Arturo Fernández, en el teatro Amaya - José Ramón Ladra / Vídeo: EuropaPress

Arturo Fernández: «Mis personajes son mucho más simpáticos, más guapos y con más dinero que yo»

El actor asturiano, que en febrero cumplirá noventa años, recibió ayer un homenaje en el teatro Amaya de Madrid, cuya sala principal llevará su nombre a partir de ahora

MadridActualizado:

No podía ser de otro modo más que a los sones del «Asturias, patria querida», entonados por un grupo de gaiteros. Esa fue la banda sonora del homenaje que recibió ayer Arturo Fernández -que en febrero cumplirá noventa años- en el teatro Amaya, cuya sala principal llevará a partir de ahora el nombre del actor asturiano. En ella lleva dos temporadas de éxito al frente de «Alta seducción», una comedia escrita para él por hace treinta años María Manuela Reina, y que Arturo Fernández interpreta junto a Carmen del Valle. A partir de enero, emprenderán una gira que comenzará en Sevilla (teatro Quintero, del 17 de enero al 24 de febrero) y seguirá en Bilbao, Zamora, Castellón, Villarreal, Valencia, Lorca, Cartagena, Torrevieja, Albacete y Palma de Mallorca. «“Alta seducción” es una comedia muy inteligente y divertidísima -dice Arturo Fernández-, con unas situaciones disparatadas, divertidísimas, pero al tiempo llenas de ternura y de verdad; llevo muchos años haciendo alta comedia, un género que ya no se hace, pero no dejo de sorprenderme. La comedia necesita belleza, necesita una estética agradable; un vestuario elegante, unos decorados hermosos. Y yo trato de darle al público todo eso, de manera que los espectadores se sientan identificados».

¿Cómo recibe el homenaje? ¿Había imaginado alguna vez que una sala teatral llevaría su nombre?

Es sin duda un honor, quizá de los más grandes que pueda recibir un actor de vocación netamente teatral como es mi caso. La verdad es que los premios y los homenajes siempre te sorprenden. Pero de la generosidad y el cariño de los hermanos Blasco y de todo el personal del Teatro Amaya, de su pasión compartida por la escena, me debería de esperar cualquier cosa. ¡¡Buena, naturalmente!! Y esta es maravillosa.

Sus funciones suelen ser muy longevas, en tiempos además en que la costumbre es que duren poco. ¿Qué le ofrece usted al público? ¿Por qué cree que le responde así?

Sinceramente creo que el público percibe que él es mi prioridad, que intento no defraudarle nunca, que montaje tras montaje intento superarme en todo: texto, puesta en escena dirección... Para sorprenderle, para hacerle pasar dos horas muy gratas llenas de humor elegante y también de emoción. Sabe el tesón, el esfuerzo y la coherencia que hay detrás de mi trabajo.

A lo largo de los años ha creado su propio personaje. ¿Ha escondido usted al verdadero Arturo Fernández o el que vemos los demás se parece al que está en su casa?

Mis personajes son mucho más simpaticos, más guapos y con más dinero que yo. El verdadero Arturo Fernández es un hombre mucho más tranquilo.

¿Nunca, en los últimos años, ha pensado en bajarse de los escenarios? ¿La energía le viene de ahí?

¡Sí, es mi pila! Mientras el público y Dios quieran aspiro a seguir subido a los escenarios.

¿Se imagina usted su vida sin el teatro?

La verdad es que no. Me encanta pensar en descansar y, bueno, cuando es un período corto y con fecha de vuelta al teatro, lo disfruto; disfruto de mi casa, de mi familia, de mi tierra, de no tener horarios… Pero lo cierto es que me dura poco. Enseguida empiezo a necesitar esa adrelina, el contacto con el público, mi rutina de camerino, a mi compañía...

La obra que representa ahora se titula «Alta Seducción». ¿Un seductor nace o se hace?

Imagino que se hace. Se nace con más o menos atractivo físico que es algo que seguro ayuda... Pero yo no soy un seductor... Lo son mis personajes gracias al talento de un autor.

¿Está ya pensando en su próxima función aunque le quede todavía mucha cuerda a ésta?

Sí, estaremos en el teatro Amaya de Madrid hasta el 13 de Enero y después le queda a esta función una larga gira: Sevilla, Bilbao, Valencia, Palma de Mallorca, Canarias, etcétera. Y volver a algunas ciudades que se quedaron «vivas» cuando la presentamos. Pero estoy buscando una comedia que sea aun mejor que «Alta Seducción» para estrenar la siguiente temporada, y de verdad que es una tarea bien difícil.

¿Le queda algo por hacer en el teatro?

Espero que sí… Debe de ser tremendo pensar que uno ya lo ha hecho todo. Eso es exactamente lo que entiendo por envejecer.

¿Qué le produce más temor: quedarse en blanco en escena o un patio de butacas vacío?

Sin duda quedarme en blanco. Si la sala está vacía al menos no hay nadie a quien defraudar. Aunque la verdad, si la sala estuviera vacía no me quedaría en blanco, me quedaría de piedra.

Lleva muchos años en Madrid, pero el nombre de Asturias está permanentemente en sus labios. ¿Qué significa Asturias para usted?

¡¡Y Madrid siempre me acogió como propio!!!… Pero Asturias es mi arraigo. Es la tierra de mis padres y de los padres de mis padres. Me maravilla mi tierra, sus paisajes mires al mar o la montaña, su gastronomía, el carácter de sus gentes, su historia y su leyenda... Me siento muy orgulloso de haber nacido en Asturias y de que Asturias viva su identidad con profundo amor a su pertenencia a España.

Usted es de los pocos actores que no oculta sus simpatías por la derecha. Dos cuestiones sobre este asunto. ¿Le ha perjudicado de algún modo su sinceridad política? Y otra: ¿qué le parece el ascenso de Vox?

Menos de lo que les gustaría a algunos que me pejudicara... Y digo menos porque afortunadamente sólo dependo del favor del público. No pido ni recibo nada de Administración alguna, ni ahora ni nunca. Aun así se nota el sectarismo incuestionable de la izquierda. Y esa especia de supremacía artística que se le otorga siempre a la izquierda. Y cuanto más izquierda, más sectaria. Y le pongo un ejemplo: yo voy a los teatros, sean públicos o privados, a taquilla, no con un caché asegurado, y lo cierto es que soy rentable al teatro; lo lógico sería que no tuviera problemas para ser programado... Pues donde dominan los populistas el cotarro, no tengo acceso. En cuanto al ascenso de Vox, creo que entre el PSOE de Sánchez y Podemos le han hecho la campaña. Y cada vez que llaman anticonstitucionalistas a Vox precisamente aquellos que gobiernan con el apoyo de Bildu, de los antisistema y de los separatistas, les consiguen cien votos mas.