Asistentes en la primera jornada del festival - REUTERS | Vídeo: Las influencers españolas disfrutan del Coachella 2018 (EUROPA PRESS)
TENDENCIAS

Coachella, un macrofestival «devorado» por la moda

En el californiano Valle de Indio, la música cede protagonismo a modelos, influencers y famosos

Los ÁngelesActualizado:

Beyoncé, The Weekend y Eminem figuran como los «cabeza de cartel» en la presente edición de Coachella, que durante dos fines de semana de abril (13-15 y 20-22) se celebra en un gigantesco club de polo en el californiano Valle de Indio, a tiro de piedra de Palm Springs. A ellos se han sumado Sza, St. Vincent, Vince Staples, Odesza, Tyler, Cardi B o Post Malone. Pero en este macrofestival –200 actuaciones cada fin de semana–, que a punto está de cumplir dos décadas de historia, en ocasiones parece que la música es lo de menos. Al cabo, es mucho más que la habitual amalgama de rock alternativo, electrónica o hip-hop.

Alessandra Ambrosio
Alessandra Ambrosio - INSTAGRAM

Coachella también es uno de los mayores escaparates de moda y tendencias del planeta, territorio abonado para influencers –este año, las españolas son legión–, celebrities, supermodelos y millonarios al amparo de un número creciente de marcas que se esfuerzan en convertir la experiencia vip en algo galáctico.

indu Crawford
indu Crawford - INSTAGRAM

Más de 250.000 personas pasarán por este recinto. Y centenares de ellas con la misión –bajo talonario– de dejarse ver bailando, bebiendo y luciendo estilismos de aparente desaliño, aunque estudiados al milímetro para resultar auténticamente festivaleros. Desde hace años, la musa indiscutible de Coachella es la top brasileña Alessandra Ambrosio, quien ha recuperado su soltería tras romper con el empresario Jamie Mazur. Ella no es la única, aunque sí la más visible. Por aquí suelen corretear Paris Hilton, Cindy Crawford,_Paris Jackson–en esta edición, «abrigada» por Dior– o las hermanas Jenner-Kardashian.

Kourtney Kardashian
Kourtney Kardashian - INSTAGRAM

Este año, la demanda de entradas ha sido especialmente elevada, pese a que el pase para tres días ha subido 25 euros –ahora cuesta 347 euros– y el acceso vip resulta 80 euros más caro –se cobra a 810 euros–. En la reventa, el pase normal ha superado los 1.200 euros.

Paris Jackson
Paris Jackson

Coachella Valley Music and Arts Festival ya es un enorme tinglado empresarial que mueve unos 571 millones de euros. En el valle de Indio el evento se dejará cerca de 325 millones. Y es que más allá de estos campos calentados por el sol, la música y la fiesta, la competencia es feroz. Las marcas luchan a cara de perro para capitalizar su presencia a través de su patrocinio y ofertando tentadoras propuestas. Revolve, Levi’s, Adidas y Fenty x Puma organizan fiestas con listas de celebridades que se anuncian de antemano: Bella Hadid, Hailey Baldwin, Snoop Dogg, Vanessa Hudgens, Ashley Graham, Chloë Grace Moretz... Firmas como Alexander Wang, Mulberry o Phillip Lim, entre las primeras en organizar aquí eventos exclusivos, ya han sido «devoradas» por gigantes del consumo, cuyos presupuestos se han disparado.

Kylie Jenner
Kylie Jenner - INSTAGRAM

H&M, por ejemplo, ha levantado una «casa» surrealista interactiva, hecha a la medida de Instagram. Victoria’s Secret invita a lecturas de aura, mientras que la compañía heladera Van Leeuwen ofrece viajes en helicóptero. Levi’s, por su parte, ha alquilado el hotel Sparrow’s Lodge al completo para sus invitados, entre los que dominan las influencers. El esfuerzo no es en vano, cuando el pasado año la cantante Rihanna se presentó en Coachella con una camiseta de Gucci valorada en más de 400 euros con el mensaje «Common sense is not that common» («el sentido común no es tan común»), la prenda se agotó en cuestión de horas y multiplicó su valor en internet en un 200 por cien.

Jessica Goicoechea y River Viiperi
Jessica Goicoechea y River Viiperi - INSTAGRAM

La masiva afluencia de celebridades a este primer gran festival de la temporada se traduce en la puesta a punto de una gran flota de aviones privados que se reparten en los distintos hangares entre Los Ángeles y el Valle de Indio. JetSuite X y JetSmarter son dos de las compañías que ofrecen vuelos privados para estos dos fines de semana, y han adaptado sus naves para acomodar a un máximo de 30 personas, alquilando además un aeropuerto privado para que sus clientes no tengan que sufrir las terminales públicas.

Grupo de asistentes
Grupo de asistentes - INSTAGRAM

En cuanto a la seguridad, se ha reforzado considerablemente el servicio de drones y la presencia de vigilantes armados, para evitar una masacrecomo la que tuvo lugar el pasado mes de octubre en Las Vegas, donde murieron 59 personas. Paul Tollett, gerente de la empresa de eventos musicales Goldenvoice, asegura que el aumento de la seguridad es proporcional al crecimiento del festival. Para la policía local, la prioridad es clara: «Queremos que los asistentes sepan que están a salvo».