Descubre a Nicolás Montenegro: de Dolce & Gabbana a lanzar su propia firma desde su pueblo sevillano

  • Moda
  • HACE 1 mes, 18 días

El joven de Lantejuela estrena su propia firma Nicolás Montenegro con un desfile de su primera colección de novias en Itálica dentro de la pasarela Code 41

Tiene 31 años y lleva Lantejuela, su pueblo sevillano, por bandera. El diseñador Nicolás Montenegro afronta la pandemia con un nuevo proyecto personal, el más ilusionante de su vida, su propia marca de moda. El primer paso oficial ha sido su debut en la pasarela Code 41, este domingo 21 de febrero en Code 41.

Especial, romántico y actual, un show que no podía desapercibido no solo por el lugar, Itálica, también por sus vestidos de novia. Pero, ¿quién es Nicolás Montenegro?

Bulevar Sur ha entrevistado al joven diseñador sevillano que antes de volar a Milán para estudiar moda en el Instituto Marangoni, se entregó a la Historia del Arte. Ahora, además de dar clase como profesor en Sevilla de Moda y el Máster de Emprendimiento y Comunicación de Moda de la Universidad de Sevilla, aspira a vestir a las novias actuales. Pero en su pasado reciente se mezclan grandes firmas de moda, los nombres de las celebrities más internacionales y su pueblo, Lantejuelo (Sevilla).

Esa pasión por su tierra y sus raíces nos recuerda a las de otros diseñadores de su misma o similar generación (también en éxito y reconocimiento). Hablaríamos de Palomo Spain de Posadas en Córdoba y Jaime Álvarez -con su firma Mans- de La Luisiana en Sevilla.

Nicolás, ¿por qué dedicar la vida a la moda?

Porque es mi pasión, estudié Historia del Arte pero no me llenaba del todo. Por eso, decidí hacer borrón y cuenta nueva, mudarme a Milán y empezar de cero en la moda.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos o experiencias vitales vinculadas o relacionadas con la moda?

Con las mujeres de mi familia. Con ellas me di cuenta de que quería estudiar moda. Tengo un recuerdo muy claro que es de cuando mi hermana mayor elegía su vestido largo de Nochevieja y junto a mis padres nos recorríamos tiendas y diseñadores buscando el traje ideal. No me pesaba nada ir con ella y eso fue como el click que hizo que me gustase mucho la moda.

¿Cómo tomaste la decisión de ir al Instituto Marangoni en Milán?

En 5º de carrera hice interrail con una compañera de clase por Italia, cuando llegué a Milán sentí un cúmulo de sensaciones y sentimientos. La ciudad me llamaba a quedarme. Íbamos haciendo turismo, un señor me paró y me preguntó si era diseñador. Entonces yo solo lo hacía para mis hermanas y para alguna amiga… Ella respondió que sí,  sin dudarlo, aunque no era verdad. Al volver de aquel viaje les dije a mis padres que quería estudiar Moda y me dijeron que fuera donde me hiciera feliz para conseguirlo.

Max Mara, Yolancris y Dolce & Gabbana forman parte de tu impresionante currículum. ¿Qué has aprendido de estas experiencias?

Siempre he aprendido algo de cada uno de mis proyectos y trabajos. Con Max Mara aprendí a tocar el evening (la moda de noche). Durante la Univerdad hicimos el proyecto junto a su diseñadora creativa, eran vestidos de noche, la elegancia delicada y simple. Dolce & Gabbana me abrió el corazón, todo lo que soy y he aprendido es gracias a él, es mi escuela. Gracias a ellos he crecido, me cogieron de ‘muy pequeño’ hasta que me fui por temas personales a España. Después estuve un período corto en Yolancris antes de decidir montar mi propio negocio.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bulevar Sur (@bulevarsur)

¿Qué supuso tener a Domenico Dolce como mentor? ¿Qué tipo de maestro es?

Le tengo un especial cariño porque desde el principio confió en mi. Él mismo me hizo la entrevista de trabajo y su comentario fue que por qué no había ido antes. Me enseñó a poner un buen dobladillo y mil cosas más, porque la realidad se aprende con la práctica, no con la teoría. Además, tener un sastre como mentor es gloria bendita.

¿Cómo es trabajar con celebrities internacionales?

Es como trabajar con cualquiera y algunas son incluso más humildes. Son mujeres súper educadas que no te imponen, escuchan al diseñador, se fían y se dejan mimar. Destacaría como friki fan que soy el haber trabajado con Beyoncé, también Bianca Balti como belleza italiana, Monica Bellucci, una gran diva…

¿Qué crees que aporta tu origen y las tradiciones de la moda andaluza a tu firma Nicolás Montenegro?

