Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo - AFP

Los escándalos sexuales más sonados del deporte: Cristiano Ronaldo, Kobe Bryant, Ronaldo Nazario...

Antes que el portugués, otros se enfrentaron a polémicas que pudieron terminar con su carrera. Sin embargo, casi todos lograron reponerse del golpe

E.B
Actualizado:

La imagen de yerno perfecto de Cristiano Ronaldo se tambalea. El luso podría perder su buen nombre, su fortuna e incluso acabar en prisión si se prueba que, durante la madrugada del 14 de junio de 2009, violó a la modelo Kathryn Mayorga en un hotel de Las Vegas.

El futbolista portugués no es el primer deportista, ni será el último, que se enfrenta a este tipo de acusaciones. Antes que él, otros protagonizaron los escándalos de los que parecía que no podrían recuperarse: David Beckham y el «affaire» con la niñera, el encuentro de Ronaldo Nazario con tres travestis en Río de Janeiro, la condena por violación de Mike Tyson, la adicción al sexo de Tiger Woods... amén del siempre socorrido romance con la mujer de tu compañero de vestuario, ese en el que cayeron las estrellas Tony Parker, Ryan Giggs o Mauro Icardi.

No todos los casos son iguales, pero casi todos han acabado con el mismo resultado: aceptar el error, pagar por él y renacer de sus cenizas. Todos recuperaron su estatus como estrellas. Y el mejor ejemplo de ello es «la mamba negra».

12345678910111213
  1. Kobe Bryant

    REUTERS

    A través del caso Cristiano Ronaldo, Kobe Bryant estará recordando su peor momento personal. En el año 2004, la trabajadora de un hotel acusó a «la mamba negra» de abusar sexualmente de ella. Ella acudió a la habitación del exjugador de baloncesto, donde se besaron. Luego, las versiones toman caminos separados.

    Según la joven, Bryant la agarró del cuello para violarla. «Le pedí que me dejara en paz y sé que me escuchaba porque cada vez que le decía que parase, me apretaba más fuerte», declaró la víctima. Por su parte, Bryant negó los hechos hasta que la policía le avisó de que habían extraído restos de su ADN del interior de la joven. Entonces, confesó: tuvieron relaciones sexuales y «ella dijo no». El caso se cerró sin juicio y con un acuerdo confidencial que pudo alcanzar los dos millones y medio de dólares, el máximo permitido por la ley de Colorado.

    Bryant se vio obligado a dar una rueda de prensa para disculparse con la víctima, mientras veía desaparecer sus contratos publicitarios con McDonald's, Nutella y Nike. Pese al escándalo, el deportista no tardó en recuperar su imagen y hace dos años se retiraba con un homenaje por todo lo alto y la retirada de sus dos dorsales en Los Angeles Lakers.

    Puedes leer la historia completa del caso Kobe Bryant aquí.

  2. Mike Tyson

    El 10 de febrero de 1992, Mike Tyson fue condenado a 10 años (seis en prisión y cuatro en libertad condicional) por violar a Desiree Washington, una estudiante de 18 años que participaba en un concurso para elegir a Miss América Negra.

    Los hechos tuvieron lugar en julio de 1991 cuando, según la joven, Tyson la engañó para llevarla a la suite 606 del hotel Canterbury, en Indianapolis, para violarla. El boxeador se declaró siempre inocente, confirmando que mantuvieron relaciones sexuales pero que fue consentido por ambas partes.

    El jurado tardó más de nueve horas en declararle culpable. Tras tres años en prisión, fue puesto en libertad y regresó al ring de inmediato. Un año más tarde, en 1996, recuperaba el título mundial, para perderlo al año siguiente contra Evander Holyfield tras arrancarle una oreja.

  3. Ronaldo Nazario

    EFE

    En el año 2008 fue otro Ronaldo, Ronaldo Nazario, el que se vio envuelto en un extraño escándalo. Protagonistas: él, tres travestis y la policía de Río de Janeiro.

    Según la versión del jugador brasileño, se llevo a un motel a una prostituta y por teléfono contrató a otras dos. El exjugador del Real Madrid afirmó que, tras descubrir el equívoco, pagó unos 600 dólares a las prostitutas. Sin embargo, uno de ellos se negó a recibir esa cifra y exigió unos 30.000 dólares para no hacer pública la historia. Tras una fuerte discusión, los cuatro terminaron en comisaría, donde los travestis fueron denunciados por intentar chantajear al futbolista.

