¿De dónde viene y hacia dónde va el sector de la moda flamenca?

  • Moda
  • HACE 1 mes, 17 días

La II edición de Uniqo Qlamenco ha celebrado una interesante mesa redonda con profesionales del sector de la moda flamenca

Este miércoles se ha celebrado la II edición del evento Uniqo Qlamenco con el que la asociación Qlamenco quiere inaugurar la nueva temporada de moda flamenca 2020. El primer acto ha sido una mesa redonda en la que se ha debatido sobre el pasado, presente y futuro de la moda flamenca con profesionales del sector como las diseñadoras Pilar Vera y Cristina García, la fundadora de Simof Raquel Revuelta, la historiadora Rocío Plaza y con Pedro González, presidente de Qlamenco como moderador.

«Hay que reivindicar el pasado porque parece que está de moda solo pensar en lo que somos hoy, pero creo que es bonito recordarlo porque eso no enseña a dar soluciones a los entuertos actuales», ha comenzado relatando Pedro González. Ha dado la palabra en primer lugar a Rocío Plaza una investigadora que en su intervención nos ha sumergido en el pasado del traje de flamenca, sus orígenes y antecedentes.

Historia del traje de flamenca

A través de su estudio de la historia de la moda en España en los s. XVIII y XIX y de los bailes llegó hasta el traje de flamenca. «Cuando encuentro el punto álgido es en 1836 que se pone de moda el baile español y un traje concreto que se diseñó para Fanny Elssler un modelo inspirado en la moda española previa, un vestido rosa con volantes de encajes negros, manga corta, escote abierto…», explicó.

Esa fusión novedosa con cierto cambio de patrón sobre el vestido de maja simboliza a nivel internacional (hasta llegar a la Opera de París) la imagen del baile español. Ese traje se mueve entre profesionales de la danza primero para llegar después hasta la realeza y las clases más altas que lo copian y le hacen variaciones. «Para ir a la feria se fusiona ese traje con los más populares de lunares, florecillas o lisos de tejidos menos nobles, así nace la base sobre la que después surgirá el traje de flamenca como lo conocemos hoy», añadió.

Un dato curioso nos lo recuerda a partir de lo que Bécquer contaba, que a la Feria en el s.XIX se vestía con las modas de París. Diseños que hacían las modistas para las sevillanas siguiendo las tendencias de la capital francesa, no fue hasta 1929 y principios de los años 30 cuando se comienza a difundir el traje de flamenca. «Es un vestido que acepta cambios constantes y mucha versatilidad, pero gracias a la solidez de su patrón», apuntó.

Desde la experiencia

La diseñadora Pilar Vera recordó sus primeros pasos en la costura y la moda flamenca. Cuando de jovencita no había más que mirar los escaparates de Lina y admirar los trajes que hacía Justo Salao para las artistas. Pronto ella quiso confeccionar sus propios trajes de flamenca para ir a la Feria de Abril y a El Rocío. «La gente me preguntaba porque era diferente», recordaba.

El paso más importante para la moda flamenca ha sido, como ella misma ha contado, la creación de SIMOF. «A partir de ahí se ha podido catalogar como moda porque antes apenas había desfiles ni se creaban colecciones», explicó. «Antes no se le daba la importancia que se le da ahora y Simof ha tenido mucho que ver en la evolución, formalidad y respeto a la moda flamenca».

Cristina García se ha centrado en el trabajo de un diseñador de moda con una trayectoria más corta. Ella comenzó sus pasos en la pasarela de SIMOF gracias al certamen para noveles y partir de esa experiencia ha querido hablar sobre los retos a los que se enfrentan. «Es un acierto tener las cosas claras y con un proyecto empresarial pensado, pero también se cometen errores como olvidarnos de vender y centrarnos en otras cosas como lo que dice tal bloguero, la foto del periódico o la famosa que se viste de ti o no». Ha puesto el foco en la necesidad de buscar la venta. «Hay que trabajar para ser el mejor y hacer algo distinto y que a la vez conecte con el público».

También advirtió sobre las redes sociales a las que ve un doble sentido. Positivo por su cualidad democratizadora y vocación internacional, pero también negativo por olvidarnos de la clienta final y de la calidad del trabajo. La importancia del plan B ante la gran competencia que hay en el sector es vital porque asegura que no se puede hacer solo moda flamenca. La diseñadora actualmente ha centrado su trabajo en el prêt-à-porter y la costura a medida siempre con esa inspiración y toque flamenco que la caracteriza.

Y así nace el sector de la moda flamenca

Raquel Revuelta ha centrado su exposición en recordar cómo la moda del traje de flamenca cambió muy poco y de forma muy lenta de 1940 a 1990, pero cuando surge el Salón Internacional de la Moda Flamenca y comienza una verdadera revolución. «Los cambios y novedades se sucedían a un ritmo vertiginoso y eso se debió al trabajo de los diseñadores noveles principalmente».

La inclusión en la moda flamenca de los jóvenes diseñadores que salían de las escuelas fue el punto de inflexión para el futuro del sector, aseguró Revuelta. «Ellos venían bien formados y no con un maestro que les dijera lo que debían o no hacer, más libres, eso les daba rienda suelta a su creatividad», apuntó.

SIMOF de hecho nació como un certamen de noveles al que se invitaba a desfilar a algunas de las firmas de moda flamenca consagradas como Lina o Pilar Vera en sus primeras ediciones. «Pero lo cierto es que los profesionales también fueron aprendiendo a la vez que nosotros en esos primeros años de SIMOF», añadió Raquel. Pedro González recuerda que eran momentos de «creatividad adormecida y en ciernes» que SIMOF despertó hace ya 25 años.

Por otro lado y sobre los problemas actuales del sector de la moda flamenca, Raquel Revuelta apunta en la dirección de sacar de las fronteras andaluzas el estilo e inspiración de la moda flamenca, además del traje en sí. «Cada vez hay más diseñadores y el target es determinado, por eso hay que potenciar proyectos como SIMOF Madrid para que el diseñador de moda flamenca pueda vivir de eso». Pilar Vera, por su parte, cree que hay que aprovechar ese potencial que tiene la moda flamenca para llevarla a más diseños, igual que diseñadores internacionales se inspiran en nuestra moda y la incluyen en sus colecciones.

Fotos: Ernesto Castillo

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda