Biología y joyería se fusionan para crear Petrïta

  • Moda
  • HACE 1 año, 26 días

Del taller (o laboratorio) de Inmaculada Perea nacen las petrïtas, pendientes y tocados o tiaras para novias, que se distinguen por tener un estilo y proceso de creación únicos

Hablar con Inmaculada Perea de sus petrïtas es hablar de pasión. Si aún no has oído hablar de ellas, no dejes pasar la oportunidad de conocer los detalles de estos pendientes creados por una joven de Carmona (Sevilla). ¿Por qué llaman nuestra atención? La respuesta es sencilla, nacen en un taller ubicado en una casa antigua del siglo XVIII decorada con mobiliario que perteneció a Petra, abuela de Inmaculada y su máxima inspiración -además de responsable del nombre de la firma-.

Su formación como bióloga ha sido clave para dar con la idea y el estilo de sus joyas que es realmente característico. Más que un taller de joyería, el de Petrïta parece un laboratorio en el que se cristaliza, se investiga y experimenta con colores, con diferentes materiales y formas… La artesanía y la exclusividad son las claves para que esta pequeña marca haya conseguido en dos años hacerse un hueco en la industria.

Bulevar Sur entrevista a su creadora para conocer cada uno de los detalles de esta historia en la que ciencia y moda se dan la mano para conseguir un resultado único. Solo hay que ver una de estas petrïtas para enamorarse y saber, a primera vista, que no es un pendiente más. Tras ellos se esconde un proceso en el que Inmaculada Perea ha puesto mucho conocimiento, tiempo e ilusión.

¿A qué te dedicabas antes de adentrarte en el mundo de las joyas? 

Tras acabar mi Licenciatura en Biología, realicé un Máster de Nutrición, que compaginaba con mi hobby, realizar pendientes. Fue en 2016, una noche hablando con una amiga, cuando me sugirió que realizara una pequeña colección cápsula mientras definía mi carrera laboral como bióloga. Realicé mis primeras petrïtas ese abril y fueron todo un éxito. Comencé a trabajar como bióloga en la mutinacional Dupont, pero me di cuenta al poco tiempo de que cada minuto que pasaba fuera del taller sentía que, de alguna manera, estaba traicionando a Petrïta. Sin miedo, sin remordimiento y sin pensarlo dos veces, dejé mi trabajo, y decidí fundar mi firma.

¿De qué te sirvió tu formación previa para el giro profesional que has dado? 

En la facultad no solo aprendí el porqué de muchas formas de vida, también desarrollé la capacidad de síntesis y valorar lo que realmente es importante, y creo que es algo primordial en toda empresa que está en crecimiento. Yo siento que trabajo como bióloga, todos mis diseños están inspirados en las angiospermas. Las estructuras de las tiaras de novia están basadas en su gran mayoría en la disposición natural de las plantas. Las mezclas imposibles de tonalidad son puro estudio de artrópodos, peces, anfibios, etc… Y, por supuesto, ha sido crucial mi paso durante tantos años por el laboratorio. La precisión, perfección y estricto orden han sido claves para poder desarrollar mi propio protocolo de laboratorio para la obtención de los característicos cristales, sello de la firma.

GALERÍA
Proceso creativo de Petrïta. Foto: Rafael Torres

¿De dónde viene el nombre de Petrïta? 

Petra nace en 1920, mi abuela materna. Ella ha sido una mujer adelantada a su época, en plena guerra civil española, vivió el auge de su negocio. Una amante de las antigüedades y del buen hacer. Mujer emprendedora e incansable luchadora, siempre me inculcó el amor por el arte y el estilo. Para mi es una fuente de sabiduría, ejemplo de elegancia, carisma y clase. Con su nombre por bandera, fundé Petrïta.

¿Cuándo nace Petrïta y cómo?

Desde pequeña, he sentido una gran afición a los complementos. El color ha sido siempre un factor muy importante en mi vida, supongo que heredado de mi tío Manuel, que es pintor. Me gusta la idea, de sentir que Petrïta forma parte de mi vida desde que nací. Es una expresión de mi forma de ver el mundo, mezcla la innovación creativa y científica derivada de mi inquietud por la naturaleza, con el regusto de lo clásico y bello. Lo que empezó como una dedicación parcial, ha terminado por convertirse en un proyecto vital al que dedico todo mi tiempo. Estoy absolutamente enamorada de mi trabajo, y cada día es una oportunidad para crear algo nuevo, y eso es lo que mantiene mi inquietud por esta pasión.

