Wonder vintage, el rincón sevillano para encontrar tesoros de moda vintage

  • Moda
  • HACE 4 meses, 24 días

Tras comenzar a vender por Instagram, Mercedes Muñoz hizo su sueño realidad al abrir su tienda vintage hace cinco meses en la c/ Correduría nº 46

GALERÍA
Wonder Vintage, la tienda de moda vintage de Mercedes Muñoz en Sevilla. Foto: Rocío Ponce

En la c/ Correduría, 46 nos encontramos con Wonder Vintage, una tienda que abrió en febrero de 2018 en Sevilla y que ha venido a seguir sumando puntos de interés de moda vintage en la ciudad. Las tiendas de este tipo de moda se ubican principalmente en este barrio de Feria desde hace años, pero también ha habido nuevas aperturas recientes, por ejemplo en la Cuesta del Rosario (Crispa2 Vintage).

Entramos en Wonder Vintage para conocer mejor a Mercedes Muñoz, su dueña. Esta sevillana amante de la moda vintage tiene una historia que nos recuerda -en cierto modo- a los inicios profesionales de Sophia Amoruso la creadora de la firma Nasty Gal.

¿Cómo comenzaste a interesarte por la moda vintage?

Mis hermanos tienen 20 y 23 años mas que yo, cuando tenía 5 o 6 años, ellos y sus amigos tenían alrededor de 26 años y desde pequeña los veía con esos looks desenfadados de principios de los noventa, aunque también tenían amigas que seguían llevando looks de los ochenta, peinados, ropa, etc. y sus amigos eran mucho de camisas «crazy», como se les conoce ahora. En general, me llamaba mucho la atención todo lo característico de esa época, moda y música sobre todo. Me pasaba igual con las series, «Salvados por la campana» me parecía la más divertida por los looks de sus protagonistas. Yo ahí era pequeña y no sabía que esa ropa estaba al alcance de nuestras manos, hasta que hace alrededor de nueve años vi por redes sociales que existían tiendas vintage y mi fantasía se había hecho realidad. Empece a visitar estas tiendas y cada vez dejando más de lado las típicas tiendas que todos conocemos. Ahora mismo casi todo mi armario ya es vintage y esta lleno de colores y estampados diferentes.

¿Qué crees que te aporta? 

La moda vintage siempre sorprende. Yo no me considero «anti Inditex« al 100%, en ocasiones muy puntuales (muy mucho) piso alguna de estas tiendas y reconozco que en la actualidad la ropa es muy del corte vintage. Para comprarme una falda o un dos piezas con un estampado muy bello, pero que nada más pise la calle con él puesto voy a ver a 10 chicas más con él… se me quitan las ganas de comprarlo. Y, de hecho, no lo compro. Desde mi punto de vista, estas tiendas nos clonan y nos hacen perder totalmente el factor sorpresa que guarda siempre una tienda vintage. Si la mayoría de las tiendas fueran vintage, habría más mezcla de color por las calles, más diversidad y tendríamos la mente más abierta y nuestro autoconocimiento sobre nuestros gustos los tendríamos más claros.

Lo que no consigue la moda actual…

Además, la calidad de los tejidos y confección de la moda vintage, detalles como los botones, los broches, los estampados de lo vintage, etc no pueden compararse jamás con lo que hoy en día nos ofrecen las tiendas convencionales. Hoy, en la sociedad consumista, estamos acostumbrados a pagar menos por un producto de menos calidad, y con la ropa vintage, esto no sucede. Te llevas ropa de segunda mano, sí, pero cuenta, ¿cuánto te dura un pantalón de Pull & Bear y cuánto te duran unos Levis de segunda mano?

La moda vintage te permite reinventarte, no aburrirte, no encontrarte a nadie por la calle con la misma prenda (un 1% de las veces nos llegan dos prendas iguales), cuando eres capaz de valorar eso -para lo que se necesita personalidad y no seguir un patrón, aunque siempre tengamos nuestras inspiraciones- acabas sintiendo pasión por el verdadero vintage. Ademas, en el caso de la ropa vintage para mujeres, me parece super femenina, sexy y favorecedora, más que las de la moda actual y sin perder la clase y elegancia. El problema de la sociedad actual es que la mayoría se pone lo que en el momento está de moda o lo que las grandes empresas quieren que se pongan. Recuerdo que cuando yo me ponía las faldas plisadas o los vestidos camiseros mis amigas me decían que era ropa de vieja y ahora todas los llevan.

Moda vintage en Sevilla

¿Cómo surgió tu tienda, Wonder Vintage? 

