Clara Lago y Dani Rovira - Gtres

Clara Lago y Dani Rovira, una ruptura inesperada

La pareja se conoció durante el rodaje de la película «Ocho apellidos vascos»

Cristina Romero Fdz-Chacón
MadridActualizado:

Los actores Clara Lago (29) y Dani Rovira (38) han puesto punto y final a su relación, según confirmó ayer a ABC Antonio Rubial, el mánager de la actriz. «La noticia es cierta, no tenemos nada más que añadir porque el resto pertenece a su vida privada. Gracias por confirmarlo con nosotros», expresaba. Por el momento, no se saben los motivos que les habría llevado a tomar esta decisión. No obstante, se conoce que la pareja ha dejado la relación de forma amistosa y que seguirán colaborando juntos en las causas benéficas que comparten como «Ochotumbao», una fundación que ambos crearon para apoyar causas relacionadas con la discapacidad, defensa de los animales y los derechos humanos.

Los intérpretes se conocieron durante el rodaje de la película «Ocho apellidos vascos» en 2014, en la que ambos tenían papeles protagonistas. A partir de ese momento, la complicidad y el amor que se mostraban en la ficción se trasladó a la vida real. Posteriormente, siguieron compartiendo vivencias personales y profesionales trabajando juntos en la película «Ocho apellidos catalanes» y «Ahora o nunca», con las que ambos cosecharon grandes éxitos.

Aún convertidos en una de las parejas del momento, tanto el uno como el otro siempre se han mostrado discretos a la hora de hablar de su vida privada. Al comienzo de su noviazgo se publicaron unas imágenes de ellos en actitud muy cariñosa por las calles de Madrid. Sin embargo, no fue hasta la entrega de los Goya de 2015, gala que presentó Dani Rovira con humor y soltura, cuando la actriz, al oír que su novio había sido premiado a Mejor Actor Revelación, se abalanzó sobre él para darle un beso largo y apasionado, que confirmaba al fin su relación.

La pareja se mostraba muy reacia a hablar de su vida en público, de hecho lo dejaron claro el día que fueron entrevistados por Pablo Motos en el programa de «El hormiguero», allí Lago y Rovira hacían alusión a los inconvenientes de la fama y exponían lo incómodos que se sentían cuando salían a la calle y se percataban de que estaban siendo fotografiados. «Nos sentimos muy observados. Se ha puesto de moda hacer fotos con el móvil. Ahora hay que hacer otra por si acaso. Haz una y prueba suerte», añadía el actor. Ante estos comentarios, el revuelo de críticas hacia ellos no dejó de sucederse, pero a pesar de ello nada cambio, siguieron unidos y mostrándose recelosos de compartir su vida privada.

En las pocas apariciones públicas que hacían juntos durante estos cinco años de noviazgo, ambos se mostraban felices y cómplices. Por ello, esta ruptura ha sido tan inesperada, pues también hay que destacar que el pasado 6 de marzo, el día del cumpleaños de la actriz madrileña, Rovira la felicitó a través de su cuenta de Instagram con una frase muy sentimental. «hoy es su cumpleaños y al mismo tiempo el mayor regalo de mi vida», escribió el actor en la red social, a lo que Lago respondió: «No puedo más que agradecerle a la vida, a los astros, a los dioses, al destino o al azar nuestro cruce de caminos». Además la semana pasada se tuvo constancia de su última interacción en las redes sociales cuando el cómico recomendaba la última película de su novia, «Campanella», unos hechos que no hacían presagiar que algo iba mal entre ellos. El primer detalle que hizo sospechar de que algo no podía ir bien en la pareja fue el mensaje que Clara publicó en sus redes el pasado martes. La actriz escribió un texto con un tono más triste y decaído que de costumbre. «Hay días en color, y días en blanco y negro... la clave está en saber abrazar todo el espectro de grises, porque también forma parte de la paleta de colores de la vida», exponía la intérprete en una de sus publicaciones de Instagram, un aspecto que alarmó a sus seguidores, que enseguida mostraron todo su apoyo.

Los actores han confirmado su ruptura a través de sus representantes, pero siguiendo con la discreción que les caracteriza ninguno de los dos, por el momento, piensa hacer declaraciones al respecto.