Bradley Cooper e Irina Shayk - AFP

Irina Shayk y Bradley Cooper viven una crisis «insostenible» de pareja

Según «Page Six», ya no son felices y llevan varios meses intentando solucionar las cosas por el bien de su hija

Los Ángeles Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Era cuestión de tiempo que la química de Bradley Cooper y su musa, Lady Gaga, terminara de quemar su amor con Irina Shayk. Alquimia de pareja porque Bradley Cooper, de 44 años, y Shayk, de 33 años, han empezado a hacer vida por separado, enfrentando los rumores con el mismo silencio que ha caracterizado su relación. «Su hija les mantiene unidos, las cosas entre ellos no van bien. Nadie es feliz y la relación pende de un hilo», ha dicho una fuente cercana a ellos a «Page Six» del New York Post, una sección donde los publicistas aprovechan para anunciar de forma anónima rupturas, encuentros y reconciliaciones de famosos.

La modelo y el actor son padres de una niña, Lea de Seine, de 2 años, por quien estarían dispuestos a continuar las apariencias de una relación que podría estar viviendo sus últimos días ya que su situación parece insostenible. «Las cosas no están bien. Ninguno de los dos es feliz. Pero por su hija, lo siguen intentando. Son infelices. Lo han estado intentando durante meses», explica la misma fuente, quien afirma también que es la modelo rusa la que está más por la labor de romper la relación. La última vez que la pareja acudió, en paz y armonía, a un acto público fue en la pasada ceremonia de los Oscar a la que acudieron con Gloria, la madre del actor.

Fue ese día cuando el mundo descubrió la química personal entre Lady Gaga y Bradley Cooper, lo que dio pie al rumor de algo más entre ellos que una simple amistad. «No hay nada entre nosotros», desmintió la protagonista de «Ha Nacido Una Estrella», sin embargo, la presión sobre Irina y Bradley fue demasiada. «La gente ve amor, pero eso es lo que nosotros queremos que vean», dijo Gaga en un intento por convencernos de que sus miradas eran ficticias.

Confundida y humillada

Cooper y Shayk están atravesando una crisis muy seria y parece que todos, menos ellos, lo veíamos venir. «Si todavía no se han separado es por la niña», explican sus amigos. La mítica actuación entre actriz, Lady Gaga, y director, Bradley Cooper, en los Oscar dejó a Irina sumida en la confusión ante aquella actuación y eso, sumado a la humillación, es, para cualquier mujer, difícil de congeniar con el amor y la confianza. Bastaba ver su cara en el patio de butacas para entender su crispación.

Bradley Cooper no dice nada, pero tampoco acompañó a Irina a la Gala del Met el pasado mes de mayo. «Evidentemente ninguno de los dos quería romper durante la promoción de ‘‘Ha nacido una estrella’’, porque esa publicidad habría sido nefasta para la película, pero ahora puede pasar cualquier cosa», terminó informando el confidente. La pareja intenta mantener sus problemas dentro de la privacidad y el silencio que les ha caracterizado desde que empezaron su romance en 2015. De hecho, Irina contestó en mayo a las preguntas sobre por qué no había acudido Bradley con ella a la Gala de Met, diciendo que ella no hablaba «de ciertas cosas».