Entrevistas a modelos andaluzas

Irene Lora, la sevillana que sueña con ser ángel de Victoria’s Secret

  • Moda
  • HACE 2 años, 6 meses

Entre desfile y desfile, hablamos con esta pelirroja de 16 años que ya ha dado el salto internacional en su carrera como modelo

GALERÍA
Irene Lora en el desfile de Iván Campaña en SIQ 2016. Foto: Chema Soler

«Cada cierto tiempo sale una modelo así y ella, Irene Lora, es la que ha salido ahora». Estas son las palabras de Pedro González, director artístico de Doble Erre. Antes de que la joven modelo salga de nuevo a uno de los desfiles de la recientemente celebrada pasarela de SIQ encontramos un hueco para conversar con esta sevillana de 16 años que tiene ante sí tanto el vertiginoso futuro como la bonita esperanza de poder dedicarse a la moda después de solo tres años.

«Hacía gimnasia rítmica, pero lo dejé y pensé en hacer algo diferente y se me ocurrió probar con la moda, tenía 13 años y lo hice sin ninguna intención, como un hobby», nos cuenta. Se apuntó a un curso en la agencia que dirige Raquel Revuelta y pronto vieron su potencial. Ojos color avellana, pecas, cabello rojo, piel rosada, 1,78 centímetros de altura y algo más, ese extra que marca la diferencia entre la modelo profesional y la que lo hace solo de forma ocasional. «Para ser una magnifica modelo hay que tener dos cosas: lo estructural, que es lo físico, y lo psíquico. No funciona una cosa sin la otra», asegura González que es el responsable del rumbo internacional que ha tomado la carrera de Irene Lora. Según él, Irene tiene un físico muy especial y además considera que «tiene madurez mental y los pies en el suelo». No ha sufrido esa «homesick» (enfermedad que tienen muchas modelos por estar lejos de su hogar) y se ha adaptado a la soledad de la profesión sabiendo que a su familia la tiene aquí y que ahora debe centrarse en su carrera.

Aprendí a usar los tacones desfilando

«Al principio me decían que siendo pelirroja no parecía de Sevilla, que podría tener más futuro como modelo fuera. Me decían que apuntaba maneras, pero que todo dependía de mí», recuerda de sus primeros pasos como modelo. Su primer desfile fue en Andalucía de moda y ahora ha pasado a dejar el instituto para hacerlo a distancia, trabajar en Milán (con la agencia Monster), ocupar páginas de Vogue Italia, El País Semanal o Marie Claire, protagonizar campañas de marcas internacionales como Dolores Promesas, desfilar en la Barcelona Bridal Week, Madrid Fashion Show y está a punto de viajar a París, Londres y Nueva York . «Recuerdo que en aquel primer desfile pensaba que me iba a caer, sentí la adrenalina y al final salió todo bien. Era la primera vez que me ponía tacones, yo aprendí a usarlos desfilando», reconoce con una sonrisa.

GALERÍA
Campaña de Irene Lora para Dolores Promesas. Foto: Chesco López

Hace justo un año, en la pasada edición de SIQ, una booker a la que Pedro González había comentado el potencial de Irene Lora, decidió apostar por ella. Así fue como la agencia de Barcelona Sight Management lanzó la carrera de Irene desde Sevilla al resto del mundo. «Desde entonces mi vida ha cambiado por el trabajo e incluso por la mentalidad. Al estar tanto tiempo sola y lejos de familia y amigos, tienes que madurar antes de tiempo», explica. Irene cree que «hay que sacrificar algunas cosas» y si te quieres dedicar al mundo de la moda «no te puedes quedar en Sevilla».

Ahora estudia primero de bachillerato e inglés a distancia, asegura que se levanta y hace el mismo horario que si fuera a clase, por las tardes dedica unas 4 horas al deporte (y lo dice como si fuera lo más normal del mundo) y acude a las citas o castings que tenga programados. «Cuando has trabajado el día anterior o lo vas a hacer luego, levantarse para estudiar cuesta, pero se hace. Me siento en la mesa y la verdad es que noto que la concentración es diferente y se aprovecha más el tiempo». Y cuando termine bachillerato quiere estar un año pensando en cómo puede ser ese siguiente paso aunque una bonita idea ya ronda su mente desde hace tiempo. «La época de modelo es muy corta y las que llegan a lo más alto son pocas. Mi idea de futuro es mezclar moda y gastronomía, montar un negocio en el que se hagan postres para celiacos que estén ricos, que no sean tan caros…».

Me veía muy niña ante el resto de modelos, mayores y con experiencia

¿Cómo es tu vida ahora? «Vivimos en pisos con unas 15 chicas más, hay habitaciones compartidas y se convierten en una especie de familia. Unas ayudan más que otras, porque algunas se hacen tus amigas y otras son pura competencia». En sus primeros castings reconoce que no se lo creía, que se veía muy niña ante el resto de aspirantes, mayores y con experiencia. «Me sentía como si no fuera nada, pero en la agencia me ayudaron, me dieron confianza y al final tienes que sacarlo porque o te estancas o sigues adelante».

GALERÍA
Irene Lora por Teddy Iborra

Después de pasar por Milán y otras ciudades, Irene ve el gran cambio ante sí. Las grandes ciudades de la moda van a darle la oportunidad de intentarlo. De, como otras modelos a las que admira -cita a Cara Delevigne o Alessandra Ambrosio-, llegar a conseguir lo que ahora es su mayor ilusión y por la que trabaja duro. ¿Y cuál es ese sueño? «Ser un ángel de Victoria’s Secret sería un sueño hecho realidad, pero queda mucho por trabajar para eso», reconoce. Le esperan más castings. «Espero que me vaya bien con esto de ser una andaluza pelirroja… Me da un poco de miedo por el idioma, pero las primeras semanas vendrá mi madre y también iré mejorando…». Y aunque parece confirmarse que el futuro de Irene como modelo está fuera de Sevilla, ella vuelve siempre que puede y no se pierde sus pasarelas. «Todo lo que puedo hacer con Doble Erre lo hago porque me gusta trabajar con ellos, me siento como en mi cuna».

Aunque ha demostrado ser una modelo polivalente a Irene lo que más le gusta es la fotografía. «Los desfiles me ponen nerviosa porque llevo algo mal los tacones», contesta riendo. Pedro González cree que destaca en todo porque es muy versátil. «Si le pides sexy, lo es, si le pides que esté perdida, lo consigue… El “shooting” que hemos realizado con tocados de Luis Benítez iba sobre la limerencia, pero Irene no se había enamorado así nunca, claro tiene solo 16 años, y entonces la hemos dirigido para meterla en situación, para que actúe como tal y en eso ella es perfecta», explica el estilista.

¿Es ahora el momento de los modelos diferentes? «Evidentemente, ahora tienen muchas oportunidades. No queremos que Irene pierda sus pecas, aunque a ella no le gustan son su fuerte. El mercado es muy volátil y cada vez se lleva un tipo de mujer, pero tengo claro que será una gran modelo», responde Pedro.

Video book Irene Lora – Sight Management by Vivian Bellido from Vivian Bellido on Vimeo.

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

@rponcedominguez

Periodista freelance. Cultura, Moda y Belleza. Al frente de @Relier_Sevilla Coordinadora de @BulevarSur para @abcdesevilla y Colaboradora de @anocheceenneofm
@mellamoochoa Ole tú #esmiamigo Para que algú día empiecen a cambiar las cosas hay que dejar de callarse en la cal… https://t.co/AWunxFQ9yu - 3 semanas ago

Más en Moda