Los Duques de Sussex posan con el pequeño Archie en el castillo de Westminster
Los Duques de Sussex posan con el pequeño Archie en el castillo de Westminster - AFP

Archie nació en un hospital privado

La Duquesa de Sussex dio a luz en un centro del barrio londinense de Westminster

MadridActualizado:

Archie Harrison Mountbatten-Windsor, el hijo de los Duques de Sussex, nació en el Hospital Portland, un centro médico privado situado en el barrio de Westminster (Londres). Esta información se ha dado a conocer a partir del certificado de nacimiento del niño. Hasta el momento, Meghan Markle y el Príncipe Harry habían tratado de no desvelar el lugar donde la duquesa dio a luz a su primogénito, además, de no revelar información del personal médico que estuvo presente en el parto.

Tanto secretismo llevó a pensar a muchos que la duquesa había optado por dar a luz en su residencia de Frogmore Cottage, ubicada en Windsor. Sin embargo, el certificado de nacimiento echa abajo estas especulaciones, pues el documento oficial identifica a la madre como «Rachel Meghan Su Alteza Real la Duquesa de Sussex».

Fue un funcionario del registro quien se acercó el pasado viernes a la residencia de los Duques de Sussex para que llevaran a cabo el proceso sin ninguna molestia. Así, ya es oficial que Archie, el séptimo miembro en la línea de sucesión al trono británico y octavo bisnieto de la Reina Isabel II, nació a las 5.26 horas de la mañana (hora local) del pasado 6 de mayo, con un peso de 3,26 kilos en el centro privado londinense.

El hospital que los Duques de Sussex escogieron para el nacimiento de su primer hijo es uno de los más prestigiosos de la ciudad inglesa. Allí otras madres famosas como Victoria Beckham, Liz Hurley y Jools también trajeron al mundo a sus hijos.

Una estancia prolongada en el Hospital Portland puede acumular facturas de 1.800 libras. Además, el personal ofrece servicio de habitaciones las 24 horas del día en lujosas suites y un menú a los nuevos padres que incluye langostas, ostras, foie gras, champán y té, todo servido en bandejas de plata. Unos privilegios con los que el matrimonio dio la bienvenida a su hijo.