  4. Rafael van der Vaart

    Ángel de Antonio

    «Parecían la pareja perfecta». Cuatro palabras muy utilizadas que podían aplicarse al exjugador del Real Madrid Rafael van der Vaart y su exmujer, Sylvie. Un matrimonio que saltó por los aires en la Nochevieja de 2012, cuando el futbolista propinó un puñetazo a su pareja en una fiesta.

    Tras el divorcio, la modelo abrió la caja de Pandora y explicó que fue infiel a su marido con un piloto de la aerolínea KLM. Ella afirmaba que se trató de sexo esporádico tras conocerse en un vuelo de Londres a Ámsterdam. Por su parte, el piloto, de nombre Balasz Vajta, protagonizó varias entrevistas en las que llegó a afirmar haber mantenido relaciones con Sylvie «sobre la mesa de la cocina de su casa en vísperas de Navidad. Todavía me arrepiento».

    Pero eso no es todo. Tras su ruptura, Van der Vaart comenzó una relación sentimental con la mejor amiga de su exmujer, Sabia Boulahrouz, cuando todavía estaba casada con Khalid, compañero del jugador en el Hamburgo.

  5. Wayne Rooney

    Hace apenas unos meses, la prensa británica intentaba adivinar si Coleen Rooney, mujer de Wayne Rooney, se trasladaría a Estados Unidos con el futbolista para seguirle en su carrera deportiva. Una respuesta que terminó siendo afirmativa, y eso que hace unos meses el matrimonio parecía más cercano al divorcio que a iniciar una nueva vida al otro lado del océano.

    Mientras su mujer estaba embarazada de su tercer hijo, el futbolista contrató los servicios de una prostituta, Jeniffer Thompson, de 21 años. El «affaire» saltó a los tabloides, donde dieron buena cuenta de los siete encuentros entre Rooney y Thompson en apenas cuatro meses, a razón de 1.400 euros por noche.

  6. Karim Benzema

    REUTERS

    Karim Benzema podría ser sinónimo de «escándalo» en francés. Dos fueron las polémicas con compañeros de la selección gala en los que se vio inmerso el 9 del Real Madrid. El más mediático es el caso Valbuena, en el que el delantero intercedió entre unos conocidos y su compañero de equipo, chantajeado con un vídeo erótico. Un escándalo que se zanjó con la expulsión de Benzema del equipo nacional - todavía foco de debate- y que todavía sigue su curso judicial.

    En el otro escándalo, su compañero de fatigas fue Frank Ribéry. Ambos fueron juzgados por, supuestamente, haber contratado los servicios de Zahia, una prostituta menor de edad. Un juicio del que salieron absueltos, tras reconocer Ribéry que él sí había mantenido relaciones con la joven, pero que desconocía su edad. Por su parte, Benzema siempre mantuvo su inocencia y negó conocer a Zahia, quien tras el escándalo se convirtió en la protegida de Karl Lagerfeld y llegó a desfilar para Chanel.

  7. David Beckham

    AFP

    En 2004, cuando David Beckham era jugador del Real Madrid y Victoria Beckham se quejaba de que España olía a ajo, un desliz del futbolista con su niñera, Rebecca Loos, se convirtió en la noticia del corazón del año.

    Tras su fulminante despido, Loos vendió su «affaire» con el futbolista a «News of the world». Todos apostaban porque la ex Spice le plantaría la demanda de divorcio a Beckham sin demora. Pero no. Mucha terapia y el nacimiento de su hija Harper salvaron su matrimonio.

  8. Ryan Giggs

    REUTERS

    Ryan Giggs, leyenda del Manchester United y actual entrenador de la selección galesa, dejó boquiabierto a todo Reino Unido tras la publicación en «News of the world» de su relación oculta con su cuñada. Una relación que duró nada más y nada menos que 8 años.

    Según el desaparecido tabloide de Rupert Murdoch, Natasha y Ryan se conocían mucho antes de que la joven se casara con el hermano del jugador, Rhodri. La relación se alargó el tiempo, sin que embarazos -tanto de Natasha como de Stacey, la mujer de Giggs- ni discusiones influyeran en ella. Y es que, según confesó Natasha a una amiga suya en una conversación telefónica que fue grabada de forma ilegal por el periódico, lo suyo solo era «puro sexo sin una gota de amor».

