David y Victoria Beckham
David y Victoria Beckham - Hahn Lionel/ABACA

Los Beckham: el regreso a España de la marca familiar más rentable

Dos décadas después de su boda, David y Victoria se mantienen en el top de los matrimonios más rentables para las marcas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

David Beckham (43 años) volverá a Madrid el próximo lunes para asistir a la presentación de las novedades de la marca de relojes suizos Tudor, de la que es embajador. Su única función será la de posar en un photocall luciendo uno de los exclusivos relojes y, aunque no se sabe con exactitud cuánto cobrará, se puede intuir que será una cantidad desorbitada teniendo en cuenta un informe publicado a finales del año pasado en el diario británico «The Sun», que documentaba que el exfutbolista solo en derechos de imagen y nombre gana unos 40.000 euros al día. Así pues, su sola presencia en cualquier acto se cotiza al alza.

Beckham ha sabido rentabilizar su fama adquirida como jugador de fútbol. Su retirada de los estadios hace seis años no provocó que su imagen se devaluara, como es habitual en este tipo de profesionales, sino que logró impulsarla al centrarse única y exclusivamente en sus negocios fuera del terreno de juego, lo que le convierte en uno de los diez deportistas retirados con mayor ingresos a nivel mundial, según la revista «Forbes». Una visión para los negocios que comparte con su mujer Victoria (45), quien se reinventó como diseñadora tras adquirir fama mundial como miembro de las Spice Girls. Juntos se han consolidado como uno de los matrimonios más admirados del papel cuché y por lo tanto uno de los más deseados por las marcas a nivel internacional. La excantante supo refinar a su marido convirtiéndolo en el perfecto «hombre anuncio» de importantes firmas de moda y belleza masculinas. Actualmente, David Beckham es el segundo personaje que más marca tendencia entre los 280 hombres más conocidos del estudio de Personality Media en España, por su atractivo, modernidad y elegancia.

Según la revista «Forbes», el exdelantero ingresó en 2017 unos 15 millones de euros solo con la administración de sus empresas. Una fortuna que le ha otorgado el título de «Goldenballs» (pelotas de oro) entre los medios británicos. Las piedras angulares de su patrimonio provienen de tres empresas principales: Footwork Productions, de donde provienen sus ingresos relacionados con el mundo del fútbol; DB Ventures, que explota su imagen para patrocinio de las marcas y Beckham Brand Holdings, una compañía matriz que dirigen junto a su mujer y su socio Simon Fuller; y Beckham Brand Holdings Limited, que dirige las iniciativas comerciales del matrimonio. Con todo esto, la fortuna de la pareja asciende a unos 900 millones de euros, según un informe publicado en el diario británico «The Mirror».

Por su parte, su mujer lanzó en 2008 Victoria Beckham Limited, su propia marca de moda con una línea inicial de vaqueros que logró expandir hasta vender vestidos, abrigos, bolsos, zapatos y todo tipo de accesorios. Un negocio que no es del todo rentable desde que en 2016 sufriese su primera gran crisis, cuando su marido tuvo que inyectar 6,7 millones de euros para hacer frente a las desmesuradas pérdidas. Gracias a sus amplios recursos personales, proveedores diversos y su gran potencial, la firma logró salir adelante. Una situación que se vio nuevamente truncada en 2018 por una deuda valorada en cerca de 11 millones y medio de euros. Afortunadamente para ella, Victoria saca muchísima rentabilidad con su colaboración con numerosas marcas de moda y belleza, así como bolos o la venta de sus derechos de imagen.

Sus herederos

Una visión para los negocios que sus cuatro hijos Brooklyn Joseph (20), Romeo James (16), Cruz David (14) y Harper Seven (7) han aprendido desde la cuna y los dos mayores ya empiezan a explotar, sobre todo en redes sociales donde una sola fotografía promocional en Instagram les puede reportar una cantidad desorbitada, generando así nuevas fuentes de ingreso en la familia.

Ser el hijo de dos estrellas les ha ayudado con sus sueños profesionales. Así, el primogénito abandonó en 2017 el nido familiar para estudiar fotografía en la prestigiosa escuela de arte y diseño Parsons, en Nueva York. Por su parte, Romeo está más acostumbrado a posar frente a las cámaras y en 2014 comenzó con sus pinitos como modelo participando en una campaña navideña de la firma Burberry.

Pero ser un personaje público desde tan joven también tiene consecuencias negativas. Los cuatro hijos del matrimonio tienen que lidiar con los constantes rumores de crisis y el resto de fake news sobre sus padres, además de las publicaciones sobre sus escarceos amorosos. Así se sabe que el primogénito acaba de iniciar una relación con la flamante modelo londinense Hana Cross (21), después de sus cuatro años de noviazgo con la actriz Chloë Grace Moretz (22).

El primogénito de los Beckham junto a su actual pareja, Hana Cross
El primogénito de los Beckham junto a su actual pareja, Hana Cross - Hahn Lionel/ABACA