Yo trabajaba de proveedora de bares, no estaba mal y llevaba cinco años, pero me motivaba cero. Alguna vez había escuchado hablar de un chico que iba vendiendo ropa por las tiendas de ropa vintage y el padre de una amiga lo conocía, pero era muy difícil localizarlo. Yo estaba pasando un mal momento sentimental y deseé muy fuerte que aparecieran en mi vida nuevas motivaciones laborales y justo en ese momento apareció él. Junto con mi amiga invertí en varias camisas, pantalones de marca vintage y crazy jackets (sudaderas de colores) y empezamos a vender solo por Instagram. Al principio no teníamos donde guardar la ropa, así que íbamos en mi furgoneta repartiendo. Una semana después alquilamos un trastero de dos metros cuadrados donde teníamos tres percheros. Mi amiga y yo decidimos separarnos porque íbamos con ritmos diferentes en cuanto al negocio y entonces fue cuando yo me entregué a esta nueva aventura. Invertía de nuevo todo lo que vendía para hacerme con un mogollón de ropa que me permitiera montar una tienda física cuando me acabara mi contrato. Mientras tanto, tuve que cambiar el trasterito por un local porque no me cabía la ropa. Monté una especie de tienda, pero sin horario comercial, solo lo abría para hacer fotos o atender a los clientes que previamente quedaban cnmigo. Cuando me cumplió el contrato en mi trabajo, lo dejé y empece a buscar locales por la zona de la calle Feria y alrededores. Este es el primero que vi, me gustó y me lo quedé para montar Wonder Vintage en febrero de 2018. Ahora me dedico a lo que realmente me gusta y me motiva.

¿Dónde encuentras la ropa y complementos que traes y qué criterios de selección tienes?

Esta información es un poco top secret, todas las tiendas vintage guardamos este secreto como nuestro mayor tesoro. No es fácil encontrar lugares donde comprar vintage y que sea de buena calidad en su totalidad, hay que dar muchas vueltas, a mi aún me queda mucho por buscar y encontrar, en ello estoy todos los días. Y es una de las cosas que más me motiva, que aún me queda un gran mundo por explorar.

¿Cómo crees que está el sector de la moda vintage en Sevilla y Andalucía?

Pues uno de los motivos que más me impulsó a abrir una tienda de moda vintage en Sevilla fue la poca oferta que había aquí en comparación con otras ciudades como Barcelona y Madrid. Lo cierto es que allí la gente está más concienciada con la ropa de segunda mano y vintage y que también son más atrevidos a la hora de vestir. Quizás eso se deba a eso mismo, a que allí tienen mucho más donde elegir. Eso sí, sin menospreciar a las tiendas vintage pioneras en Sevilla, quienes abrieron sus puertas cuando aquí la gente se atrevía muchísimo menos que ahora. Yo notaba que nos quedábamos obsoletos y que ahora que la gente estaba abriendo sus mentes era buen momento para ofrecer a Sevilla una tienda como la mía, con mucha variedad de categorías. Sé que aun no lo tengo todo hecho, me queda muchísimo que aprender, muchos sitios donde indagar y buscar. Mi idea es encontrar los mejores sitios donde poder encontrar las mejores joyas del vintage para darle a Sevilla una tienda diferente y completa al 100%.

¿Cuáles son los grandes problemas a los que se enfrenta este tipo de negocio?

Primero, los prejuicios de que sea ropa usada, en mi corta experiencia han sido pocos casos los que me he encontrado de gente que haya entrado en la tienda, le haya gustado lo que ve y al descubrir que es segunda mano no hayan querido comprar (la mayoría son personas mayores), pero es cierto que existe este prejuicio. Espero que se vaya normalizando, por eso subo a las redes tantas publicaciones con conjuntos hechos con ropa vintage pero con un rollo fresco, son conjuntos que llaman la atención y te enamoran de manera que ya tenga que darte igual que sea de segunda mano, ademas están en perfectas condiciones.

En segundo lugar, el tema del precio. Al haber aún muchísima gente que no ha llegado a valorar las ventajas que le ofrece la ropa vintage, se ven en posición de ponerles ellos el precio. En la tienda hay muchas prendas que están nuevas con su etiqueta, con el precio en pesetas incluso, pero sin estar usadas. Hace no mucho una chica me preguntó por unos Levis nuevos con etiqueta que valían 35 euros y le parecieron caros, porque claro, esto es una tienda vintage de segunda mano, y me ofreció 15 euros. Yo le pregunté, con toda educación y para concienciarla, que si cuando va a cualquier tienda que no sea de segunda mano pregunta a la cajera si lo deja por la mitad de precio lo que quiera comprar… Las personas no valoran el trabajo de ir a buscar prendas de años donde la moda era maravillosa para ofrecerles algo diferente a lo que ven por todos lados, es algo nos indigna a todos los que trabajamos en este mundo. Porque además, aunque sea segunda mano, de los impuestos, alquileres y demás no nos libra nadie. Siempre les explico a los clientes sobre la calidad de los materiales y la confección, sobre todo suelo enseñar pantalones de hombre de los años cuarenta por dentro, porque es alucinante de verdad como están hechos.