Cómo es el proceso de creación de unos de tus pendientes? 

Cada cliente que encarga una pieza nuestra, sabe desde el primer momento que está adquiriendo un producto que está hecho exclusivamente para ellos. Partimos de cero, nuestra filosofía es esa. Creamos los cristales por ejemplo, con un tiempo de maduración de un mes. Hacemos varias cristalizaciones y escogemos el más adecuado en tamaño y forma para nuestro cliente. Los cristales están ‘vivos’, no es un material inerte, eso los llena de belleza y magia, de ahí su característico brillo y color, es por ello que necesitan ser cuidados y no someterlos a altas temperaturas. Cada petrïta, tiene una fabricación completamente artesanal y dura aproximadamente un mes. Usamos muchos materiales, entre ellos cristales facetados, perlas cultivadas, latón y porcelana francesa, entre otros.

Cada par de pendientes es único…

Es único en el mundo. Las cristalizaciones dependen de muchos factores ambientales, lo que las hace únicas. Así como las piezas y engarces, están hechos todos a mano, por lo que es imposible hacer dos exactamente iguales. También pasa con las tintadas de color, son realizadas en exclusiva para cada petrïta.

¿Cómo ha evolucionado tu estilo desde que comenzaste? 

Ha evolucionado y sigue en continuo cambio. Con el crecimiento, las necesidades van variando. Comencé usando piedras semipreciosas que adquiría de muchísimos países, pero eso me limitaba mucho en colores y formas. Es por ello, que decidí intentar que toda la fabricación partiese en su totalidad en nuestro taller, así garantizo que todo tiene una calidad y exclusividad, con el sello de nuestra firma.

¿Qué has aprendido y qué te queda por seguir investigando en el sector?

Petrïta me ha hecho estar llena de paciencia, perseverancia y de un amor propio con ganas de superación imparables. He aprendido algo nuevo de cada una de las piezas que he ido realizando. Soy una loca de los materiales, adoro empezar a entenderlos y que me cuenten un poco de la filosofía que cada uno puede aportarme. Creo que es fundamental conocerlos y no perder la cabeza si no sale bien a la primera. Tengo mucho que aprender, muchísimo… Ahora estoy investigando mucho en nuevos mercados, aunque he de confesar que tengo ayuda, si no sería imposible.

¿Hay mucha competencia en este sector? ¿Cómo lucha Petrïta por ser diferente?

Existen muchísimas firmas de complementos, pero la clave está sin duda en el material. Todos los productos que uso están en estado líquido o moldeable. Con esto consigo que se trabajen de una forma concreta y muy específica. Así garantizo que es imposible que el producto sea copiado. El principal objetivo es hacer sentir única, exclusiva y diferente a cada una de las personas que confían en Petrïta. La única manera de ser diferente es siéndolo.

También has hecho varias colaboraciones con diseñadores. ¿Cómo se crea esa fusión de estilos?

Cada colaboración que hago es un pulso a mí misma. Es complicadísimo poder generar un producto que hable de dos estilos. Debes de conectar con el alma de la colección y conseguir que sea una armonía perfecta, y lo más importante, que el diseñador sienta que Petrïta haya sido su caballo ganador. Trabajar con Fernando Claro, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras en mi carrera, la perfección y el esfuerzo son palabras que definen sus creaciones. Con Luisa Pérez y Johanna Calderón estoy trabajando de lleno, porque es complicada la fusión de sus conceptos, eso llena el proyecto de atracción, y estamos disfrutando muchísimo cada paso.

Los pendientes son tu producto estrella, pero te has lanzado también con tiaras o tocados para novias recientemente…

Me encanta trabajar con las novias, es muy gratificante vivir con ellas cada preparativo y sentir que en el día B que de alguna manera estoy con ellas. Las tiaras o los tocados son un proceso aún más largo y, por supuesto, muchísimo más versátil, ya que puedo personalizarlas aún más. La ilusión con la que imaginan sus complementos, cómo expresan sus sueños… es de lo más gratificante poder crear con ese entusiasmo. Estoy muy ilusionada trabajando en una colección con materiales nuevos.

El crecimiento ha sido a través de las redes sociales, ¿cómo vive Petrïta su condición de una firma eminentemente digital?

