María Pombo junto a Pablo Castellano - Gtres | Vídeo: EP

Boda María PomboMaría Pombo y Pablo Castellano, una boda de ensueño en Cantabria

El empresario Pablo Castellanos se emocionaba al ver a su futura mujer, la «influencer» María Pombo, haciendo su entrada a la iglesia

¿Quién es María Pombo?

ABC
MadridActualizado:

María Pombo y Pablo Castellano ya son «marido y mujer» . Los cerca de 300 invitados -entre los que se encuentran numerosos rostros conocidos- se han acercado a la Colegiata de Santa Cruz, en Cantabria, para presenciar el emotivo enlace entre la bloguera y el empresario.

Laura Escanes, Risto Mejide o Dulceida han sido algunos de los primeros asistentes en llegar a la boda de María Pombo y Pablo Castellano, el enlace más «millennial» del año.

En primer lugar ha aparecido el novio con un traje azul marino acompañado de su madre, que lucía un vestido largo rojo. Allí, ha saludado a todos los allegados que se han acercado a darle la enhorabuena.

Cuando la música comenzaba a sonar, ante la espectación de todos los que se encontraban en el interior de la iglesia, y de aquellos que seguían en directo el enlace a través de las redes sociales, María Pombo entraba acompañada de su padre y sus dos primas pequeñas, Paula y Carlota, para encontrarse con su futuro marido, que le esperaba entre lágrimas.

María Pombo y Pablo Castellano en el día de su boda
María Pombo y Pablo Castellano en el día de su boda - ¡HOLA!

La «influencer» María Pombo, para el día más especial de su vida ha escogido un vestido blanco roto con detalles de encaje y un recogido de pelo muy natural y desenfadado.

Como anécdota, durante la ceremonia, una vez finalizadas las lecturas de sus amigos más íntimos y familiares, ha comenzado a sonar el himno de España en el interior de la iglesia.

Posteriormente, el coro ha interpretado una versión del Aleluya, tal y como informan desde la revista «¡Hola!» antes de que el párroco procediera a la bendición de los anillos. «Recibe esta alianza, en señal de mi amor y fidelidad a ti. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo», han repetido Pablo y María, visiblemente emocionados.

Tras las lecturas de sus hermanos, que han arrancado las lágrimas de los invitados, los recién casados han salido del templo entre los vítores y aplausos de sus seres queridos y dándose, por fin, el esperado beso que pone el broche de oro a cuatro años de amor.