Y además las tallas…

El tema de las tallas en la moda vintage es algo bastante complicado también, ya que en algunas prendas no están talladas y en otras el tallaje no coincide con el de hoy en día. Cuando una clienta viene buscando pantalones, por ejemplo, hay que tener maña para más o menos a ojo pillarle la talla y probar varios hasta dar con los tuyos. Ahora, cuando encuentra los que le quedan bien se va enamorada, porque de verdad los cortes que tienen son auténticos. Las marcas actuales los copian, pero nada como lo auténtico y verdadero y hecho con amor y pasión por la moda, no por consumismo puro y duro. Además, en una tienda de moda vintage -como he contado antes- existe exclusividad con las prendas. Estamos acostumbrados a fijarnos demasiado en lo que llevan otras personas, suele pasar que subo una foto de un cliente con una prenda es cuando me preguntan muchísimas personas por esa prenda. Y, claro, ya imposible encontrarle otra igual. En las tiendas convencionales no pasa eso, si algo se te antoja porque se lo has visto a alguien, puedes tenerla. Yo veo genial que nos inspiremos en otras personas, yo también lo hago y todos lo hacemos, pero siempre dejando un hueco para tu propia esencia. Tanto en la calidad, como en la exclusividad y todos estos retos, tenemos un trabajo de concienciación importantes por delante las tiendas vintage.

¿Cómo es el público que llega a tu tienda?

Esto es lo mejor, llega todo tipo de público. Desde gente más joven que busca sobre todo camisas y sudaderas coloridas («crazy shirts» / «crazy jackets»), hasta personas mayores nostálgicas del vintage, también pasan jóvenes nostálgicos y amantes de todo lo antiguo y estos son los que más me gustan porque siempre me aportan y me enseñan miles de detalles que yo, por mi corta experiencia, desconozco y me hacen interesarme mucho más por descubrir qué historia hay detrás de cada prenda. En cuanto al estilo de los clientes, también es muy variado, gente más clásica, más atrevida, hippy, rockeros… Hay de todo, eso es lo que me encanta, de hecho, cuando monté la tienda mi idea fue esa, montar una tienda vintage que no se encasillara en un estilo, una tienda donde entrara quien entrara, encontrara cosas con las que flipara.

¿Hay prejuicios en Sevilla sobre la moda vintage? ¿Estamos a años luz de ciudades como Madrid y Barcelona?

Sí, aún hay mucho prejuicio, somos una ciudad a la que aún nos queda por aprender a tener personalidad en cuanto a la ropa que usamos y olvidarnos de los prejuicios que otras personas pueden tener por vernos con ropa que no es lo que estipulan los grandes comercios. Pero sí es verdad que hay muchísima gente que se atreve y que no le le importa nada lo que digan los demás. Cada vez hay más, no soy una experta, pero supongo que algo más cerca estamos que hace unos años, pero aún nos queda bastante.

¿Qué diferencia hay entre moda de segunda mano y moda vintage? 

Es simplemente la época de la que provienen, segunda mano puede ser una prenda que compraste la semana pasada y ahora decides venderla. La moda vintage es algo más antiguo, incluso los pantalones de los que hablaba antes que vienen con etiqueta, que no son de segunda mano, es moda vintage, porque vienen de los años ochenta, por ejemplo.

¿Cuáles son las grandes joyas que te has encontrado estos años dedicada a la moda vintage?

No soy la mejor para contestar a este tipo de preguntas porque tengo mala memoria para los nombres y además aúnn me queda muchísimo por encontrar. Hasta ahora lo mejor que he encontrado son chaquetas de aviador del ejército estadounidense con su autentificación, una camisa estampada increíble Harley Davidson y una bomber de una banda motera alemana. Por esa bomber vino corriendo, tras verla en Instagram, un chico que pertenece a esa banda y me contó que si alguien de su banda viera a otra persona con la bomber puesta se podría armar un buen problema… También sudaderas de ciclistas alemanes antiguos, prendas de diseñadores antiguos conocidos que hicieron una edición limitada de «crazy jackets», prendas de fútbol americano y de la NBA. Muchas de ellas traen consigo su propia historia y yo las voy conociendo gracias a estos clientes nostálgicos. Esta pregunta me gustaría que me la volvieran a hacer dentro de un año o dos porque, como dije antes, esto no ha echo mas que empezar y aún me queda mucho por aprender y por encontrar.

¿Es tan difícil encontrarlas como parece?

