

Vestidos icónicos de Gossip Girl

Tendremos que esperar, previsiblemente, hasta bien entrado 2020 para descubrirlo. Mientras, podemos seguir recordando looks que han quedado marcados en nuestra memoria como el vestido de novia celeste de Blair (firmado por Elie Saab) o el vestido amarillo de volantes de Serena para la boda de su madre (obra de Ralph Lauren). ¡Ah y el impresionante Zuhair Murad gris de encaje!

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda