La victoria judicial de Kiko Rivera sienta un precedente
La modelo y el DJ, a su salida del hospital donde nació Francisco el 6 de noviembre de 2011 - GTRES
jessica y rivera, condenados a entenderse

La victoria judicial de Kiko Rivera sienta un precedente

El pequeño Francisco, que hoy cumple un año, ya está con la familia de Isabel Pantoja

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Entre lágrimas, la modelo sevillana Jessica Bueno escuchó la sentencia de la magistrada del juzgado número 17 de Sevilla, en la que se otorga la custodia compartida de Francisco Rivera Bueno, que hoy cumple un año. Después de tres horas en la sala, en la que se vivieron momentos muy desagradables, y sin que las partes fueran capaces de llegar a un acuerdo, la juez lo tuvo tan claro: los padres tendrán la custodia compartida provisional y eso supone que están condenados a entenderse.

En una resolución que algunos ha considerado muy valiente y que va a sentar un precedente en las demandas por la custodia compartida a menores de cuatro años, la juez fue muy escrupulosa en lo referente a la protección del niño del acoso mediático. Además, insta a sus padres a que sean mucho más reservados en sus manifestaciones públicas sobre el menor. Tras casi dos meses sin poder ver a su hijo, al finalizar la vista Kiko Rivera, feliz por la manera en la que su abogada Cynthia Ruiz ha llevado todo este proceso, pudo abrazar al niño. El pequeño Francisco ya está con su familia paterna y junto a ellos celebrará hoy su primer aniversario. Mientras, Jessica se ha encerrado en su casa de Sevilla junto a sus padres y su hermano.

Está visto que, en los últimos tiempos, todos los movimientos de la modelo se han vuelto en su contra. De entrada, porque no contó con el consentimiento de Kiko Rivera para llevarse al niño a vivir a Eibar tras enamorarse del futbolista Jota Peleteiro, que juega en el equipo de esa localidad. Con esta acción Jessica tiró a la basura el acuerdo que habían firmado ante sus abogados el pasado verano y que no se llegó a ratificar. Si lo hubiera respetado, seguramente hoy tendría la custodia del pequeño y Kiko, un régimen de visitas y el pago de los 1.200 euros que ha estado pasando todo este tiempo. Aunque ahora no tendría que abonar nada al obtener la custodia compartida, parece ser que está dispuesto a seguir aportando el dinero con tal de que a su niño no le falte de nada. En cualquier caso, es una decisión personal que puede zanjar en cuanto quiera.

Sin querer entrar en detalles, ayer Rivera envió un comunicado en el que confirmaba la información que ya adelantó Abc.es y en el que, además, añadía: «Es mi obligación y mi deseo más sincero preservar la intimidad de mi hijo de toda perturbación o intromisión que pueda sufrir derivada de esta situación o de cualquier otra».