Rafa Nadal y Mery Perelló
Rafa Nadal y Mery Perelló - GTRES

Se acerca la boda de Rafa Nadal y Mery Perelló

El pasado mes de febrero salía a la luz el esperado compromiso del deportista y su novia de toda la vida

MadridActualizado:

Este 2019 está trayendo consigo una especie de «boom» de bodas de famosos. Si bien el pasado fin de semana se producía uno de los enlaces más esperados, el de Sergio Ramos y Pilar Rubio, este fin de semana le toca el turno a Belén Esteban y la «influencer» María Pombo.

El pasado mes de febrero, por su parte, sonaban campanas de boda para una de las parejas más herméticas y celosas de su privada del panorama nacional: la revista «¡Hola!» anunciaba en sus páginas que Rafa Nadal y Mery Perelló -así es como prefiere que la llamen- se darían el «sí, quiero» el próximo otoño en Mallorca.

«No voy a contar nada, ya me ha molestado bastante que la boda haya salido en la prensa... ¿Quieres preguntarme sobre la boda, ¿verdad? Entiendo que hagáis vuestro trabajo, pero no voy a decir nada», reconocía al «Diario de Mallorca» poco después de conocerse la noticia. No es raro que la pareja se molestara con la filtración de la información, pues Nadal siempre intenta que únicamente trasciendan detalles de su vida relativos a su actividad deportiva.

Tal fue su enfado que el pasado mes de mayo surgieron ciertas informaciones que apuntaban a que la pareja podría haber adelantado la fecha de su boda al mes de junio. Una persona cercana a la pareja afirmó a «Socialité» que se celebraría la esperada ceremonia este mismo mes en una abadía al norte de Mallorca y que asistirían cerca de 600 invitados. También llegó a trascender que el menú correría a cargo del chef con tres estrellas Michelín, Quique Dacosta, y que el tenista tomaría un menú diferente al de los asistentes, adaptado a su condición de deportista. A estos rumores se suma, además, que el tenista tiene liberada su agenda profesional para las últimas dos semanas del mes.

Pese a que son novios desde hace 14 años, la noticia no dejaba de sorprender, pues eran muchos los que pensaban que nunca darían el gran paso y mucho menos que se hiciera público. Y es que fue una persona cercana a la pareja quien filtró la información inicial de la boda.