Alejandro Sanz: ficha a su hermano como representante en funciones

El cantante ha roto con su agente de toda la vida y busca sucesor. «Hay muchos que quieren llevar su carrera», dice su hermano, Jesús Sánchez

MadridActualizado:

Alejandro Sanz (47 años) le ha dejado el corazón «partío» a Rosa Lagarrigue (60), su representante de toda la vida. Tras un cuarto de siglo juntos, el cantante ha roto con su mánager por un supuesto descuadre en sus cuentas. Según algunos medios, Sanz habría decidido poner punto final a su relación profesional con la consejera delegada de la agencia RLM tras una auditoría de sus finanzas que no le había convencido mucho (Lagarrigue emitió ayer un comunicado para desmentir cualquier tipo de irregularidad).

El inesperado divorcio musical no ha dejado a nadie indiferente. Después de todo Sanz es uno de los cantautores latinos más influyentes del mundo (ha vendido más de 23 millones de discos y es el español con mayor número de premios Grammy), y Lagarrigue es la papisa de la escena musical nacional, con una cartera de clientes que incluye a Raphael y Malú. El cantautor suscribió contrato con RLM en 1991, coincidiendo con la edición de su primer álbum, «Viviendo deprisa», y lo rompió de forma unilateral hace pocas semanas.

Según publicó «El Mundo» el sábado pasado, en los últimos meses el cantante comenzó a sospechar sobre los números que figuraban en sus cuentas y pidió que se le realizara una auditoría. Con los resultados sobre la mesa, habría acabado su vinculación laboral con Rosa de manera fulminante. Lagarrigue desmintió ayer esta versión y aseguró que su agencia lleva treinta años desarrollando sus actividades «de forma transparente e intachable, con una trayectoria de seriedad y honestidad impecables».

La mano derecha del artista

La ruptura no pilló por sorpresa al entorno íntimo de Alejandro Sanz. «Lo sabíamos desde hace tiempo, pero no imaginábamos que iba a salir en la prensa o que iba tener tanta repercusión mediática», reconoce Jesús Sánchez Pizarro en conversación telefónica con ABC. Quien habla es el hermano mayor del cantante y su mano derecha. «Alejandro aún no tiene un nuevo representante. Así que sus compromisos laborales hasta finales del verano los hemos asumido en Gazul. Tenemos más trabajo que nunca, pero está todo controlado. Tenemos relación directa con todos los promotores de sus próximos conciertos», añade Sánchez.

Pese a que Sanz se encuentra en plena gira y promoción de su último trabajo, «Sirope», el divorcio de su mánager no ha alterado los planes de su tournée por España, que comenzará el 8 de julio en Barcelona. Entre los primeros lugares confirmados figuran Valencia, Cartagena, Coruña, San Sebastián y Marbella. «Por suerte viene de su gira por América, que será la misma en España. No hay que montar nada nuevo», dice Sánchez Pizarro.

El hermano de Sanz lleva toda la vida trabajando en Gazul Producciones SL, la sociedad del artista que se ocupa de la gestión de muchas de sus actuaciones y que también explota su cartera de propiedades. El cantante es el administrador solidario de la compañía, y Sánchez Pizarro es apoderado. Para entender la envergadura de la empresa, que tiene sus oficinas en Madrid y subsidiarias en Estados Unidos, basta echar un vistazo a las últimas cuentas que presentaron en el Registro Mercantil, en el año 2013: una facturación de casi 15 millones de euros y activos totales por 31 millones.

Marc Anthony, interesado

Todo lo que toca Alejandro Sanz se convierte en oro. Por eso, desde que ha roto con Lagarrigue le llueven las ofertas para ser representado. «Muchos quieren llevar su carrera. Hay muchas agencias muy buenas que aspiran a ello. Pero la decisión final la tomará él con su mujer (Raquel Perera)», adelanta el hermanísimo del cantautor. ¿Cuándo tomará esa decisión? «Una vez termine con sus compromisos actuales. Tiene conciertos hasta el mes de agosto y dentro de unos días vendrá a España para comenzar las grabaciones de la nueva temporada de ‘‘La Voz’’», responde.

Según ha podido saber ABC, entre las agencias interesadas en representarle se encuentra Magnus Media, la compañía de entretenimiento de Marc Anthony. El cantante puertorriqueño mantiene una gran amistad con el malagueño. Esta semana se reunieron ambos en Miami, donde se encuentran las oficinas centrales de Magnus. La firma del ex de Jennifer Lopez representa actualmente al dúo venezolano Chino y Nacho y al grupo cubano Gente de Zona.

Sin embargo, el autor de «Corazón partío» también estaría pensando en la posibilidad de crear su propio equipo de representación. «Es una opción que no descarta, pero, como te dije, esa decisión corre por cuenta de Alejandro y la tomará con Raquel cuando tenga unos días de descanso», aclara su hombre de confianza.

Víctima de chantaje

Lo cierto es que el escandaloso divorcio profesional no ha enturbiado la vida profesional y personal de Sanz con Raquel Perera y sus hijos en Miami. Esta semana reapareció en la capital de Florida para participar en un acto solidario para ayudar a los niños hospitalizados en Venezuela. Se mostró sonriente y relajado en compañía de su amigo Marc Anthony.

No es la primera vez que el artista sufre la traición de alguien de su entorno más cercano. En 2007, demandó a su exmayordomo y a la mujer de este por chantaje. Según los documentos que salieron a la luz entonces, los antiguos empleados le exigían 500.000 dólares (385.802 euros de la época) a cambio de no revelar a la prensa ciertos aspectos de su vida privada. Un año después, los exempleados se declararon culpables y alcanzaron una acuerdo con la Fiscalía Estatal del condado de Miami-Dade para eludir la cárcel.

En medio de ese lío, el cantante hizo público en diciembre de 2006 un comunicado en el que informaba de que tiene un hijo secreto con una «mujer totalmente ajena a la vida pública». Alexander Sánchez Rivera es el nombre del niño que tuvo con una joven puertorriqueña, identificada como Valeria Rivera. Cuando hizo ese anuncio ya era padre de Manuela, una niña nacida el 28 de julio del 2004 de su relación con la modelo mexicana Jaydy Mitchel. Alejandro Sanz no teme a los problemas. Les hace frente... y los corta de raíz.