Melania Trump durante el acto de investidura
Melania Trump durante el acto de investidura - REUTERS

Boicot contra Ralph Lauren por haber vestido a Melania Trump

Cientos de usuarios de twitter arremetieron contra el diseñador americano bajo el hashtag #BoycottRalphLauren

MadridActualizado:

El pasado viernes, después de mucha especulación, Melania Trump llegó a la toma de posesión de su marido con un vestido azul de Ralph Lauren, lo que provocó la furia de cientos de usuarios de twitter que arremetieron contra el diseñador americano bajo el hashtag #BoycottRalphLauren.

«En cuanto se enteraron de quién era el diseñador del vestido comenzaron las críticas», explicó una fuente a la revista Glamour. Según informa la publicación, la firma está sufriendo un descenso en sus ventas por el hecho de haber trabajado para la primera nueva dama. «Con la histórica toma de posesión de su marido, Donald Trump, como el cuadragésimo quinto Presidente de los Estados Unidos, la primera dama lucía un diseño que transformó la moda estadounidense», señaló un portavoz de Trump al medio americano WWD, el cual explicó que la marca trabajó directamente con la exmodelo de 46 años, especificando que el modelo no fue comprado fuera de la línea que se encontraba en el mercado.

Una decisión que, una vez más, dividió a los usuarios de la conocida red social. Por un lado se encontraban los que criticaban al diseñador por haber aceptado el trabajo y por otro, los usuarios de Twitter que aplaudieron su valentía.

Ralph Lauren, a lo largo de su historia, tiene una larga lista de vestidos diseñados exclusivamente para las primeras damas estadounidenses, independientemente de su afiliación política. Habiendo vestido a Hillary Clinton, Nancy Reagan, y Betty Ford, entre otras. El diseñador se caracteriza por no revelar jamás su afiliación política.

«La inauguración presidencial era un momento en el que Estados Unidos debe ver mejor el mundo», dijo un portavoz de la empresa de Ralph Lauren. «Era importante para la firma mantener la tradición de representar el estilo americano en este momento tan especial», remarcó a la citada revista.

Ralph Lauren no es el único que ha sido boicoteado por trabajar para la familia Trump. Muchos minoristas como Macy o Lord & Taylor, que han vestido a la hija mayor del presidente, Ivanka Trump, han sufrido un acoso similar.

Con la expectación que provocó el vestido de la primera dama los días previos a la investidura, los diseñadores se pronunciaron. Por un lado modistos como Tom Ford, y Marc Jacobs anunciaron que jamás trabajarían para Melania, mientras que otros como Carolina Herrera, Thom Browne, y Tommy Hilfiger, declararon públicamente que para ellos sería un honor vestir a la mujer del presidente. Melania, como primera dama, se encuentra en una posición muy diferente a la de Michelle Obama, cuando diseñadores de todo el mundo disputaban por vestir a la mujer del expresidente.