No es tarea fácil, no. No voy a dar las claves que yo he seguido para encontrar lo que hasta hoy en día he encontrado, pero fácil no es para nada. Mi objetivo es encontrar sitios donde todo lo que me traiga sea top para no tener ninguna merma, como me pasaba más al principio que al comprar por kilos te llegan prendas rotas, sucias, o simplemente que son vintage. Ahora he decidido comprar eligiendo. Como todo, tiene sus pros y sus contras. Los contras son que tiene mayor coste unitario, es más difícil encontrar sitios donde te dejen elegir y ademas requiere de tu desplazamiento, lo que encarece aun más el coste, pero la ventaja que tiene se lleva a todos los contras de calle, y es que todo lo que traes está en perfecto estado y es lo que realmente quieres ofrecer.

¿Cuál es la importancia de las redes sociales para tu tienda?

Es súper importante. De momento no tengo página web, pienso hacerla cuando pase el verano, mi portal más importante actualmente es Instagram. Gracias a él empecé con este proyecto, sin tener tienda física ya vendía bastante y me hice con muchísimos seguidores. Hay que ser muy constante con las publicaciones y hay que cuidar mucho el contenido y la estética (cosa que también tengo como tarea pendiente), pero yo creo que sin Instagram no podría haber hecho realidad esta fantasía. No sabría de qué otra manera llegar a tantos puntos del país en un mismo momento y en tan poco tiempo relativamente. Yo, gracias al universo, tuve buena aceptación de parte de mis seguidores, me hablan desde todas partes de España y les mola el rollo de la tienda, el estilo que doy a los outfits que me voy inventando día a día, me mandan mensajes elogiándome y eso es súper gratificante y motivador para seguir adelante, mejorando siempre.

¿Qué es lo que más busca la gente que se acerca a tu tienda?

No estoy especializada en tema marcas, personalmente he pasado siempre de ellas, si me ha gustado algo en concreto lo he comprado, pero no por llevar la marca. Hoy en día están muy de moda las marcas deportivas de los noventa, Ellese, Le coq Sportif, Umbro, etc, Tambien Dior, Gucci, y marcas de alta calidad. Si si encuentro alguna prenda que me guste, la pillo, pero no quiero especializarme en este tema, aunque la gente vaya buscando eso. Actualmente buscan mucha moda de los noventa porque se llevan los vestidos camiseros, las «crazy shirts», chandals completos, y los Levis en short y en largos que nunca fallan… Pero, sobre todo, lo que van buscando son colores llamativos y alegres y cortes diferentes.

Aunque ahora estén mas de moda los noventa, yo soy apasionada de los ochenta y apuesto siempre por esta moda. En los looks que subo nunca faltan las chaquetas piccolo, los pantalones «super high waist» corniche, blazer de mangas cortas con faldas entubadas… Me parece una moda que es fantasía, super hortera eso sí, pero para mí el termino hortera es una delicia, nada negativo. Y en realidad a la gente le gusta, solo tienen que vérselo puesto a alguien a quien le quede bien y con rollo para ellos para abrirles la mente y visualizarse con ese look en sus cuerpos.

A alguien al que le cueste encontrar esos «tesoros»  de tu tienda ¿qué trucos para compradores vintage les puedes dar?

Bueno, hay tiendas y tiendas, las hay mas minimalistas, y las hay como la mía, que a mí son las que me gustan. Para mí, una tienda vintage tiene que estar recargada y cuando la persona entra, tiene que venir concienciada de que viene a buscar tesoros. Si entras en mi tienda mirando por encima, posiblemente no compres, porque hay mucho de todo, y quien entra en mi tienda y no se lleva nada (sobre todo siendo mujer, porque por el momento tengo más variedad de moda femenina) es porque no ha mirado bien. Esa no es la mentalidad con la que tienes que entrar en tiendas así.. En mi tienda hay prendas para alucinar de todas las tallas, las chicas de tallas grandes pueden encontrar prendas únicas con las que serán la envidia de las tallas 34, solo hay que buscar. Los trucos serían:

  • Abrir la mente
  • Ir con alguna idea de lo que quieres pero no demasiado establecida, porque es mejor dejarse sorprender por lo que te vas encontrando
  • Venir con tiempo y ver todo detenidamente
  • Saber combinar prendas o si no, preguntar por ayuda porque me encanta crear outfits según tu estilo
  • Si buscas un pantalón no preguntes talla, mira lo que hay y pruébatelo todo. Nada de pereza, porque cuando veas como te quedan, te los querrás llevar puestos.
Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

@rponcedominguez

Periodista freelance. Cultura, Moda y Belleza. Al frente de @Relier_Sevilla Coordinadora de @BulevarSur para @abcdesevilla y Colaboradora de @anocheceenneofm
@mellamoochoa Ole tú #esmiamigo Para que algú día empiecen a cambiar las cosas hay que dejar de callarse en la cal… https://t.co/AWunxFQ9yu - 3 semanas ago

Más en Moda