Olivia Jackson
Olivia Jackson - Instagram

El calvario que vive la doble de Milla Jovovich que perdió el brazo en un rodaje

Olivia Jackson sufrió un grave accidente durante la grabación de la película «Resident Evil» en el año 2015

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En el año 2015, la vida de Olivia Jackson, la doble de riesgo de la famosa Milla Jovovich en una película de la saga «Resident Evil», dio un desagradable giro. La joven estuvo a punto de perder la vida en el set de rodaje mientras grababa una escena de acción.

El drama de Olivia salió a luz cuando ella misma decidió presentar una demanda contra los productores de la obra cinematográfica. «Echo de menos mi vida, mi vieja cara y mi viejo cuerpo. Extraño mi antigua vida. Me duele mucho tener que vivir con las consecuencias de los errores de otras personas», expuso Olivia.

El trágico accidente tuvo lugar en Sudáfrica. Allí, la joven se encontraba grabando las últimas escenas de «Resident Evil». En un principio a Olivia le dijeron que tenía que grabar una escena de pelea. Sin embargo, en el último momento, el director, Paul Anderson, decidió cambiar el cometido de la joven a causa de la lluvia. A Jackson se le encargó la labor de realizar una «escena de motocicleta peligrosa y técnicamente compleja en condiciones climáticas adversas».

Para ejecutar la escena, Olivia tenía que conducir a 64 kilómetros por hora y dirigirse hacia una cámara que una grúa levantaría antes de que ella llegara. Sin embargo, esa cámara se levantó un minuto más tarde de que se finalizara la carrera y acabó cortando el antebrazo de Olivia. Además, la joven sufrió varias lesiones en la columna vertebral, la cuenca del ojo, las costillas, la cintura escapular, el húmero y el rostro.

Después de lo sucedido, al ver que nadie se preocupaba por su bienestar, Olivia acusó a los productores de «abandonarla sin vergüenza» y decidió demandarlos. La película, finalmente, recaudó más de 300 millones de dólares en todo el mundo, y Jackson está buscando daños y perjuicios no especificados.

«Ojalá me hubiera dado cuenta de que no tenía la protección adecuada antes de aceptar el papel», lamentaba. Además, Olivia confesó que los productores la «engañaron» en lo referido al alcance de su seguro que cubre las lesiones sufridas durante la filmación y que sólo pagó 33.000 dólares. También descubrió que no había cobertura de responsabilidad civil para su reclamo.

Por el momento los acusados no se han pronunciado al respeto, pero mientras tanto, Olivia sigue viviendo un auténtico calvario. Sin ir más lejos, el pasado jueves tuvo que someterse a una nueva cirugía para aliviar el dolor que aún tiene en el hombro del brazo accidentado.