Una pantalla fue mostrando fotografías de los novios durante el «sí, quiero»
Una pantalla fue mostrando fotografías de los novios durante el «sí, quiero» - ABC

Boda Marta Ortega y Carlos TorrettaFiesta en Casas Novas, fin a una boda de 48 horas

Marta Ortega y Carlos Torretta recibieron este sábado a más de 400 invitados en el recinto hípico de Arteixo. El menú lo diseñó Albert Adrià y la música la puso Chris Martin

La CoruñaActualizado:

A 15 kilómetros de La Coruña, en Arteixo, Amancio Ortega dio alas a la pasión de su hija Marta por los caballos con la construcción de un imponente complejo hípico de más de 30 hectáreas. Casas Novas se puso en funcionamiento en el año 2000 y ha sido uno de los escenarios que más satisfacciones ha reportado a la hija del dueño de Inditex cada vez que se calzaba las botas de montar. Allí pasó largos días, forjó su carrera como amazona y conoció a muchos de los que hoy forman su círculo íntimo de amigos. Un lugar cargado de significado para ella y que anoche se engalanó para acoger la última de las celebraciones de su boda con Carlos Torretta; una cena de gala.

Al caer la noche comenzaban a encenderse las cientos de antorchas que formaban un pasillo central y el trasiego de furgonetas y coches oscuros con invitados se hacía más notorio. La prensa y los curiosos se agolpaban frente a los dos muros de piedra que flanquean la entrada. Misión casi imposible retratar a los convidados por la velocidad con la que accedían los vehículos y de nuevo, cierta tensión entre miembros del equipo de seguridad y los paparazi. El acceso a pie estaba prohibido. Más suerte tuvieron los fotógrafos que aguardaban a la puerta del hotel Finisterre y que lograron que algunos rostros conocidos como Eugenia Silva o Jon Kortajarena posasen.

La gala se celebró en la pista central sobre la que se colocó una plataforma elevada unos metros por encima del suelo para evitar la incomodidad de la arena. Un dron sobrevolaba el complejo para tomar fotos y se instalaron grandes pantallas para proyectar imágenes. La organización estuvo a cargo de la empresa de eventos y comunicación Pro First y los adornos florales los diseñó el francés, Thierry Boutemy.

Chris Martin, en directo

No faltó la música en directo, que estuvo a cargo de Chris Martin, Jamie Cullum y Norah Jones. Respecto al menú la cena corrió a cargo del chef Albert Adrià, que sirvió crema de parmesano con trufa negra, mini shitakes en escabeche oriental, tomates con gelatina de su consomé, guisantes y manitas de cerdo a la menta, y coliflor con caviar. La repostería ha sido obra del repostero francés Cédric Grolet.

En total unos 400 invitados se congregaron en Casas Novas, la mayoría ya presentes ayer en el cóctel ofrecido en el Real Club Náutico de La Coruña. A las 19.40 llegaba al hipódromo el coche de Amancio Ortega, el único que renunció a la pajarita y optó por una corbata negra. Tres minutos más tarde llegaban los padres del novio, Roberto Torretta y Carmen Echevarría y en el vehículo posterior la hermana de Carlos, María Torreta y su marido Jaime Rey. También se dejaban ver temprano el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su mujer Eva Cárdenas o el presidente de Inditex Pablo Isla. A las 19.53, aparecían los recién casados; ella con un vestido largo de lentejuelas de Valentino y un semirecogido.

Entre los rostros conocidos se encontraban Eugenia Silva y su marido Alfonso de Borbón, Amaia Salamanca y Rosauro Varo, Jon Kortajarena, Marco Severini, Samantha Vallejo Nágera, Diego Osorio y su novia, Jordan Joy Hewson, hija de Bono de U2, Felipe Cortina o Álvaro Falcó.

Entre los amigos del mundo de la hípica estuvieron la famosa amazona Athina Onassis u otros habituales de Casas Novas como Javier Losada, Bea Timón o José Ramón Torreiro.

Mientras que en la fiesta del viernes Club Náutico, los invitados lucieron estilismos más relajados y formales, ayer desenfundaron el esmoquin y el vestido largo. En uno de los salones del hotel Finisterre, una legión de 30 peluqueros ponían a punto a algunos de los alojados. En el caso de Amaia Salamanca y Eugenia Silva fue la estilista Inés Castaños la encargada de maquillarlas y peinarlas en sus habitaciones.

Un fin de semana intenso tanto para el recién estrenado matrimonio, que se daba el «sí, quiero» el viernes en la casa familiar de los Ortega en el paseo de la Dársena, como para sus invitados que han encadenado dos días de fiesta, buena gastronomía, sol y muchas emociones.