Para mí mi pueblo es el equilibrio que necesito, la tierra que me vio nacer y crecer y donde tengo total confianza con mis costureras. El objetivo se ha conseguido, me siento en casa y es lo necesario para crear y no volar sin creértelo de más.

¿Qué crees que le falta a la moda española para realmente ser y creerse una de las de referencia en el mundo (como París, Milán, Londres o NY)?

Creo que le hace falta un prêt-à-porter verdaderamente ready to wear (de llevar día a día), el problema creo que es que son muy teatrales. Cuando estudiaba en el extranjero es lo que me comentaban cuando salía el tema. Lo ven como un inconveniente, somos como un cuadro de Goya o Velázquez.

¿Qué te hizo dar el paso, en pleno confinamiento, de crear una firma de novias? Precisamente en un momento en el que ni se podían celebrar bodas…

Mantener la mente ocupada, no aburrirme, el sentirme útil en un momento en el que los diseñadores lo estaban pasando mal. El mundo se había paralizado y todo se veía negro. Jamás había hecho moda para novias y aposté por ello.

Después de estar en equipos de casas de moda consolidadas, ¿da vértigo lanzarse en solitario en un sector tan competitivo?

Efectivamente da vértigo e incertidumbre por el futuro. Es un mal momento, hay mucha competencia, poco mercado y tienes que destacar mucho para no hundirte.

¿Qué has aprendido de la alta costura que aplicas a tu firma Nicolás Montenegro y forma de trabajo en taller, con clientas, etc?

He aprendido a apreciar y valorar los pequeños detalles como la buena costura, una buena definición, un buen dobladillo… Es algo que llevo y mantengo en mi costura.

¿Qué tiene la novia Nicolás Montenegro que no encontrará en otra parte?

Tiene diferencia, se nota y se marca. No es la típica novia clásica princesita, va más allá de los canones del típico traje de novia. Busca tendencia, sensibilidad, busca tener algo chic sin ser extremisma. Algo que las marcas comerciales no le proporcionan.

Nicolás Montenegro. Foto: JM Serrano
Nicolás Montenegro. Foto: JM Serrano

Este ha sido tu primer desfile en solitario. ¿Cuáles han sido las sensaciones? 

Ha sido todo un privilegio desfilar en Itálica, el antiguo anfiteatro romano del s. I DC. Es un sueño que un diseñador novel llegue a desfilar en un lugar así y más siendo historiador del arte. He tenido  una sensación de ying yang. Cuando hice las pruebas y vi el yacimiento me recordó al Nico de 18 años que empezó a estudiar la carrera como apasionado del arte. Lo que empecé entonces y lo que soy hoy se han unido.

¿Qué proyectos tienes de cara al 2021-2022?

Muchos y bastante ambiciosos. Son personales y rodeado de amigos que me ayudan y, sobre todo una persona que está siempre conmigo, Minerva Portillo que es mi mano derecha. Ellos hacen que los proyectos sigan adelante cuando me derrumbo por el reciente fallecimiento de mi papá. Y es para hacer realidad la promesa que le hice, algo que aún no puedo desvelar.

Tu taller está en tu pueblo Lantejuelo, ¿por qué has decidido apostar por Sevilla para vivir y desarrollar tu negocio? ¿Piensas siempre en quedarte o quizá en algún momento mudarte a Madrid? 

Mi taller está y estará siempre en mi pueblo. Tengo a mis chicas Fani, Carol y Leti, juntos lo desarrollamos todo con la ayuda de Minerva que cuando la colección está medio montada comienza a trabajar el plan. Y aunque puede que me mude a Sevilla en un futuro, como trabajo como profesor voy y vengo demasiado. La verdad es que siempre he pensado en Madrid, pero ahora mismo no me ofrece lo que yo necesito y Sevilla y mi pueblo sí me dan la tranquilidad y paz de estar con mi gente y mis raíces. Y si hace falta, me presento en Madrid en un momento con el AVE.

¿Crees que haber estudiado Historia del Arte te hace mejor diseñador de moda?

Cuando Domenico Dolce lo supo, cerró mi portfolio sin mirarlo y me dijo que entrase a trabajar. Me inspiro siempre en el arte, la historia, los viajes y la cultura. Estudiarlo fue una de las mejores decisiones que tomé, tengo que agradecer a mi madre que no me dejase irme con 18 a Madrid a estudiar Moda y sí hacerlo con 22 a Milán después de haber terminado.

Foto principal: Nicolás Montenegro en Code 41 por JM Serrano

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda