Montserrat Caballé declarará por fraude en su casa por sus problemas de salud
La soprano ha alegado problemas de movilidad - oscar del pozo

Montserrat Caballé declarará por fraude en su casa por sus problemas de salud

La soprano catalana ya ha devuelto a Hacienda 300.000 de los 508.462 euros defraudados

janot guil
Actualizado:

La soprano catalana Montserrat Caballé (81 años), imputada por defraudar a Hacienda 508.462 euros en su declaración de IRPF del año 2010 simulando tener residencia andorrana, se ahorrará la llamada «pena de telediario». La foto y vídeo de ella asistiendo a un juzgado para declarar. Y probablemente ni tan siquiera llegará a verse en una sala de juicios.

El juez que investiga a la diva por fraude fiscal a raíz de una querella de la Fiscalía acordó ayer desplazarse a su domicilio para tomarle declaración como imputada mañana. El magistrado atendió así la solicitud del abogado de la cantante, que alegó los problemas de salud de Caballé —que cuenta 81 años y que en octubre de 2012 tuvo un ictus y sufre limitaciones de movilidad—, para pedir que la eximieran de acudir al juzgado. El juez tomó su decisión después de que un médico forense visitara ayer a Caballé y comprobara su estado.

Caballé consigue así más discreción mediática mientras intenta solventar el caso para no ir a juicio. Por lo pronto, ya ha devuelto a la Agencia Tributaria 300.000 de los más de 500.000 euros defraudados.

Para no tener que verse en el banquillo de los acusados, la soprano podría acogerse al nuevo Código Penal, vigente desde enero del año pasado, y zanjar el asunto con una multa no muy elevada y una pena de cárcel simbólica. Para ello, debería asumir su culpabilidad, pagar lo defraudado más intereses y llegar a un acuerdo con Fiscalía. De ser así, la diva vería rebajada su multa —que sería de un mínimo de 125.000 euros a un máximo de 508.462, la misma cantidad defraudada—, y sería condenada a una pena de cárcel de 3 meses, no efectiva por carecer de antecedentes. En el mejor de los casos, el perjuicio total en dinero para la diva rondaría los 800.000 euros. Mucho menos de lo que ingresó y no declaró en 2010 en España: más de dos millones.