He encontrado mi nicho comercial en las redes sociales, sobre todo en Instagram. Es muy complicado confiar en un producto que no tocas con las manos, por lo que continuamente estamos intentando transmitir a través de stories, fotos y videos la realidad de nuestras piezas. Aunque todo sea muy digital, los seguidores, aportan lo más importante: su testimonio. Eso genera confianza, un factor crucial en cualquier empresa seria. Justo ahora hace un año que comencé a vivir un crecimiento exponencial en esta red social y estoy intentando gestionarla y adaptarme a las necesidades de mis seguidores.

¿Cómo se organiza uno para ser artesano, community manager, asesor, gestor, etc…?

Es una auténtica locura, como en todos los comienzos, debes aprender a hacer todo para optimizar gastos. Pero nadie puede montar una orquesta siendo solista, por lo que es ahora cuando estoy intentando delegar en profesionales de cada sector. Poco a poco, el «team petrïta» se está consolidando y perfeccionando.

¿Tiene Petrïta algún punto de venta físico?

Hemos llegado a tener cinco puntos de venta en tiendas multimarca de España, pero debido a la lenta producción ahora mismo es casi imposible poder cumplir los plazos con nuestros propios clientes . Es por ello que, mientras intentamos ampliar plantilla, solo producimos para nuestros clientes directos.

¿Cuáles son los siguientes pasos para tu marca? 

Estamos creando colecciones estáticas para su distribución a distintos puntos de venta. Y sobre todo, la expansión de la firma a otros países. Tenemos ya petrïtas en muchos países y eso nos anima muchísimo a apostar por nuestro producto y poder comercializarlo. Los baños en oro de cada una de las piezas es otra de las propuestas que comenzaran a partir de 2019, aunque muchas ya lo están, queremos que todas las petrïtas tengan esta característica.

¿Dónde te gustaría ver tu firma en un futuro? Si te dejasen soñar…

La inmortalidad de la firma, esa es mi meta. Ya he conseguido que identifiquen mis pendientes y les llamen petrïtas en vez de pendientes eso para mí es un sueño hecho realidad. Me encantaría poder algún día comprar una revista muy cotizada en moda y ver mis petrïtas en portada, mientras me tomo un té, por soñar…

¿Quiénes están trabajando tras Petrïta?

El equipo de Petrita va variando mucho según la fecha. En el taller tengo gran parte de la producción derivada a orfebrería y a mis dos hermanas, Gracia y Ana, les estoy enseñando y son las que actualmente realizan en laboratorio la mayor parte de las cristalizaciones. Yo fundamentalmente estoy volcada en la coordinación de todo y en las novias. También tenemos una responsable de ventas y administración, María Zapata; un responsable de la web que tenemos en construcción, Adrián Santos y un fotógrafo de producto, Rafael Torres. Estimamos un aumento de personal para el próximo año porque en nuestro planes está la expansión de la marca a distintos países con los que ya hemos firmado acuerdos.


Ver esta publicación en Instagram

Conseguir que cada pieza tenga un sello que la haga única y exclusiva, es cada vez más complicado. ✨ . Las redes sociales -arma de doble filo- nos ofrecen millones de posibilidades, un abanico tan extenso que es prácticamente imposible conseguir el “nicho marca”. A eso le sumamos el algoritmo de instagram, que nos roba visibilidad y alcance. ¿Quien no es experto en estadísticas de instagram? . Pero aquí seguimos, apostando fuerte cada minuto. Porque merece la pena empezar el día con un montón de mensajes bonitos. Porque sigue siendo un sueño crear con magia, porque Petrïta es única, como cada una de las personas que nos leéis cada día. Única como cada una de las piezas que salen de mis manos. . Una de una en el mundo. No hay dos Petrïtas iguales. . Y una a una, cada persona que tiene algo mío, sabe que se lleva un trocito de mi corazón. Porque cada pieza lleva mi cariño, dedicación y esfuerzo. . ¡¡Gracias por hacer que día a día, mi “nicho instagramero” sea más grande y cuqui!! ¡Sois lo más! Se os quiere☺️ . Tiara de novia, realizada para Mrs Belén, pronto os enseñaré fotos de lo espectacular que estaba en su día B ❤️✨ . . . #tiaranovia #petritabridal #bridalheadpieces #oneofone #exclusiva #personalised #wedding #mariage #handmadecrystals #cristals

Una publicación compartida de PETRÏTA (@mrspetrita) el

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda