A la izquierda: Aitana, Alfred y Ana Guerra. A la derecha, Amaia y Alfred
A la izquierda: Aitana, Alfred y Ana Guerra. A la derecha, Amaia y Alfred - Ricardo Muñoz / Reuters

«OT 2017», el desamor marca el concierto del adiós

Amaia, Alfred, Aitana y Cepeda se reencontrarán con sus compañeros el 27 y 28 de diciembre en el Palau Sant Jordi Barcelona de Barcelona. Bajo el escrutinio de sus fans, cantarán juntos por última vez

MADRIDActualizado:

La organización de «Operación Triunfo» no tardó ni 24 horas tras la victoria de Famous en anunciar que no habrá otra edición en 2019. «OT debe descansar», aseguraban, dejando la puerta abierta a posibles programas a partir de 2020. Decía días atrás Tinet Rubira, director de Gestmusic, que la industria de la música en España no puede afrontar las potenciales carreras de 16 concursantes cada año, pero este factor no es el más relevante para que el formato necesite un respiro. El gran público aún no ha digerido la vuelta de «OT» en 2017, después de 16 años. Prueba de ello es que, mientras los concursantes de «OT 2018» afrontan la final del programa, Eurovisión y la gira, la promoción de 2017 sigue dando conciertos, como los de los próximos 27 y 28 de diciembre en el Palau Sant Jordi, y algunos de ellos todavía ultiman los detalles de su primer disco. Así las cosas, parece que ninguna edición de «OT» tendrá la repercusión de los concursos de Rosa y Amaia de España.

Las expectativas por el concierto con el que «OT 2017» cerrará el año son muy altas. Los seguidores de la edición quieren saber cómo se comportarán los concursantes, sobre todo las exparejas. Mientras van superando las fases del duelo por la ruptura, los que parece que no se pueden ni ver son Aitana y Luis Cepeda. Al salir de la academia Cepeda le dio su espacio a Aitana para que tomase decisiones. Entre ellos había una historia por resolver y él le dijo que la esperaría, que no podía vivir sin ella, como la canción de Los Ronaldos que despertó su pasión. A Cepeda aquellos meses se le hicieron eternos. Se desahogaba con sus amigos mientras era testigo de las idas y venidas de Aitana con Vicente, su primer amor.

Cuando Aitana entró en «OT», Vicente ya no estaba enamorado de ella y no daba el cien por cien en la relación. Pero en el concurso todo cambió: Vicente la veía gala tras gala y se volvía a enamorar, Aitana se repetía a ella misma que tenía novio y que no podía sentir nada por otro, intentando bloquear así sus sentimientos por Cepeda. Cuando salió de «OT» - victoriosa y empoderada, aunque igual de inocente-, Vicente decidió «reconquistarla». Esta versión de lo ocurrido la contaba Cepeda el pasado mes de mayo a un grupo de amigos. Lloraba las penas con sus colegas, entre música y alcohol, sin imaginar que un mes después estaría con Aitana dándose un tímido y tierno beso en el Santiago Bernabéu que haría enloquecer a sus fans.

Aitana rehace su vida

El idilio les duró poco. Tras la espera, Cepeda no le ha sido fiel a Aitana. Y no solo eso, las malas lenguas afirman que « se ha portado bastante mal con ella». Aitana prefiere guardar silencio, así lo ha dicho en varios photocalls: «Yo quería que esto acabara ya porque me han hecho mucho daño, ya no quiero que se me pregunte por mi vida privada sino por mi música y sé que hasta ahora, y habiendo sacado solo una canción, era muy difícil». Aitana ha aprendido que cuanto menos hable sobre su vida privada, mejor. Ahora que se ha liberado de Cepeda, recobra la ilusión junto a Miguel Bernardeau, el hijo de Ana Duato que triunfa en la serie «Élite».

Aitana y Miguel salen a cenar a restaurantes de la capital y se divierten. Y cuando lo hacen, ella mira su fondo de pantalla del móvil, donde aparece con Amaia, y piensa en su amiga. La pamplonesa también ha vivido su propia vorágine amorosa tras el ciclón mediático de «OT». De sus inicios con Alfred fueron testigos los seguidores del canal 24 horas de la academia. En aquel momento, los representantes de España en Eurovisión vivían la primera parte de una relación que radicaba en la admiración mutua (para muestra, sus miradas en la gala 3 con «City of stars») y no les importaba lo que se percibiera en el exterior. No les hizo tanta gracia que un paparazzi les pillara hace unas semanas tras la gala « People In Red» en Barcelona. Un momento muy íntimo por el sufrimiento de ambos por asistir al final definitivo de su relación. Ya había entonces rumores de que Amaia había comenzado una relación con Diego Ibáñez, vocalista del grupo Carolina Durante. Un romance que «¡Hola!» confirmaba esta semana publicando unas imágenes de Amaia y Diego dándose un apasionado beso por las calles de Madrid.

Los fans de «Almaia» no superan la ruptura. Ella acaba de lanzar «Un nuevo lugar», su primer sencillo, y Alfred está centrado en «1016», su nuevo disco. La música siempre les acompañará, pero ya no regalarán al público la complicidad de dúos como en «Todo mi amor eres tú» o «Tu canción».

Estrategia de marketing

La vida personal de Ana Guerra es la que más ha permanecido en un discreto segundo plano. Cuando llegó a «OT» mantenía una relación de más de dos años con el cantante Jadel, pero fuentes cercanas al programa afirmaron a ABC en su momento que los lloros de Guerra tras la expulsión de Cepeda en la gala 9 se debían al idilio que habían mantenido cuando el canal 24 horas se fundía a negro. Una historia al estilo «escondidos» que ninguno de los dos ha confirmado.

El pasado mes de julio trascendía que Guerra y Jadel habían roto. Cepeda y Aitana estaban a punto de caramelo y a Guerra le faltaban unos meses para emprender otra aventura amorosa, que vio la luz el pasado mes de octubre, cuando se publicaron unas fotos de Guerra cenando en un restaurante con Miguel Ángel Muñoz. El actor estaba a punto de estrenar una serie que daría mucha audiencia, ella todavía no había lanzado su disco. Ellos ni confirman ni desmienten mientras una incógnita pupula sobre sus cabezas: ¿Son realmente pareja o simplemente aprovechan su buena sintonía como estrategia de marketing? Quizá las dudas se despejen esta semana en el concierto de «OT 2017» en Barcelona, donde ya nada será igual.