  9. Tiger Woods

    REUTERS

    Tiger Woods tiene algo en común con Cristiano Ronaldo: su caída en desgracia también comenzó una noche de 2009. El golfista estrelló su coche contra su propia mansión en Orlando. Estaba borracho y su esposa, Elin Nordegren, tuvo que sacar a su marido del vehículo.

    Tras el accidente, salió a la luz que el campeón tenía una amante y engañaba a su mujer. Pero el problema vino después. Camareras, prostitutas, strippers, actrices porno... Un rosario de mujeres anunciaron a bombo y platillo que ellas también eran amantes de Woods, y todas se mostraron igual de dolidas porque pensaban que eran las únicas.

    Con el escándalo, Woods perdió a su familia y a patricinadores como Nike o Gatorade, mientras que otras marcas como Gillete o EA Sports le obligaron a firmar nuevos contratos para seguir a su lado.

    Tiger Woods reconoció su adicción al sexo e ingresó en una clínica de rehabilitación. Tuvo varias recaídas más y parecía que nunca iba a volver a recuperarse, hasta que en 2018 se ha reencontrado con la victoria... y con el amor.

  10. Mauro Icardi

    Los vestuarios de los equipos de fútbol siempre han sido muy socorridos para encontrar el amor. En el caso de Mauro Icardi, jugador argentino del Inter de Milán, cayó rendido a los pies de Wanda Nara, esposa de su compañero Maxi López. Hubo divorcio, hubo posterior boda entre Wanda y Mauro y todavía hoy prosigue el enfrentamiento entre la argentina y su exmarido.

    Cada cierto tiempo, los medios argentinos e italianos se hacen eco de los desplantes de López hacia su exmujer por sus tres hijos. Él afirma que ella no permite que los vea, ella se defiende asegurando que es él quien pasa de los pequeños, quienes parecen llevarse a las mil maravillas con el segundo marido de su madre.

    Puedes leer la historia completa de este explosivo triángulo amoroso aquí.

  11. John Terry

    REUTERS

    En 2010, John Terry perdió a uno de sus amigos más cercanos, pero pudo perder también a su familia y hasta el brazalete de capitán de la selección inglesa. De nuevo, todo en riesgo por un lío de faldas que volvió a zanjarse sin grandes daños colaterales para su protagonista.

    Cuando jugaba en el Chelsea, Terry guardaba una gran amistad con Wayne Bridge. Junto a su mujer, Toni Terry, y Vanessa Perroncel, novia de Bridge, acostumbraban a disfrutar la noche londinense e incluso irse de vacaciones juntos. Cuando la prensa británica publicó el «affaire» entre Perroncel y Terry, la buena relación se terminó. Bridge no volvió a saludar en el terreno de juego a su examigo -algo que, por cierto, tampoco hacen Maxi López y Mauro Icardi- y rompió su relación con Perroncel, con quien tiene un hijo. Por su parte, Toni Terry siguió al lado de su marido y decidió perdonar la infidelidad.

  12. Tony Parker

    REUTERS

    En 2010, tras siete años de relación y tres de matrimonio, Eva Longoria anunció su divorcio de Tony Parker. La actriz de «Mujeres Desesperadas», que llegó a añadir el apellido de su marido en los créditos de la popular serie, descubrió que su marido le había engañado.

    Cuando se filtró el divorcio de la pareja, se desconocía quién era la mujer o mujeres con las que el jugador de baloncesto había sido infiel. Hasta que «TMZ» descubrió que era Erin Barry, mujer de Brent Barry, compañero de equipo de Parker. Parece ser que Longoria encontró varios mensajes de texto entre su marido y Erin, con quien tenía una gran amistad, en los que mantenían conversaciones subidas de tono. Parker se vio obligado a reconocer el «tonteo» a su esposa, si bien siempre negó que hubiera llegado a algo físico con su amante.

  13. Eva Carneiro

    Eva Carneiro era la médico del Chelsea hasta que José Mourinho se cruzó en su camino. Su enfrentamiento con el técnico portugués llevó a la gibraltareña a perder el trabajo, pero todavía quedaba lo peor. Su expareja, Rupert Patterson-Ward, aprovechó el tirón para dar una serie de entrevistas en medios sensacionalistas en las que aseguraba que Carneiro mantuvo relaciones sexuales con varios jugadores del equipo londinense y para acusarla de «arruinarle la vida», de «clasista y ambiciosa» y de «enorgullecerse de ser el centro de atención para los futbolistas».

    Sorprendentemente (o no), Carneiro es la única de toda la lista que no logró recuperar su estatus profesional tras el escándalo.