Barack Obama en Milán
Barack Obama en Milán - REUTERS

La exclusiva aldea toscana que aguarda a los Obama

Borgo Finocchieto, en Siena, es una villa medieval reconvertida en paraíso para millonarios

CORRESPONSAL EN ROMA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El expresidente norteamericano es un enamorado de Italia, y así lo ha confesado abiertamente: «La última Obama que visitó Milán fue Michelle, la verdadera estrella de la familia. Hace muchos años disfrutamos en la Toscana de una de nuestras vacaciones más románticas y presiento que volveremos a menudo», ha señalado esta semana a su paso por la capital de Lombardía. Y ese retorno al paraíso parece estar a la vuelta de la esquina. Según algunos medios, el 19 de mayo la ex pareja presidencial de EE.UU. llegará a la villa medieval de Borgo Finocchieto.

Antes, Barack Obama ha visitado Milán para exponer cuál será su futura misión: la lucha contra el cambio climático. Relajado, sin corbata, el predecesor de Donald Trump en la Casa Blanca citó a Martin Luther King a la hora de exponer su preocupación, durante un largo discurso que pronunció en el marco de la tercera edición de Seeds&Chips, una cumbre internacional sobre innovación alimentaria: «Si tenemos coraje, reaccionaremos y no será demasiado tarde para poder dejar un mundo digno de nuestros hijos», señaló. Los vips, que desembolsaron 850 euros por escucharle -la sala, con aforo para 3.500 personas, no se llenó-, guardaron turno para hacerse un selfie con él, un gesto que se tomó con buen humor: «Me he liberado de la Casa Blanca, que me limitaba mis movimientos; pero no de los selfie que me siguen pidiendo».

Obama también participó en una cena exclusiva, organizada por la Obama Foundation, para 18 invitados, entre ellos dos mujeres y dos políticos: Matteo Renzi y Mario Monti. Todos asistieron con traje informal. Además, realizó una visita por Milán con el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, como guía. Tuvo ocasión de contemplar «La última cena» de Leonardo da Vinci, en Santa María de las Gracias. El expresidente dedicó media hora a observar el cuadro y con emoción comento: «Leornardo era un genio». Pasó también por la Pinacoteca Ambrosiana, que cuenta con obras de Rafael, Caravaggio, Tiziano y Boticelli.

Vista aérea de una parte del complejo, que ha sido reconstruido por el exembajador John Phillips
Vista aérea de una parte del complejo, que ha sido reconstruido por el exembajador John Phillips - ABC

Ahora en Borgo Finocchieto esperan a Obama y a su esposa Michelle con ansiedad. Se trata de una pequeña villa medieval en el término municipal de Buonconvento (Siena), adquirida en 2001 por el que fuera embajador de EE.UU. en Roma, John Phillips, por 10 millones de euros. Era un lugar semiderruído, hoy convertido en un resort para multimillonarios, especialmente norteamericanos y cuya cotización se ha disparado hasta los 30 millones de euros. Una parte del complejo está destinada a vivienda privada del antiguo embajador y sus amigos -entre otros, por allí pasó Ted Kennedy-. El resto lo componen alojamientos de gran lujo alrededor de una encantadora plaza central. Dispone de biblioteca, sala de baile, campos de tenis y de baloncesto.