Rachel Mcadams
Rachel Mcadams - ABC

La desgarradora experiencia de Rachel McAdams con el director de cine James Toback

La protagonista de «El diario de Noa» es la última actriz en denunciar los abusos de Hollywood

MADRIDActualizado:

Otra actriz se une a la larga lista de famosas supuestamente acosadas en Hollywood. Rachel McAdams es la última en denunciar los abusos, aunque en esta ocasión nada tiene ver con el productor Harvey Weinstein, sino con el director y guionista James Toback, al que ya ha sido señalado por otras 300 mujeres, por el momento.

En una entrevista con «Vanity Fair» el pasado jueves, la protagonista de « El diario de Noa» confesó su terrible experiencia con el cineasta. Todo sucedió en 2001 -tenía apenas 21 años-, cuando Toback quiso reunirse con Mcadams para una posible participación en la película «Harvard man».

«Hice el casting y me dijo: ‘Creo que tienes mucho, mucho talento. De hecho, creo que encajas muy bien en esto, pero me gustaría trabajarlo un poco contigo y quizá ensayarlo algo más y ver si podemos hacerte llegar a donde necesitas'», contaba. Esa misma noche, Toback la llamó por teléfono para pedirle que se reuniese con él en la habitación de un hotel.

Cuando llegó la esperaba sentado en el suelo y le dijo: «Tengo que decírtelo. Me he masturbado innumerables veces hoy pensando en ti desde que nos conocimos en tu casting». Después de comentar algunos trabajos del director, se fue al baño y cuando regresó le dijo: «Me acabo de masturbar en el baño pensando en ti. ¿Me enseñarías tu vello púbico?».

McAdams no tardó ni dos minutos en irse al ver la situación. Al día siguiente, confundida con lo que había pasado, llamó a su agente, que acabó disculpándose porque no era la primera vez que pasaba. «Ahí es cuando me enfadé, porque sentí que me echaron a los leones sin que nadie me avisara de que él era un depredador. Era algo que sabían que había hecho antes», explica, asegurando que fue muy afortunada al poder salir de la habitación sin que intentase asaltarla físicamante.

No es la única. La actriz Selma Blair también ha confesado el abuso que recibió ella. En su caso, se masturbó delante de ella, frotándose contra una de sus piernas y agarrándole la cara para que le mirase a los ojos mientras se tocaba.