La moda sevillana se cuela en la boda de Ana Boyer y Verdasco

  • Moda
  • HACE 2 años, 1 mes

Rafa García Forcada vistió a la modelo Charisse Verhaert, mujer de Julio José Jr., hermano y padrino de la novia

Ha sido una de las bodas más esperadas del año, Ana Boyer y Fernando Verdasco se casaron el pasado fin de semana en una romántica ceremonia en el Caribe. Nos han mantenido sin fotos hasta que ha salido la gran exclusiva en «¡Hola!», aunque muchos de los detalles (como los diseñadores de los looks de los novios) sí que se han encargado de que los sepamos -Pronovias para ella y Pedro del Hierro para él-.

Sevilla, y su potencial en lo que a moda se refiere, ha encontrado un privilegiado hueco en la boda de la hija de Isabel Preysler y el tenista profesional. El diseñador Rafa García Forcada fue el encargado de crear el vestido de la cuñada de la novia. La espectacular modelo Charisse Verhaert, mujer de Julio José Jr., eligió al sevillano para diseñar su vestido.

La propia Charisse ha compartido en su cuenta de Instagram (con más de 14.000 seguidores) imágenes de su look en la boda de sus cuñados Fernando Verdasco y Ana Boyer. En la publicación agradece a su «dulce amigo» García Forcada por haberle hecho «sentir mágica en esa preciosa creación» y también a su «hermana» Tamara Falcó «por siempre tener las mejores ideas».

Bulevar Sur se ha puesto en contacto con el diseñador que recuerda cómo Tamara se puso en contacto con él. «No nos conocíamos, llegó a mi trabajo por redes sociales y en verano me llamó para saber de mí y mis vestidos», nos cuenta. Un tiempo después le llegó el encargo: querían ver propuestas para vestir a la cuñada de la novia, la modelo Charisse Verhaert. «Tamara ha ejercido de wedding planner y fue la que se ocupó de todo, la única directriz fue en cuanto a los colores que tenían que ser tonos pasteles por el estilo de boda de playa», explica García Forcada.

El resto ha sido cosa suya. El vestido de Charisse parte de un modelo de su colección, el vestido-lazo. «Tiene un cuello halter que se puede modificar, nace de la idea de los lazos solidarios de las diferentes campañas… Esa forma de lazo parte desde el cuello y a partir de ahí, construyo. La idea de los tejidos de seda vaporosos es por ese aire de boda playera, era lo más indicado para el momento. Los picos sueltos van drapeados en el pecho y mueren en el suelo, pero el vestido en realidad tiene un largo midi», describe García Forcada. Esas capas en rosa, celeste y color crema otorgaban un movimiento muy especial al vestido cuando Charisse Verhaert caminaba.

El diseñador está feliz con el resultado y la repercusión en las redes sociales, considera que el vestido «le quedaba perfecto» y fue toda una sorpresa verlo porque ni siquiera ha llegado a conocer a la modelo en persona (por suerte, sus medidas y los tejidos adaptables de Forcada han obrado la magia). «Desde pequeño ves a esa familia en las páginas de las revistas, de pronto te llaman y es genial, Tamara estaba encantada de que fuera sevillano como su padre y la verdad es que ha sido muy natural, como si hubiera sido una amiga la que me hacía un encargo», nos confiesa.

La modelo holandesa lució espalda con un impresionante escote trasero y combinó el diseño con unas sandalias planas y clutch plateados para no perder el aire bohemio y playero. Lo mismo ocurrió con sus decisiones en cuanto a maquillaje y peluquería: reinó la naturalidad y una melena suelta con ondas surferas.

Dos novias diferentes

hola-bodas-preysler

Charisse y Ana Boyer tienen dos cosas en común con respecto a sus bodas, ambas eligieron a Pronovias y las dos también vendieron la exclusiva a la misma publicación. Parece que las tradiciones familiares se mantienen en esta casa… La diferencia en los diseños es evidente, en el caso de la mujer de Julio José Jr., entonces (en 2012) el director creativo era Manuel Mota y en la actualidad, al mando de esta firma española de moda nupcial se encuentra Hervé Moreau.

El vestido de novia de Charisse Verhaert era de estilo más bohemio y despegado del cuerpo, aunque también eligió el bordado como clave. En el caso de Ana Boyer, encontramos un cuerpo de estilo sirena con encaje de chantilly y transparencias que marca su figura, escote corazón y mangas desmontables. Una opción, sin duda, mucho más sexy y cercana a las que la firma lleva a sus desfiles internacionales.

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda