Irina Shayk
Irina Shayk - GTRES Y EFE

Las agridulces y solitarias vacaciones de Irina Shayk

Mientras la modelo rusa se refugia con su hija en Ibiza, el actor ha buscado el apoyo de sus amigos en Italia

Patricia Romero Revuelta
MadridActualizado:

Deslumbraban en las alfombras rojas, pero, al parecer, en la intimidad eran infelices: solo les unía su hija, Lea De Seine (2 años). Bradley Cooper (44) e Irina Shayk (33) no atraviesan su mejor momento. Desde que el pasado mes de junio pusieran punto y final a su historia de amor de cuatro años, han sido muchas las especulaciones acerca de la mala relación existente entre ellos. Algo que sumado a todos los rumores disparados acerca de los motivos reales de esta irreversible ruptura y a otros tantos sobre un posible idilio entre el actor y su compañera de reparto, Lady Gaga (33), habrían terminado de romper la familia que Cooper y Shayk habían creado juntos.

Dos meses después de una de las rupturas más sonadas de la

Bradley Cooper
Bradley Cooper - SMG

temporada estival, las cosas parecen haberse calmado aunque solo sea por el bien de la niña. De hecho, la expareja acordó el mes pasado la custodia legal y física conjunta de la menor. A día de hoy, el intérprete y la modelo mantienen una relación «cordial, pero distante». Tan es así, que han querido poner tierra de por medio este verano, el cual se ha convertido en uno de los más solitarios y agridulces, al menos para Irina.

Mientras la modelo rusa se refugia con su hija en Ibiza, el actor ha buscado el apoyo de sus amigos en el país vecino: Italia. Concretamente, la estrella de Hollywood viajó hasta Sicilia para acudir al Google Camp, una de las citas anuales más exclusivas del planeta donde famosos, empresarios y mandatarios de todo el mundo son invitados por el gigante tecnológico americano para afrontar diversos asuntos de actualidad, y que en esta ocasión ha estado dedicada al cambio climático. Allí, el norteamericano también ha aprovechado para reunirse con dos de sus grandes amigos: Katy Perry y Orlando Bloom.

Por su parte, la supermodelo, a quien únicamente se le conoce un romance duradero anterior desde 2010 hasta comienzos de 2015 con el futbolista portugués, Cristiano Ronaldo, se ha desplazado hasta España con Lea De Seine, donde Shayk está disfrutando de unas vacaciones relajadas, sin demasiados compromisos profesionales y dedicado plenamente a su retoño.

En busca de venganza

Si por algo se caracteriza Shayk es por su discreción a la hora de hablar de sus relaciones amorosas, sobre todo a la hora de pronunciarse sobre los rumores que se dispararon sobre si el verdadero motivo de su separación de la pareja era el romance existente entre el director de «Ha nacido una estrella» y su actriz protagonista, Lady Gaga, respecto a los cuales prefirió mantenerse al margen. Ahora, harta de especulaciones, la maniquí podría haber ideado un plan para desquitarse ante el agravio. Al parecer, según el portal «Radar On», la rusa podría estar escribiendo un libro en el que relataría «toda la verdad» sobre sus cuatro años de relación -no siempre idílicos- con Bradley Cooper.