Arantxa posa para ABC
Arantxa posa para ABC - Manuel Trillo

Arantxa Sánchez Vicario reaparece en Miami para leer el Quijote

Dos meses después de la trifulca familiar en el funeral de su padre, declara a ABC: «Lo pasado, pasado está»

MiamiActualizado:

Arantxa Sánchez Vicario reapareció ayer en público en Miami después del tormentoso episodio familiar vivido durante los funerales de su padre en Barcelona hace menos de dos meses. La ex tenista española, que en la actualidad reside en la capital del sur de Florida con su segundo marido, Josep Santacana, acudió al Centro Cultural Español para leer un fragmento del Quijote, en los actos organizados por esta institución con motivo del cuatro centenario de la muerte del escritor.

La tres veces ganadora de Roland Garros hizo unas breves declaraciones a ABC, si bien dijo no querer responder acerca de lo sucedido con su familia «porque lo pasado, pasado está». «Soy una persona muy discreta, siempre lo he sido», explicó.

La relación de Sánchez Vicario con su familia se tornó tormentosa a raíz de la publicación en 2012 de su libro autobiográfico «¡Vamos!», que llevaba por subtítulo «Memorias de una lucha, una vida y una mujer», en el que aseguraba que sus padres la habían «dejado sin nada», que estaba «endeudada con Hacienda» y que sus propiedades eran «muy inferiores» a las de su hermano Javier, que «a lo largo de su vida ha ganado mucho menos» que ella, apuntaba. En 2015 llegó a un acuerdo con sus padres para cerrar la batalla legal en la que después se enfrascaron, pero el fallecimiento de su progenitor, Emilio, el pasado febrero, reabrió las heridas. Tuvo un encontronazo con sus hermanos en el tanatorio en Barcelona y luego no acudió al funeral.

La extenista en otro momento del acto
La extenista en otro momento del acto - Manuel Trillo

Ayer prefería hablar de su presencia en el acto en el Centro Cultural Español en Miami. «Estoy aquí porque me parece muy interesante y es un gran homenaje a un excelente escritor», señaló. Además, indicó que participar en esta iniciativa era «una posibilidad de leer otra vez el Quijote y recordar cuando lo teníamos que leer cuando éramos más jóvenes».

A ella le correspondió un párrafo que comienza: «Con estas razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara ni las entendiera el mesmo Aristóteles, si resucitara para solo ello».

Sobre su vida en Miami, explicó que «antes iba y venía», pero que ahora sus hijos ya van en esta ciudad a la escuela y ella trabaja como directora deportiva en el Metropolitan International School.

Para Arantxa Sánchez Vicario, Miami es «un lugar maravilloso», en el que conoce a «mucha gente del consulado y del Centro Cultural», algo que le permite mantenerse cerca de sus amigos y su país. No obstante, avanzó que en breve viajará de nuevo de visita a España por unos días.